viernes, 20 de junio de 2014

* Conclusiones sobre el pasado y la religión-parte 16 *

***Hermosa noche de Viernes para todos.

Cuando hablamos de todas éstas cosas que nos tienen abocados a intentar encontrar nuestra identidad, en el fondo puede parecer inútil y más práctico sería hallar la forma de revertir lo que ha estado siempre muy mal para transmutarlo en algo bueno. Pero no es para nada inútil conocer al dedillo nuestro pasado ya que es el puntapié para tomar cabal consciencia de adónde estamos parados en ésta realidad, lo que siempre digo sobre dudar, dudar debe ir acompañado de un profundo análisis que despeje la duda o al menos, esclarezca muchas etapas en la búsqueda de poder entender tanta trama.
A lo largo de la historia, la humanidad ha dado lugar a grandes pensadores, algunos centrados en lo religioso, otros desde el escepticismo absoluto. Pero como siempre digo, de todo hay que intentar sacar lo mejor y creo que todo ser, siempre, equivocado o no, nos deja cosas que suman en la medida de nuestra capacidad para *sintetizar* el conocimiento y utilizarlo en pos de nuestra evolución mejorándolo, puliéndolo, haciendo de algo viejo algo nuevo y bueno. 

Detenerse en la crítica fácil hacia el trabajo de otros sin aportar algo alternativo fué una de las múltiples herramientas del combo.
No sé..., será que yo encuentro siempre partículas positivas aún en medio de la podredumbre, y rescatarlas es para mí sumar para un todo que necesitamos engrandecer.
Escritores y pensadores, decía, y de alguien como Emile Cioran, de quien se encuentra únicamente su género negativista y su mirada triste sobre nuestra existencia, yo quiero rescatar una de las tantas definiciones de su trabajo, que sin dudas es un aporte que nos ayuda desde su negativismo pero como un despertador, una bofetada para despertar de éste sopor, algunos ayudan con la Fé, otros con el ateísmo, en definitiva ayudan si sabemos encontrar las partículas positivas que dejan sus pensamientos compartidos. Desconozco el autor de ésta definición que he encontrado en muchos sitios sin que se identifique su autor original;

Definir a Emile Cioran como a una persona que ha alcanzado la suficiente claridad de lo que sucede en la Tierra, no pretende situarlo en el plano de los iluminados, entendiendo por tales a esos sujetos que proyectan una cierta magia, una luz, una transmisión de Fuerza Divina bajo la que se supone que están inspirados. Un esclarecido no necesariamente es quien puede guiar a otros hacia la iluminación, en cuanto a establecer una conexión cósmica, espiritual con lo Superior. Debería ser así, claro, pero sería demasiado pretencioso llegar a tanto en medio de una realidad tan dificultosa, que en ella la confusión prevalece por sobre todo. Una confusión en la cual todo parece estar claro, según lo que las creencias religiosas enseñan. Por eso, el sólo hecho de advertir que tal claridad es falsa, ya es mucho.
El sólo hecho de advertir que todo es engañoso, es demasiado. 

Aunque se ignore dónde está la verdad, el sólo hecho de identificar la mentira oculta detrás de los dogmas oficializados como verdades, es haber logrado esclarecimiento. No un esclarecimiento al punto tal de saber dónde está Dios o dónde está el camino a las estrellas. Pero sí el necesario esclarecimiento para no confundir con Dios a deidades inferiores, y no confundir el espinoso camino de la vida en un mundo fuera de orden, con la senda espiritual de elevación cósmica que rige en los mundos dentro del orden universal. Cioran ha logrado esa claridad.

Ha confiado más en su propia percepción de la realidad, que en la interpretación que de ella han hecho =o no han querido hacer= los que simplificaron todo el problema existencial con explicaciones dogmáticas, sustentadas en supuestas revelaciones divinas que se pierden en la noche de los tiempos.



Cioran no ha creído en supuestas transmisiones hechas por deidades a profetas, ni en la metafísica aristotélico-tomista que fabricó un Dios a imagen y semejanza del que le hacía falta a la sensación de desamparo divino que experimenta el humano. Prefirió aceptar la realidad tal como es, y reconocerse como habitante de un mundo demasiado lejano del alcance controlador de un Dios que represente al Bien; un mundo evidentemente en manos de alguien con propósitos hostiles a nuestra evolución como seres libres y plenos.
Su pensamiento parece situarnos al borde del abismo, en un callejón sin salida: nos muestra lo mal que están las cosas y por obra de qué fuerzas cósmicas, pero no ofrece ninguna escapatoria. No sugiere que la solución esté aquí o allá... No oficia de guía que conduzca a la luz. Se limita a reconocerse como incapaz de encontrar la verdad que en la Tierra parece ausente. 

Se circunscribe a mantener la guardia alta para no ser vulnerado por la mentira que impera en el mundo. Se queda en la oscuridad, sin buscar una salida, pero consciente de que la cosa es oscura, y no bajo la engañosa apariencia de claridad con que se la ha pintado.
Pesimista, nihilista según la visión de los que creen que hay motivos para ser optimistas =motivos que la realidad a diario se encarga de desacreditar=, Cioran ha basado en el realismo, más allá de pesimismos y optimismos, su diagnóstico de la enfermedad que sufre el planeta. No ha dicho hacia dónde hay que ir, pero al menos ha mostrado claramente hacia dónde o por dónde es mejor no ir. 

Su propuesta no procura una solución global, no se pone en el papel de un salvador del mundo. Se limita a sugerir que cada uno se resista a toda esta trama; evadirse de todo esto, en autoprotección, en busca de sobrevivir a tanto engaño. Un inspirado en el pensamiento de Cioran podrá no saber a dónde va, pero sí de dónde consigue irse, de qué logra liberarse, contra qué se rebela, y de qué realidad no está dispuesto a seguir formando parte.
Lo cual, en un mundo tan engañoso, es ya bastante.

Algunas frases célebres de Cioran elegidas al voleo;

-Nadie es modesto, porque nada se hace modestamente. El orgullo de la derrota, sobre su frente llevaba los estigmas del éxito.

-La desaparición de los animales, mejor dicho su liquidación, es un acto de una gravedad sin precedentes. Su verdugo ha invadido literalmente el paisaje. Ya no hay sitio más que para él. ¡Qué tristeza ver a un hombre ahí donde podría contemplarse a un caballo!

-Cada uno cree que sólo él persigue la verdad, y que los demás son incapaces de buscarla y no merecen encontrarla.

-Una religión no está viva más que durante la elaboración de sus dogmas. No se cree realmente hasta mucho tiempo después de que se ignore en qué se debe creer exactamente.

-La injusticia…, asentamiento del mundo. La injusticia es la base de este mundo. Sin ella, me pregunto que habría de sólido y duradero aquí abajo.

- A finales del siglo XII algunos partidarios del dualismo moderado en Italia creían que tras haber dado forma a Eva, el mismo demonio se acostó con ella, y que Caín fue el hijo de ambos; de esa misma sangre nacieron los perros, cuya cariñosa fidelidad hacia los hombres viene a probar su orígen humano. .

-La melancolia de ser comprendido…, no hay nada más grande para un escritor.

-Mis ataques de angustia: no puedo escapar de ellos más que saliendo…, la calle como remedio. Quedándome entre cuatro paredes es imposible atajarlos.
Ninguna crísis profunda carece de su trasfondo fisiológico y metafísico a la vez.

-La película ésa de Los animales otra vez. He pensado en ella esta noche, al levantarme, por la mañana de nuevo. Ese espectáculo sobre bestias destruyéndose las unas a las otras, cuando no de depredadores que devoran restos, nada de nuevo en suma, lo sabido. Pero es que nunca he contemplado en apenas una hora tanto miedo y tanta huída a la vez. ¡Todos los animales, los agresores y las víctimas, enzarzados en una carrera alocada! Puesto que la vida sólo puede continuar destruyéndose, hay que tener valor para sacar las consecuencias. ¿Cuáles? Huir…, para empezar.

-Nadie podrá sacarme de la cabeza que este mundo es fruto de un dios tenebroso, de un demiurgo maldito. Secretos lazos me unen a ese dios, me cuento entre sus descendientes, prolongo su sombra, me inclino incluso a pensar que me ha encomendado atender a las consecuencias de la maldición suspendida sobre él y su obra.

-El auténtico escritor no piensa nunca en el estilo ni en la literatura: escribe..., simplemente, se diría que vive de realidades y no de palabras.

-Saber que es imposible dilucidar quién es inocente y quién culpable, y seguir juzgando, es algo que hacemos todos de una manera o de otra. Sólo estaría satisfecho el día en que ya no pudiera emitir juicio alguno sobre nadie. Excluída la vanidad, me entran a veces ganas de comprender y justificar a todo el mundo. El verdugo no es más libre que su víctima. Desde el momento en que desempeñamos el oficio de vivir, somos iguales que el resto, apenas un poco mejores que los demás.



A ésta gran frase de la última imágen adhiero profundamente y me permito agregarle mi humilde parte;
* Y mientras más conozco las religiones, más me acerco a Dios*.

Excelentes definiciones, valientes definiciones. En éste mundo donde se aplaude al que vende pero nunca al que regala sin pedir nada a cambio, resaltar la figura del pensamiento crítico y desapegado de cualquier dogma, es cuanto menos hacerle justicia a aquellos seres que desde cualquier ángulo del prisma intentan dejar lo mejor de sí, aunque lo que digan no es lo que la mayoría de la masa quiere escuchar. Para alguien como yo que ha sido educado y forjado en lo religioso o mejor dicho, en la creencia, siempre tuve un especial sentimiento de afecto hacia quienes se autodefinían como ateos o agnósticos. Señalados y execrados en gran parte de nuestra historia, siempre consideré al ateísmo como una forma realmente valiente de oponerse a lo pre-establecido con sus propios argumentos. Acusados desde el hábil combo, de seducirnos a la caída por la no creencia, los ateos han sido y siguen siendo una catapulta que nos obliga a rebatir con argumentos, a intentar decirles que no estaban tan equivocados.

Muchas veces el creyente se ha preguntado que cómo era posible que un ser humano no creyera en dios..pues hay quienes miran el medio vaso vacío y se lamentan por que falta la mitad en lugar de sentirse conformes con que aún queda otra mitad, son realistas porque sufren la realidad, el mundo fué y es cruel para todos, el ateo no puede aferrarse a algo que le resulta ilusorio e incomprobable, en cierta forma el ateo es la parte necesaria para que se cuestione y se nos incentive a buscar sin límites, a intentar hallar lo que el ateo sabe de antemano...que no hallaremos..
Todo lo que creamos descubrir o encontrar será tan incomprobable como el mismo escepticismo del ateo, en definitiva, unos y otros, somos uno al fin.
Cioran como muchos hermanos se sumió en la más absoluta depresión porque no encontraba refugio alguno que pudiera saciar su sed de respuestas ante una realidad inconcebible puesta a prueba en las teorías religiosas, muchos como Cioran se han dejado morir en la tristeza y la incredulidad. 

Cuántos hermanos no han sobrevivido a su fragilidad de no soportar la realidad, cuánta gente buena ha sido marginada por la masa que no sale de su fanatismo y su encierro mental, cuánta injusticia en nombre de la justicia y cuánto desamor en el nombre de un dios..No es mi función desde éstas conclusiones cambiarle la vida a nadie sino más bien construir un gran cúmulo de pensamiento para que cada quien tome lo que le pueda servir, pero sí es mi deseo que al hurgar profundamente en tanta historia, al menos quienes carguen la dura mochila de vivir, tengan alguna herramienta que les ayude a no sucumbir en la pena y el dolor. Ojalá que eso sea más positivo que echarse a llorar, a sufrir o a dejarse morir, pese a todo, con o sin dios, con el dios que cada quien tenga, logremos cambiar las cosas que nos afligen, y sino al menos, soportar la dura carga de ser materia.

Gilgamesh***

4 comentarios :

RAFAEL SORIANO dijo...

Me atrevo a vertir un comentario,sabiendo que no soy ningun docto en temas religiosos, pero a pesar de eso, en mi interior y segun recuerdo que desde que tengo razon, de discernir,en mi interior ha existido una duda,un inconformismo sobre la religion y ese dios que desde siempre se nos ha inculcado desde el seno de la sociedad y las familia.Deseo decirle que al leer sus escritos,he descubierto que en mucho tenia la razon a pesar que cuando externaba mi punto de vista con otras personas,se me tildaba de ateo o diabolico. Hoy me he sentido motivado a investigar mas sobre el tema,pues como mi persona, es seguro son muchos los que este blog les ha motivado a ello. Hoy todo va confirmandose segun mi pensar atando los cabos sueltos e hilvanarlos para dar forma a la verdad que desde siempre se nos ha escondido. Ahora nos toca continuar buscando y ampliando este conocimiento, darlo a conocer a aquellos que aun no lo conocen y como usted dijo en algun momento, somos dichosos al tener acceso a esto que por milenios estubo vedado para la mayoria de la humanidad. Rafael Soriano.

Gilgamesh dijo...


Rafael: muchas gracias por su interesante comentario. Si me permite una recomendación, =nunca un consejo=, jamás permita que las ideas ajenas le quiten el interés por hacer su propia búsqueda, cuántas generaciones de seres humanos fueron arruinadas por seguir al pie de la letra los dictados pre-establecidos, y al final...muchas teorías se cayeron a pedazos...Me alegro mucho que se resista, nunca permita que le hagan sentir mal quienes suelen acusar y amargarle la vida a quienes no piensan igual. Fuerte abrazo.

elmer pina dijo...

una sonrisa despierta en mi el saber que uno mas se une a las filas,una alegria sana de ver a alguien ser un poquito mas libre.

Gilgamesh dijo...


elmer; su alegría es también mi alegría.