lunes, 31 de agosto de 2015

* Lucifer, el portador de luz...*

***Excelente noche de Lunes para todos.

Sin novedades con el clima espacial.
Hoy les voy a compartir la traducción de otro análisis magistral sobre Gnostiscismo y religiones a cargo de Jim West.
El análisis versa sobre la enorme ignorancia sobre la cual se basamentaron las recopilaciones de los textos sagrados, que uno no sabe si fué por ignorancia...o adrede..

Tremendas ensaladas mentales de antaño al traducir los textos, o incluso...a interpretarlos, transformando una cosa...en otra completamente distinta, grave cuestión que tiene, nada más y nada menos...que al mundo creyendo en algo que quizás...no lo sea.
El trabajo épico de West al analizar éste tema deja en claro cómo se intentó ensuciar a los Gnósticos con argumentos que carecían completamente de algún asidero, y cómo el odio hacia ellos escondía en realidad...el intento de aniquilar el Conocimiento que tenían.

Lucifer, el portador de luz...
Publicado por Jimm West

Una de las difamaciones que los católicos emiten contra los Gnósticos es que supuestamente adoran a Lucifer, el portador de luz. Supuestamente, los Gnósticos adoran a este secreto ángel de luz que también desafió a Jehová en la forma de la serpiente en el Jardín del Edén.
Ahora bien, los Gnósticos normalmente consideran a la serpiente en el Edén como una luz negativa, pero esto se basa en consideraciones filosóficas y no sobre la proposición literalista de que la serpiente en el jardín debe ser venerada. Pero, por supuesto, no espere que los difamadores entiendan los problemas de tal complejidad intelectual. 

A los ojos de los inquisidores, si Usted no cree a su manera, entonces usted es un satanista. Y si Usted aduce creer en algo que es realmente complejo, entonces van a etiquetarlo de luciferino. La etiqueta luciferino a menudo se reserva para aquellas personas que están propensas al mal camino que los satanistas aspiran. Los luciferinos son aquellas personas que mantienen una forma de virtud y piedad que se dirige en contra del Creador, es decir Jehová. A los ojos de los inquisidores el luciferismo es como el satanismo.



Yo personalmente he tenido que padecer ésta clase encasillamientos y acusaciones por diversas clases de cristianos y católicos.
Ciertamente yo no puedo hablar por todos los Gnósticos en lo que respecta a la cuestión de Lucifer. Yo sólo puedo hablar por mí y por lo que sé de la tradición Gnóstica y la historia de las ideas religiosas. Sé que es un hecho de que Lucifer fue originalmente el nombre de un dios en la antigua mitología romana. Lucifer era el hijo de la diosa del amanecer llamada Aurora; y los romanos nombraron el planeta que llamamos Venus en su honor. 

Entre los romanos Lucifer fue identificado con la estrella de la mañana; y la palabra Lucifer significa literalmente *portador de luz*. Entre los griegos Lucifer correspondió a Eosphoros en griego clásico, y Fósforo en griego posterior común; nuevamente ambos nombres significan portador de luz. Eosphoros era el hijo de la diosa del amanecer a quien los griegos llamaron Eos. Nota; Sospecho que Eos es el origen del nombre para el festival de la diosa del amanecer germánico *Eostre* que se celebraba en la primavera, y ésto a su vez fue el origen de nuestra palabra *Pascua*. El Nuevo Diccionario Mundial de Webster identifica específicamente la palabra Pascua, como el nombre de la *diosa del amanecer*. Si todo esto es correcto, entonces parece que la tradición ortodoxa ha llamado inadvertidamente su observancia pascual después de la madre de Eosphoros, alias Lucifer.



Hago un alto aquí para acotar y abonar la veracidad en la explicación de West, que la palabra inglesa para designar la fiesta cristiana de Pascua es *Easter*, haciendo alusión al nombre de la diosa Eostre u Ostara. Esta diosa está relacionada con la fertilidad y se la simboliza con los huevos que dan nacimiento a una nueva vida y por conejos que representan la reproduccion prolífica. La Iglesia se apropia de algunos aspectos del Eostrefestival pagano de Eostre, y los pone de manifiesto en la festividad de Pascua de Resurrección. Pero mientras que el festival de Ostara se celebra en la fecha fija del equinoccio vernal del 21-22 de marzo, la Pascua de Resurrección cristiana es una fiesta móvil que se celebra el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera en el hemisferio norte.
Continuamos con West;

El origen bíblico de Lucifer comienza en Isaías 14:12, *¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!*, ésta cita es de la versión King James, pero el texto hebreo dice; *¡Cómo has caído del cielo oh estrella de la mañana, hijo de la mañana!*. Tenga en cuenta que el texto hebreo no contiene el nombre propio de cualquier dios. He sido incapaz de determinar si los antiguos israelitas en realidad identificaban la estrella de la mañana con cualquier ángel o dios. Entre las culturas semíticas en general, la estrella de la mañana fue identificada con el dios Azizos =Azazel=. Es en el Antiguo Testamento griego que la estrella de la mañana fue identificada por primera vez con el nombre de un dios. 

Al parecer, las palabras *hijo de la mañana*, recordaron a los traductores judíos helenísticos a Eosphoros en la tradición griega. Eosphoros es el equivalente griego de Lucifer, y ésta era la fuente por la que entró Lucifer en ambas traducciones inglesas de la Biblia latina y, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.
Habiendo establecido algunos hechos básicos históricos =y teorías= con respecto a este nombre, yo quiero hablar sobre el papel de Lucifer en la antigua teología Gnóstica y el mito.



El simple hecho es que los Gnósticos nunca usaron los nombres Lucifer o Eosphoros =ni Fósforo= en la época en que vivían. Más importante es que en el esquema Gnóstico del cosmos, Lucifer, el planeta Venus, se identificó con los siete arcontes celestes que rigen el cosmos. Los Gnósticos los consideraban como poco más que ángeles caídos o demonios. Este es un patrón común que comparten todos los sistemas Gnósticos. Varios tratados Gnósticos proporcionan listas de los siete poderes que gobiernan el cosmos =por ejemplo en el Apócrifo de Juan, 10-11, el origen del mundo, 101=. Estos nombres pretenden dar a entender que la divinidad del Antiguo Testamento se divide en siete poderes que corresponden =como con los dioses paganos= a los siete días de la semana. 

En las diferentes listas Gnósticas parece que la sexta potencia lleva el nombre de *Adonin* o *Oraios*, o también: Oreos =Ireneo, Contra las Herejías=. El erudito anglicano Wigan Harvey identificó el nombre de Oreos en el sentido de *Luz* =Padres Ante-Nicea, vol 1, página 355, nota 1,... Cf. origen del mundo, 101=. Si esto es correcto, entonces creo que es probable que los nombres Oreos /Oraios pueden ser una tibia referencia al *portador de luz*. En el Apócrifo de Juan esto puede corresponder a *Adonin* que se da como el nombre de la sexta potencia.



El punto esencial que estoy tratando de hallar es que Lucifer es un nombre para uno de los planetas que los Gnósticos identifican con los arcontes celestes. Los Gnósticos no identificaron a estos arcontes con la Divinidad. En el mito Gnóstico estos poderes custodiaban las esferas celestes que el alma tuvo que atravesar con el fin de volver al Pleroma. Estos arcontes eran considerados como los siervos del villano cósmica Yaldabaoth. Más tarde, en la Edad Media, los cátaros Gnósticos identificaron al Rex Mundi =gobernante mundial= como Lucifer. Es muy significativo que los cátaros considerasen a Lucifer como el enemigo, y como el dios del mal detrás de la teocracia pontificia =Edward Peters, la herejía y la autoridad en la Europa medieval, pg. 133f. W. Barnstone, M. Meyer, La Biblia Gnóstica, pg . 733f.=.

Históricamente los Gnósticos no tenían algún concepto de la estrella de la mañana en su simbolismo. No hay un portador de luz en la antigua tradición Gnóstica. Si los Gnósticos hoy se refieren a Lucifer o al portador de luz, entonces esto es pura hipérbole. En los círculos Gnósticos modernos Lucifer a menudo se equipara con Prometeo. En la mitología griega Prometeo era un portador de luz que trajo el conocimiento del fuego a los seres humanos con el fin de elevarlos de su condición empobrecida.



Zeus se puso celoso porque el conocimiento del fuego otorgaba decisiones, habilidades y las artes, que se habían dado a los seres humanos. Este es el motivo común que está detrás del concepto de Lucifer hoy entre los Gnósticos y ateos. Por lo tanto Lucifer-Prometeo no es un ser maligno. Él es un rebelde iluminado que se opone a los celos y a la gravedad de Zeus-Jehová. En este contexto, Jesús, en la tradición Gnóstica, se puede comparar a Lucifer-Prometeo, de la misma manera que Jesús trae la Luz- Conocimiento del Pleroma a la especie humana. Ahora, de nuevo, en la comparación de Jesús a Lucifer-Prometeo estoy describiendo una metáfora moderna que he oído, utilizada por otros Gnósticos. 

Los antiguos Gnósticos nunca hicieron esta comparación en ningún texto existente; ni los Padres católicos acusaron a los Gnósticos de reverenciar a Lucifer, o de identificar a Jesús con Lucifer =ya sea como una metáfora, o una doctrina tan literal=.
Algunos desacreditadores me pueden contestar diciendo que los antiguos Gnósticos no mencionaron a Lucifer porque lo mantuvieron en secreto y que éste era el Gnóstico *Arcanorum*, para ésto tengo dos respuestas:



1) El desprecio Gnóstico por Jehová no era ningún secreto; mucho menos callarían sobre Lucifer.
2) Mi segunda respuesta es que los Gnósticos no tenían ninguna razón para mantener algo en secreto que sus *ortodoxos* homólogos cristianos ya utilizaban abiertamente de todos modos.

Y aquí es donde llegamos a la verdadera ironía de la historia de Lucifer. En contraste con los Gnósticos, los ortodoxos cristianos sí tenían y tienen su propia estrella de la mañana y portador de luz. Éstos símbolos aparecen en fuentes que no fueron utilizados en la tradición Gnóstica.

Increíblemente, Lucifer, el portador de luz aparece en la ortodoxa tradición cristiana, y en el canon. Él aparece en los textos griegos de 2 Pedro 1:19 Latina y Aquí está el texto latino con Isaías 14:12, donde la palabra Lucifer, y el nombre de Satán-también aparecen.

Isaías 14:12;

*Quomodo cecidisti de Caelo LUCIFER qui melena oriebaris corruisti en Terram qui vulnerabas gentes*.

2 Pedro 1: 19b,

*... Cuasi lucernae Lucenti en caliginoso loco donec muere inlucescat et LUCIFER oriatur en Vestris cordibus*.

Estos pasajes se puede accesar en línea en este enlace http://www.drbo.org/lv



Ahora, para dar sentido a este asunto que estoy planteando hay preguntas sobre cómo los inquisidores leen y traducen las Escrituras, y no la historia detrás de lo que dicen estas escrituras. Los inquisidores llaman a los Gnósticos *Luciferinos* y que Lucifer es el nombre de Satanás. Ellos citan a Isaías 14:12 que para ellos, demuestra que Lucifer es el nombre de Satanás. 

Y sin embargo, aquí mismo ese nombre malo se utiliza de una manera positiva en el Nuevo Testamento. La razón se encuentra en el nombre de Lucifer en el texto latino de 2 Pedro 1:19, y se debe a que fue traducido del texto griego anterior que contiene el nombre de *Fósforo*. Una vez más, Fósforo es la forma posterior de Eosphoros en griego helenístico. En este enlace los lectores pueden ver dónde Fósforo es el nombre de un dios pagano en la mitología griega.

http://www.theoi.com/Titan/AsterEosphoros.html

El hecho de que los griegos y los romanos identificaron a Lucifer y Fósforo como el mismo dios, puede ser visto más dramáticamente en este pasaje del famoso estadista romano y orador Cicerón, desde su tratado Sobre la naturaleza de los dioses:

*El más bajo de los cinco planetas y el más cercano a la tierra es la estrella de Venus, llamada en griego Fósforos y en latín Lucifer cuando precede al sol, y Hésperos cuando le sigue; este planeta completa su órbita en un año, atravesando el zodíaco con un movimiento en zigzag como hacen los planetas de encima de éste,
y sin distanciarse del sol nunca más del espacio de dos signos del zodíaco, si bien unas veces por delante de él y otras veces por detrás de él.

Así pues, como esta regularidad en las estrellas, esta exacta puntualidad a lo largo de toda la eternidad a pesar de la gran variedad de sus trayectorias, me resulta a
mí incomprensible sin una inteligencia y un designio racionales. Y si observamos estos atributos en los planetas, no podemos dejar de catalogarlos en el número de los
dioses. =De Natura Deorum, 2: 20-21=



Este pasaje se puede ver como texto en línea en el siguiente link;

http://oll.libertyfund.org/?option=com_staticxt&staticfile=show.php%3Ftitle=539&chapter=82062&layout=html&Itemid=27

Cicerón identificó a Fósforo con Lucifer, de quien presume que es un divino ser. Fósforo es el nombre que aparece en el texto griego de 2 Pedro 1:19, que voy a citar. El texto griego se puede ver en el siguiente enlace.

http://www.greekbible.com/index.php

*Tenemos también la palabra profética más segura; por la cual hacéis bien vosotros en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que despunte el día y el lucero de la mañana =Fósforo= salga en vuestros corazones. Sabiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada. Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo*.

Este pasaje advierte contra el método de lectura de interpretaciones esotéricas privadas en las Escrituras, como se hace a través del método alegórico. Creo que este pasaje se dirige a los Gnósticos; y el verso que sigue parece ser un ataque contra los Gnósticos;
*Pero hubieron también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que en secreto introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató ... * =2 Pedro 2: 1=



Pedro retrata a Fósforo como un adversario simbólico de los herejes =Gnósticos= que secretamente trajeron con enseñanzas heréticas. Aquí Fósforo es el portador de la luz que simboliza la verdadera comprensión de la profecía, y el buen uso del espíritu profético =es decir, el Espíritu Santo=. Es increíble para mí que este nombre Fósforo, que es un nombre para Satanás, se puede utilizar en un pasaje como un símbolo de la verdad del Espíritu Santo. 

¿Qué puede el nombre de una deidad celestial pagana tener en común con el Espíritu Santo? El significado es que si el cristiano lee la profecía bíblica a la luz del Espíritu Santo que inspiró esas escrituras, entonces Fósforo se levantará en el corazón de los lectores. ¡No sé de ningún escrito Gnóstico que blasfeme con este mal, soy un Gnóstico, y esto es ofensivo incluso para mí!

Ahora para ser justos con todos los cristianos, incluyendo a los fundamentalistas, quiero señalar que 2 Pedro fue ampliamente rechazado entre los ortodoxos principios cristianos. Este hecho se informó por el historiador de la Iglesia Eusebio de Cesarea =Historia de la Iglesia, 3.3.1=. Cualquier lector inteligente puede ver que este texto no fue escrito por Pedro, y es una falsificación poco lograda. La naturaleza fraudulenta del texto aparece más evidente en el capítulo 3, donde el autor se dirige a una crisis que podría haber ocurrido sólo después de que todos los Apóstoles habían muerto y Jesús todavía no había regresado antes del fin del mundo como fue profetizado. 

En el Evangelio de Mateo, Jesús promete repetidamente a Pedro y los otros discípulos que regresará antes del fin de su *generación* =por ejemplo, Mateo 10:23, 16: 8, 24:34=; mientras que en 2 Pedro: Pedro le dice a sus lectores que *un día delante del Señor es como mil años*, es decir, obviamente, que el fin no está llegando al final de la generación de Pedro... =2 Pedro 3: 8, cf. op . cit.=. Ciertamente, esto no es lo que Jesús prometió a Pedro en Mateo. Nuestro autor Pedro también se refiere a las cartas de Pablo como Escritura =2 Pedro 3: 15-16= que también es muy dudosa, y obviamente se refiere a posteriores Gnósticos o marcionitas que habían hecho un canon de las cartas de Pablo.



En la época de Eusebio muchos ortodoxos cristianos creían que 2 Pedro era una falsificación que no pertenecía al Canon. Este texto no se cita en ningún tradición Gnóstica en absoluto. En el registro histórico 2 Pedro no aparece hasta el siglo III con Cipriano y Orígenes, y el segundo menciona que la epístola fue disputada =Eusebio, ibid, 06:25;. Niceno y los Padres después de Nicea., Vol 1, pp .. 133 fn 4, 273=.
Hay otro libro del Nuevo Testamento que hace referencias sutiles a Lucifer, y con unas implicaciones teológicas. Me refiero a la Revelación de Juan. Este libro tiene un tema importante en relación con la estrella de la mañana. 

Aquí Jesús, dice crípticamente a sus lectores entre las siete iglesias que Él dará la estrella de la mañana =Apocalipsis 02:28=. Y luego, al final, en Apocalipsis 22:16, Jesús se revela a sí mismo como la raíz de David y en esta interpretación se confirma en las siguientes fuentes cristianas conservadoras como *brillante estrella de la mañana*. La Nueva Traducción Viviente del Nueva Testamento, publicada por Tyndale House =1996=, cita a Jesús diciendo: *Yo soy la estrella resplandeciente de la mañana* =NVI=. Todo el Comentario Bíblico de Matthew Henry dice de este pasaje: *Él es la fuente de toda luz, el brillo y la estrella de la mañana, y como tal ha dado a sus iglesias esta luz de la mañana a la profecía, para asegurarles la luz de ese día perfecto que se acerca.

http://www.biblecommentor.com/revelation/22-16.htm

Numerosos comentarios en este enlace están de acuerdo en que Jesús se identifica con la estrella de la mañana. La historia de las religiones del liberal estudioso Wilhelm Bousset también creía que Jesús se identificó con la estrella de la mañana =Lucifer= en Apocalipsis 22:16=Kyrios Christos, pg. 349, nota. 410=.
Helena Blavatsky, la ocultista moderna y fundadora de la Sociedad Teosófica, también creía que Jesús se identificó con la estrella de la mañana, es decir, Lucifer, en Apocalipsis 22:16.

http://www.blavatsky.net/blavatsky/arts/ WhatsInAName.htm



A partir de estas diversas fuentes, ya sea cristiano evangélico, erudito liberal, u ocultismo moderno, hay acuerdo en que, en Apocalipsis 22:16 Jesús proclama ser la *brillante estrella de la mañana*. Esta es la última gran lección que se nos revela en el ortodoxo canon: Jesús, el Hijo de Dios, es la brillante estrella de la mañana.

De especial interés es que las palabras *brillante estrella de la mañana* corren paralelas a la terminología en el texto hebreo de Isaías 14:12, donde se utiliza la palabra *Heylel*. Heylel literalmente significa estrella brillante de la mañana =Strong’s Exhaustive Concordance, Hebrew/Chaldee Lex. #1966, cf. #1984=.
Entre los cristianos de habla griega en las ciudades griegas como Éfeso y Pérgamo la estrella brillante de la mañana traería de inmediato a la mente al dios Lucifer o Fósforo =cf. Plutarco, Moralia, 925A, 927C=. Y el hecho de que el Apocalipsis de Juan es un libro esotérico vestido de simbolismo sólo sirve para hacer esta interpretación aún más evidente. Jesús está revelando un secreto a Juan: Él es *la brillante estrella de la mañana*; Él es la identificación de sí mismo con Lucifer. 

Esta es la consecuencia inevitable del hecho de que este escritor eligió para identificar a su salvador con la brillante estrella de la mañana. No necesitamos asumir que para los fundamentalistas el Apocalipsis de Juan es un auténtico mensaje de Jesús. Y se lo dejo a los fundamentalistas...

Así, en el Apocalipsis de Juan, Jesús está revelando un secreto importante a este escritor: Él está diciendo esencialmente que *yo soy Lucifer*. Una vez más, en el período de tiempo y la cultura en la que el Apocalipsis de Juan era escrito, era de conocimiento común que la estrella de la mañana fue nombrada Lucifer o Fósforo. El Apocalipsis de Juan hace una conexión entre Jesús y Lucifer. Y la frase griega para estrella de la mañana brillante corre paralela con el hebreo, como he mostrado anteriormente. 

Compuesto esto con el hecho de que en la Vulgata Latina el traductor Jerome no tiene escrúpulo sobre el uso del nombre Lucifer, el nombre de Satán-tanto en Isaías 14:12 y 2 Pedro 1:19. Esto me lleva a plantear la cuestión de si, tal vez, había un poco de conspiración luciferina en el cristianismo primitivo. Además de todo esto, había un sacerdote católico ultra-ortodoxo que llevaba el nombre de Lucifer =es decir Lucifer de Cagliari=;



http://www.newadvent.org/cathen/09410b.htm.

Y luego, más tarde, la Iglesia Católica adoptó *Pascua* como nombre para su observancia pascual. Una vez más, Pascua se cree que procede de la adoración de la diosa del amanecer, que es la madre de Lucifer.

¿Por qué esa temprana *ortodoxia cristiana* estaba tan a gusto con el nombre de Lucifer? ¿Puede todo esto ser simplemente una coincidencia? Me parece que el nombre y el legado de Lucifer es de marca tanto en el ortodoxo canon y en la tradición que le siguió. En comparación busco en vano por las referencias a Lucifer en antiguos escritos o tradiciones gnósticas.
Toda esta situación se crea por el hecho de que los cristianos fundamentalistas creen que no está mal ser nombrado Lucifer. Y esto se ve agravado por el hecho de que ellos ponen su fe y esperanza en los libros dudosos como 2 Pedro y el Apocalipsis de Juan. 

El historiador de la Iglesia, Eusebio, señala que la Revelación de Juan también fue rechazada por muchos católicos tempranos =Historia de la Iglesia, 3.25, 28; 5,25=. El Académico Bruce Metzger documenta el hecho de que el Apocalipsis de Juan estuvo ausente de muchas listas canónicas a principios de la Iglesia Católica =B. Metzger, El Canon del Nuevo Testamento, p. 209f.=. Cualquier persona con sentido común, por supuesto, rechazaría y condenaría el Apocalipsis de Juan.



La razón más obvia es que el Apocalipsis de Juan contiene profecías que son obviamente falsas. Este problema aparece de inmediato en la primera frase: *La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto ... porque el tiempo está cerca* =Apocalipsis 1: 1 -3=. Tengamos en cuenta también las palabras de Jesús en Apocalipsis 22:12 y 20: *He aquí, yo vengo pronto* y también ciertamente, vengo en breve*.
Doy gracias a Dios que este libro de profecías oscuras es falso. Pero eso no significa que la amenaza desaparezca. Los fundamentalistas creen en este libro, y con todo su corazón quieren los terribles acontecimientos que en este libro vienen a pasar. 

Ellos creen que este cumplimiento validará sus creencias y de alguna manera agregará algo a sus vidas vacías. Los fundamentalistas cristianos podrían no más dejar de lado este libro, y las mentiras que están en él, entonces van a dejar de lado la ilusión de que Lucifer es el nombre del diablo. La realidad, por supuesto, es que no hubo malos Lucifer en el cristianismo primitivo. Es por esto que el nombre de Lucifer aparece en la tradición cristiana: porque la iglesia gentil no asignó ningún significado a esa palabra y tampoco lo hicieron los Gnósticos.

Así, cuando los fundamentalistas despotrican sobre Lucifer hoy en día, están proyectando una sombra sobre los ortodoxos cristianos que llegaron antes que ellos.
Ahora, por supuesto que estoy diciendo sólo una cara de la historia. Parece bastante simple para una persona inteligente admitir que no hay mal al ser nombrado Lucifer. Lucifer es sólo un nombre de la antigua mitología romana. Lucifer no es ni aún uno de los principales dioses; él es un dios menor. 

Dicho esto, hay otro grupo de gente por ahí, profundamente diferente de los fundamentalistas, pero que también profesan alguna creencia o doctrina en relación con Lucifer. He aquí un ejemplo de la famosa pionera de la Nueva Era y fundadora de la Sociedad Teosófica, Helena Blavatsky:



*En este caso es natural, incluso desde el punto de vista de letra muerta, para ver a Satanás, la serpiente del Génesis, como el creador y benefactor real, el Padre de la humanidad espiritual. Porque es él quien era el Heraldo de la Luz, brillante Lucifer radiante, que abrió los ojos del autómata creado por Jehová ...*
Y también: *Y ahora, como está demostrado que Satanás, o el rojo fuego del dragón, el Señor de fósforo ... y Lucifer, o Portador de Luz , está en nosotros: es nuestra Mente nuestro tentador y Redentor, nuestro Libertador inteligente del animalismo puro*.
=H. Blavatsky, The Secret Doctrina, vol. II, pp. 243, 513=

Mi opinión personal sobre este pasaje es el siguiente: 
Yo creo que las mentiras más peligrosas son las que tienen algún elemento de verdad en ellas. 
Las declaraciones de Blavatsky arriba, son una tergiversación peligrosa de algo que es cierto.
Por otra parte, no veo nada en las declaraciones de Blavatsky que sean peores que lo que se dice en 2 Pedro 1:19. En 2 Pedro 1:19 Fósforo, es la estrella de la mañana y el portador de luz que se levanta en el corazón de los ortodoxos cristianos con la luz de la inteligencia y la comprensión. Esto es similar a lo que Blavatsky dice de Lucifer arriba: como 2 Pedro 1:19, Blavatsky afirma que Lucifer es en nosotros: Lucifer, el Señor de Fósforo, es la luz de la inteligencia interior. 

Y luego en Apocalipsis 22:16 Jesús dice ser la brillante estrella de la mañana, y afirma que va a dar la estrella de la mañana a sus discípulos =Rev. 2:28=. En 2 Pedro 1:19 de la estrella de la mañana se identifica específicamente con Fósforo o Lucifer. Juntos, 2 Pedro 1:19 y Apocalipsis 02:28 confirman que la estrella de la mañana es Fósforo o Lucifer. Jesús, del mismo modo se identifica con la estrella de la mañana, que 2 Pedro llama Fósforo o Lucifer.



Las implicaciones de estos pasajes se hacen aún más interesante cuando miramos a la luz de los ortodoxos de Tradición Apostólica. De acuerdo con la tradición que Pedro y Juan fueron compañeros apóstoles y junto a Pablo nombres como los pilares de la Iglesia de Jerusalem =Gal. 2=. Tradición ortodoxa insiste en que Pedro escribió 2 Pedro, y que Juan escribió el Apocalipsis. 

Si esto es así, entonces debemos reconocer que tanto Pedro y Juan comparten una doctrina sobre la estrella de la mañana. Juan menciona la estrella de la mañana y Pedro reconoce que la estrella de la mañana es Fósforo o, de nuevo, Lucifer. Así, los fundamentalistas cristianos deben reconocer que sus propios Apóstoles tenían vínculos con Lucifer.

Al mirar más de estos hechos, y cómo los fundamentalistas quieren interpretarlos, debo admitir que el fundamentalismo cristiano puede ser considerado como una especie de Teosofía a la par con la Sociedad Teosófica. Los teósofos creen que Satanás es realmente una buena entidad cuyo verdadero nombre es Lucifer. De manera similar, los cristianos fundamentalistas se niegan a aceptar al buen Padre de Jesucristo y proclamar en cambio, que el Dios supremo es Jehová, quien a su vez se reconoce a sí mismo como el creador del mal: 

*Yo soy el que forma la luz y crea las tinieblas, el que causa bienestar y crea calamidades, yo soy el Señor, el que hace todo esto* =Isaías 45: 7= Sin embargo, en los Apóstoles leemos: *Dios es luz, y en él no hay tiniebla alguna* =1 Jn 1: 5.=; y el mismo Jesús proclama: *Padre justo, el mundo no os ha conocido*. Tanto Juan el Apóstol y San Juan Bautista están de acuerdo en que =Jn 1:18, 1 Jn 4=: *Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre*.

Cuando juntamos toda esta información...qué otra cosa podemos hacer sino concluir que los mismos fundamentalistas cristianos rechazan la verdad del Evangelio y adoran a Lucifer... No es mi creencia de que Lucifer exista, pero sí lo creen los fundamentalistas y los teósofos. Los fundamentalistas cristianos también insisten en creer en las falsas profecías de Apocalipsis y desean las cosas más horribles. Los cristianos creen voluntariamente en la mentira, y su Salvador es Lucifer. Creo que hay espacio para la crítica de los teósofos también. 

Me parece increíble que Helena Blavatsky crea que ella podía hacer justicia a la verdad con nombres como Satanás y Lucifer y el Señor de Fósforo. 
Es irónico ver cómo en este tema, la pobreza espiritual atravesaba el centro de tremenda erudición de Blavatsky.
La lección que debemos aprender de todo esto es que Lucifer es un falso dios. 
Lucifer es un símbolo de los sueños equivocadas, falsas esperanzas, y la vanidad intelectual.



Jimm West.

Gilgamesh***

No hay comentarios :