domingo, 5 de agosto de 2012

* Tormenta solar; pesadilla del poder mundial *

Mientras los juegos olímpicos continúan sin novedad, otras noticias continúan también insistiendo y cuando tanto se insiste...mmm.
Me he tomado el trabajo de hacer una aceptable traducción de una noticia que ha salido hoy, quienes quieran corroborarla en orígen, aquí está el link.


Por Chris Wickham-Reuters-Londres;


Los delicados hilos que sostienen la vida moderna en su conjunto se reducirían drásticamente por una inesperada amenaza del espacio exterior, con efectos desastrosos.
Son esas cosas de la ciencia ficción que suelen asociarse con los cuentos de los asteroides asesinos en un curso de colisión con la Tierra.
Sin embargo, durante los próximos dos años, cuando el Sol alcance su punto máximo en su ciclo de actividad de 11 años, los científicos dicen que hay un mayor riesgo de que un enorme tormenta solar podría eliminar las redes eléctricas, los satélites y las comunicaciones de las que todos dependemos.
*Los gobiernos lo están tomando muy en serio*, dice Mike Hapgood , un especializado en el Laboratorio Rutherford Appleton en el Reino Unido. *Estas cosas pueden ser muy raras, pero cuando se producen, las consecuencias pueden ser catastróficas*.
Hapgood, dijo que las tormentas solares están cada vez más presentes en el riesgo de los registros nacionales utilizados para la planificación de desastres, junto con otros eventos raros pero devastadores, como maremotos y erupciones volcánicas.
*Las estadísticas apoyan ésto*, dijo. Hay una posibilidad de aproximadamente un 12 % de una tormenta solar importante en cada década.


La amenaza viene del plasma magnéticamente cargado que el Sol eructa en las llamadas eyecciones de masa coronal. Al igual que las burbujas grandes que estallan en la superficie del Sol, que envían millones de toneladas de gas a través de carreteras espaciales que pueden cubrir la Tierra con la advertencia de tan sólo uno a tres días.
Las tormentas geomagnéticas pueden inducir fuertes corrientes en las redes eléctricas nacionales, que literalmente se derriten junto con los transformadores que son las piedras angulares del sistema.
El hecho de que una gran parte de la frágil red eléctrica de la India ésta semana no estaba relacionada con las tormentas geomagnéticas, pero sí da una idea del caos que puede resultar. Mineros atrapados, los trenes varados y hospitales sumidos en la oscuridad, y este es un país donde hasta el 40% de la población no está conectada a la red nacional.


Los científicos dicen que los satélites también pueden ser dañados o destruídos, como las partículas cargadas pasan através de ellos a cientos de kilómetros por segundo. Es un tema de la industria de los satélites que no está dispuesta a hablar abiertamente sobre ésto.
*Algunos todavía se niegan públicamente de que hay un problema*, dijo Hapgood, acusando el temor de ser el primero en admitir que el problema podría poner a una empresa en situación de desventaja comercial.
*Tenemos mucho camino por recorrer antes de llegar al punto en que el mercado acepte que éste es un problema universal y le da la ventaja a los chicos que hacen una virtud de su capacidad para lidiar con el clima espacial*.
Las comunicaciones por radio con aviones también pueden quedar fuera de servicio, como los líos de la tormenta solar con la ionosfera, la región de la atmósfera superior de la Tierra a través de la cual las ondas de radio viajan .


Cuando hay una amenaza, las líneas aéreas desvían el itinerario de los aviones a latitudes más bajas donde están menos expuestos. No es muy habitual, pero no es tan raro tampoco.
Es una amenaza que es *de baja frecuencia a la severidad de alta* en la jerga de la industria de seguros, que los gobiernos sólo recientemente han comenzado a tomar en serio.
*Políticamente, comenzó a conseguir algo de importancia hace unos tres años*, dice Andrew Richards , analista de riesgo grave en el National Grid , que maneja la red de electricidad del Reino Unido. *Sabemos cuales son los efectos reales, pero estamos muy lejos de allí, en términos de nuestra comprensión*.


Equipos de científicos de América del Norte y Europa pasan sus días y noches de seguimiento del Sol y la emisión de advertencias a los gobiernos, las compañías eléctricas, operadores de satélite y las compañías aéreas.
Pero la cantidad exacta por la que hay que preocuparse es clara debido a la adecuada comprensión científica sobre el clima espacial que se basa en los incidentes y el trabajo realizado tan sólo en los últimos 20 a 30 años, un abrir y cerrar de ojos en términos solares.
En 2003, una tormenta magnética provocó un mal funcionamiento en 47 satélites y dió lugar a la pérdida completa por un valor de 640 millones de libras, de acuerdo con el British Antarctic Survey, que éste año puso en marcha una financiación para la UE y el clima espacial. específicamente para servicio de predicción para la industria de los satélites.


Antes de eso, una tormenta en 1989 fué la culpable de sacar de servicio a toda la red eléctrica en Quebec, Canadá, y en 90 segundos dejó a millones de personas sin electricidad durante nueve horas.
Pero las tormentas muy grandes que proporcionan un punto de referencia significativo para lo malo que podría ser, ocurrieron mucho antes de que el desarrollo de las redes eléctricas en todo el país llegara, el internet y los viajes aéreos en masa.
En 1921, una tormenta magnética fué la causante de poner al New York Central Railroad fuera de acción e interrumpir las redes telegráficas y telefónicas en toda Europa.
Pero el más grande suceso que se conoce como el evento Carrington en 1859, cuando el astrónomo británico Richard Carrington observó y registró una erupción solar muy grande, que al parecer tomó sólo 17 horas para aparecer en la atmósfera terrestre. La aurora boreal =o Luces del Norte= fueron vistas por el sur hasta el Caribe.


Informes de prensa locales llevaron a las cuentas de personas en el noreste de Estados Unidos que eran capaces de leer un periódico en el medio de la noche a la luz de las auroras, y los mineros en las Montañas Rocosas despertaron y prepararon el desayuno porque pensaron que estaba amaneciendo.
Los cálculos son numerosos, pero con cerca de 1.000 satélites activos en órbita alrededor de la Tierra, incluyendo la Estación Espacial Internacional, el daño que las tormentas solares podrían presentar a los operadores privados, como SES Global y los gobiernos, llevarían un gasto de miles de millones de dólares.



Es difícil cuantificar qué tan grave y generalizada puede ser una pérdida súbita y completa de la energía eléctrica para una economía moderna, pero ésto es precisamente lo que un informe de 2008 de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. trató de hacer. El resultado fue alarmante.
Los efectos de una interrupción prolongada que dura más de unas pocas horas, provocaría la interrupción de los transportes, de las comunicaciones, servicios bancarios, sistemas financieros, y el gobierno, el desglose de la distribución de agua potable, debido a la falla del bombeo, y la pérdida de alimentos perecederos y medicamentos, debido a la falta de refrigeración.


Una investigación independiente de la NASA respaldada por el informe estimó que en el 2007 una tormenta solar a escala Carrington costaría a los operadores de satélites un mínimo de 30 mil millones de dólares de pérdidas.
Ésto es, sin contar la pérdida de ingresos para las compañías de telecomunicaciones y de radiodifusión que dependen de ellos y el agujero que podría dejar en las redes de seguridad militar.
Andrew Richards dijo que National Grid inició la investigación ante la amenaza alrededor deñ año 1996 y ahora la compañía supervisa la actividad solar sobre una base diaria.


*Queremos estar preparados si algo sucede*, dijo. *Hay una tendencia humana de creer que si algo no ha sucedido durante mucho tiempo, hay que seguir tranquilos*.
Esa rareza hace que el riesgo sea difícil de cuantificar. *Es muy difícil decir lo malo que podría ser*, dice. *El Sol puede explotar y nos vamos a morir todos, pero el modelado basado en los eventos más extremos que conocemos, dice que no cree que un cambio catastrófico a la edad de piedra es en las tarjetas."
pueden ocurrir debe ser observado y esperado.
Sobre la base de ese el modelo, Richards dice que en el peor de los casos las fluctuaciones de tensión se agravarían lo suficiente para causar un apagón local o nacional.


Para protegerse contra esto, National Grid ha optado por un diseño de transformadores más resistentes desde 1997 y ha aumentado el número de piezas de repuesto para el mantenimiento.
Ésta, no es tarea fácil. Los transformadores tienen una vida útil de 30 años, cuestan de 2 a 3 millones de libras cada uno y hay 1.500 de ellos sólo en Gran Bretaña. Están fabricados por tan sólo unos pocos grupos globales de ingeniería, empresas como Siemens y General Electric.
Los transformadores se calientan en circunstancias normales, pero cuando una tormenta geomagnética extrema provoca tensión, la fluctuación del petróleo que los aísla empieza a hervir.


Richards dijo que el expediente para la sustitución de uno de ellos es de cuatro semanas.
Si los científicos dieron la alarma, Richards y sus observadores del Sol tendrían unos días para obtener la mayor cantidad de transformadores de la red como sea posible con el fin de repartir la carga eléctrica lo más finamente posible cuando llegue la tormenta.
Aparte de eso, dijo, *nos daría cinco o seis días para sentarse y pensar, y preocuparnos por lo que podría suceder*.
Aparte de los instrumentos disponibles en la Tierra basada en la observación del Sol, uno de los pocos detectores de vigilancia del viento solar es el Explorador de Avanzada de la NASA, un centinela solitario alrededor de 1,5 millones de kilómetros en una órbita que lo mantiene directamente entre la Tierra y el Sol.
Sus detectores deben vigilar continuamente la dirección y velocidad del viento solar, enviar la alimentación de datos al Centro de Predicción del Clima Espacial en Boulder, Colorado, para dar 15 a 45 minutos de advertencia ante cualquier ataque solar.


La industria de seguros, tendría un catastrófico resultado, si los satélites comenzaran a caer del cielo y admiten que el riesgo económico es algo difícil de cubrir.
Ludovic Amoux es el representante de seguros especializado de una de las aseguradoras más importantes del mundo, especialmente en cuestiones del espacio, con sede en París SpaceCo, es propiedad de Allianz.
*Hemos tratado de analizar las probabilidad es... nuestra única preocupación es que, aunque la probabilidad es baja, el impacto sería enorme, dijo.

***Como verán, ésto no es broma.
Gilgamesh***

4 comentarios :

antonio uribe dijo...

Hola hermano, como van los estornudos, espero que estes mejor, en cuanto al articulo dicen:

"Sus detectores deben vigilar continuamente la dirección y velocidad del viento solar, enviar la alimentación de datos al Centro de Predicción del Clima Espacial en Boulder, Colorado, para dar 15 a 45 minutos de advertencia ante cualquier ataque solar."

desafortunadamente a los seres humanos comunes como nosotros, nada nos diran si viene algo extremo,saludos al hermano astrofisico

Cecilia dijo...

La llamarada que esta entrando sin numeración todabia, ha expedido una clase C
Hay probabilidades de X , por favor hermano Gilgamesh no dejes de informarnos, deseo q estés mejor de salud.
Saludos Antonio, genial tu idea de unirnos mentalmente, la apoyo.

antonio uribe dijo...

Gracias Cecilia y saludos Chu,ojala alguien organizara esto, ya que mi capacidad no da para mas, pues no tengo los suficientes conocimientos, un abrazo

Gilgamesh dijo...


Antonio Uribe; excelente conclusión hermano.Siempre nos enteraremos tarde, pero bueno...quién te dice...quizás todo se dé vueltas..

Cecilia; claro querida, haré siempre lo que esté a mi acotado alcance, de momento no se sabe si la mancha tiene configuración peligrosa, hay que esperar, pero no te preocupés por ahora.

Antonio Uribe; ya veremos hermano, le vamos a encontrar la vuelta.