lunes, 8 de octubre de 2018

* Hechizo mediático *

***Feliz inicio de semana para todxs.

El pasado Viernes nuestro cazador de cometas, Alejandro Hunter Lehaim, me puso en conocimiento de dos cometas prácticamente consecutivos, con pocas horas de diferencia entre ambos. Los dos de la familia *Colilla* que fueron capturados visualmente por Hunter, y que lamentablemente no publiqué en su momento por problemas con la conexión y después durante el finde se me complicó.
Una pena ya que las imágenes originales de los LASCOs se actualizan y no hay archivos, pero al menos pude capturarlos con LASCO C2 diff.

Ale me concedió el bautismo, así que como el finde estuvimos bastante convulsionados con las elecciones en Brasil, el primero en aparecer será 2018/10/05-TFLHM-HADDAD y el que le va en zaga 2018/10/05-TFLHM-BOLSONARO, invirtiendo así a manera de *expresión de deseo* la posición de cada uno, después del resultado de una primera vuelta que...ha sido como un mazazo.

Sepa Febo qué hacer con ellos, quizás transmutar..o invertir lo que va a ocurrir el 28 de Octubre, o bien confirmar algo que a ésta hora parece irreversible.





Mazazo decía...ante un resultado electoral que casi casi...deja como Presidente a éste hombre que ha hecho todos los méritos para ser criticado prácticamente en todo el mundo, al menos en el mundo que no avala semejante ideología.

Los optimistas ven que Haddad no contó con el tiempo necesario para la campaña dado que fué lanzado al ruedo casi improvisadamente ante la prohibición de presentarse a los comicios del Ex Lula, éstos optimistas piensan que de aquí al 28 la imágen de Haddad puede crecer pero necesitará de múltiples consensos con otros partidos.

Los pesimistas dicen que ya está todo liquidado, puesto que varios partidos de centroderecha que sacaron muy pocos votos sumarán y apoyarán a Bolsonaro.
Si vemos las cifras finales, ni siquiera juntándose Haddad con el tercero de la Izquierda...alcanza para dar vuelta la elección.



Pero como la Política es el arte de lo imposible, 
¿quién sabe?...

Lo que a mí me sigue llamando la atención cada vez que hay elecciones son los números reales.
Brasil, 208 millones de habitantes, habilitados para votar 147 millones, pues...si no hubiera segunda vuelta y el resultado de ayer fuera el definitivo, Bolsonaro sería Presidente con...49 millones 275.358 mil votos...., ésto es casi casi la cuarta parte de los habitantes, y de los 147 millones en calidad de *votantes*es apenas la tercera parte, un tercio....

Es decir que el destino de una nación queda en manos de la cuarta parte de su población, o de un tercio de todos los votantes habilitados.

¿Es democrático ésto?, pues no lo parece, pero es lo que hay y mientras no se planteen modificaciones en los códigos electorales hay que fumarse ésta escasa representación.
Y es un fenómeno *alarmante* que ya no parece ser casualidad, el ascenso de derechas recalcitrantes se está extendiendo en gran parte del mundo, en un efecto contagio que pone a pensar a los grandes Politólogos, Filósofos y Sociólogos del mundo.

Me viene a la mente...aquél estudio compartido semanas atrás sobre el efecto de la actividad solar...¿se acuerdan? un Mínimo profundo...generando un sopor similar a la calma...pero a la de los cementerios...
¿Será?.

Y cuando se estudian éstas cuestiones sociales se buscan culpables o se pondera a los responsbles de imponer algo que sinceramente...en pleno siglo XXI ni siquiera deberíamos estar discutiendo.
El candidato que venció ayer, bien conocido es por su xenofobia, rascismo, religiosidad extrema, autoritarismo, y destrato hacia los movimientos femeninos que abogan por una igualdad de género.

Pues vean qué cosa de locos...que en Brasil la mayoría, apenas por encima del 50% de su población es de Afro-descendientes y mulatos, es decir de raza negra, y al menos un millón de los pueblos originarios pre-conquista...

Como para sumarle más locura a todo ésto, decir que más del 50% de la población total...son mujeres..
¿Cómo llega entonces a un 46% de votantes alguien como Bolsonaro?.

Evidentemente hay una pérdida de *identidad* de éstos grandes colectivos, o bien resignación, y cuando hay resignación se bajan los brazos, y se descree de la política, no van a votar y...*los espacios que vosotros dejáis vacíos...los ocupan otros *, o sea que ahí tenemos que 49 millones deciden por 208 millones...



-Sérgio Amadeu, Sociólogo y Profesor de la Universidade Federal do ABC-UFABC, planteó al portal Brasil de Fato que no es una sorpresa que con los medios de comunicación en manos de una élite que se fundó sobre la explotación de esclavos, un candidato con trazos fuertemente autoritarios gane fuerza en estas elecciones. 

*En la historia de la política brasilera, hay un electorado extremadamente autoritario. 
Es preciso recordar que este es un país que intentó matar a la población negra y blanquear la nación*, señaló.

Comparto plenamente, sin embargo reitero, la mayoría de la población de Brasil estaría en condiciones de no votar jamás a una ideología que los perjudica, ¿entonces?..

Sí, esa pérdida de identidad, de conciencia sobre lo que *uno es*, y el desconocimiento del *otro*, son algo que apunta al mayor factor de confusión y tergiversación de la realidad y....son ellos...sin ninguna duda..., los medios masivos de comunicación.

Cierro con una nota que pone claro el rol de ésta maquinaria tan perversa que ha logrado manipular a niveles...que ni el mismísimo Orwell..habría imaginado..
Escribe Ricardo Coronel Kautz;

-En los grandes países de economía de mercado, y en aquellos que están bajo su total influencia, los medios de comunicación masiva comparten con los gobiernos el poder. En los países más desarrollados cultural y económicamente, los gobiernos, a través de sus sistemas jurídico-legales y un perfecto *pacto* tácito de mutuo cuido de intereses compartidos, mantienen hoy un razonable, pero frágil y decreciente control de los medios de comunicación de masas. 

Este no es el caso en los países débiles en que las oligarquías criollas han controlado siempre el gobierno y los medios de comunicación, que es lo mismo que decir sus dueños y algunos periodistas notables; estos, es decir los medios de comunicación, son todopoderosos. Son inmunes e impunes, son el primer, no el cuarto poder, como modestamente se auto nominan. 
Los dueños y los periodistas, más los notables, pueden escribir en sus periódicos, decir en sus radios y proyectar en sus pantallas de televisión lo que les da la gana. 
Los medios masivos de comunicación, sus propietarios y algunos de sus periodistas son los dueños absolutos y únicos de la libertad de prensa y expresión.

En otras palabras, pueden, a veces desde trincheras anónimas, desvirtuar, tergiversar, silenciar, distorsionar, manipular y fabricar la historia; titular con violencia, titular negativamente, cargar los titulares; pueden mentir, acusar infundadamente, condenar a priori, desprestigiar, destruir, confundir y hacer desaparecer hechos o crearlos; sacar de contexto y de sentido, simplificar y sesgar lo que dicen las personas y lo que presentan los hechos, recreando así una realidad virtual diferente de la realidad. 

Logran muchas veces crear percepciones en la sociedad completamente divorciadas de la realidad, que a veces son perversas y aunque todo esto no es necesariamente cierto siempre y en todos los casos, y muchos quisiéramos que no fuese así, lo es suficientemente a menudo como para establecer un patrón, y que bien podría ser lo contrario. 
Todas estas capacidades les dan a los medios masivos de comunicación un poder enorme. 
Este poder destructivo, que podría ser constructivo, y más que en el caso de los propios gobiernos infunde terror en los ciudadanos. 
De tal manera que los medios de comunicación, son los únicos dueños, y pueden amenazar con usar y usan, el terrorismo informativo.

Lo dicho en el párrafo anterior podría parecer una crítica excesiva a los medios de comunicación, que aunque llegara a ser publicada jamás será aceptada. 
El poder de los medios es tan inmenso y por lo tanto tan soberbio y arrogante, que es dudoso que pudiera siquiera plantearse un análisis sereno, objetivo y a fondo sobre este interesante tema en la segunda década del siglo XXI. La probable reacción a quienes expresasen esa crítica, desde los decanos de las facultades de comunicación en algunas universidades hasta la más insignificante radiodifusora, ya no digamos los grandes monstruos locales de la comunicación, sería la aplicación de uno o todos los calificativos arriba mencionados, que ellos usan.
El más probable y cruel, el silencio.

Es difícil encontrar a alguien que tenga interés en una polémica sobre el tema, y más difícil que esté calificado para sostenerla sin ser despedazado. 
Es más, el grado de terror que infunde y la parálisis que causa a potenciales críticos, la amenaza del uso y el uso del terrorismo informativo es tal, que probablemente nadie se atreva a llevar la posición crítica en un eventual análisis. 
En países de mayor desarrollo y sofisticación cultural existen minorías altamente calificadas y con alguna autonomía e independencia económica en sus propios medios de comunicación alternativos, que logran mantener en el tapete el tema de la crítica a lo que ellos llaman *medios de comunicación convencionales*.

Estos medios de comunicación convencionales, o sea, los dueños del terrorismo informativo, son una realidad aplastante y su desproporcionado poder incuestionable. Nada de lo que se diga o escriba, si es que se puede decir o escribir, cambia esa realidad, los medios de comunicaron masiva son al mismo tiempo el origen y expresión del poder. 
Lo que hace a ese poder ilegítimo =dentro del cacareado marco democrático y contrario al caso de los gobiernos= es que nadie nunca ha elegido a los dueños de los medios o periodistas notables. 
Y también contrario a los gobiernos no representan a nadie ni responden ante nadie ni rinden cuentas a nadie. 

Su gran argumento de que tienen que informar a sus lectores, ¿quién se los ha otorgado? 
Su nula responsabilidad ante la sociedad no es concomitante a su inmenso poder. 
Es el único caso en que una institución global tiene tan enorme poder y ninguna responsabilidad. 
En muchos países los grandes medios locales se han convertido en partidos políticos sin las responsabilidades y restricciones legales de estos.

Los grandes medios de comunicación masiva sostienen y acrecientan su poder, a través de los anuncios y noticias manteniendo casi como rehenes a los pequeños y medianos empresarios, a los gobiernos, a los políticos tradicionales =quienes mantienen una simbiosis sui generis con estos= a los funcionarios públicos electos, los jueces y magistrados, las instituciones del gobierno, los partidos políticos, los candidatos a puestos de elección, los intelectuales y aún a los poetas, aterrorizados estos porque nos les publiquen sus poemas.

Dado que su cobertura es global, y en la actualidad gracias a la electrónica, son instantáneos y al unísono con sus amos ideológicos, en plena identificación de intereses; su ilegitimo poder es cada vez más grande y ha hecho que los gobiernos comiencen a tomar algunas medidas, desde la legalidad y legitimidad que les dan sus electores, una cierta y creciente protección ante los aspectos perversos de ese poder, puesto que el servicio de informar es de por sí útil y necesario, pero que requiere cierta regulación por parte de los electores a través de sus gobiernos y organizaciones. 

La reacción a este mínimo control, que queda claro cada vez que se toman algunas acciones legales por algún gobierno hacia alguna importante empresa de medios masivos de comunicación, suscita un clamor defensivo, precisamente instantáneo y al unísono, de la confraternidad global de esos medios, orquestado desde el más pequeño medio de Bután hasta la CNN, el New York Times y la BBC de Londres.

En mi manera de ver este asunto de los medios de comunicación, que no es original, estos atraviesan una etapa, dentro de la historia mundial, que es crucial para el mantenimiento de su credibilidad, que es lo mismo que decir, su sobre vivencia como instrumento de trasmisión de información. 
Los pueblos y consecuentemente sus gobiernos están cada vez más conscientes de la necesidad de una información veraz y no manipulada así como también están conscientes de que son la fuente del poder, que antes se consideraba divina, y comenzarán a usarlo para cambiar o transformar los medios que les transmiten la información. 

De tal manera que los medios convencionales de información son los que tendrán la presión de vender un servicio creíble y honesto y así sobrevivir. 
Esto no necesariamente será mañana pero vendrá el momento y los medios que no estén preparados no sobre vivirán.

Espero, que Don Ricardo..no se equivoque y ese día, llegue.
Abrazo.

Gilgamesh***

Fuentes;
-rebelion

4 comentarios :

Alejandro Arrabal Diaz dijo...

Plus One.

¿Pero quien le da el verdadero poder a estos terrosristas de la informacion?. Esta claro que el ciclo solar minimo hace de anesticia a la poblacion en mayor medida....

Pero si la gente fuera consciente de que el poder de estos arcontes tienen los dias contados...., porque somos nosotros quienes lo sustentamos....., entonces, si despertaramos de ese sopor...., estos mal nacidos, no sabrian donde esconderse de nosotros.....

Ojala se contagie la gnosis y la humanidad se entere de ese poder que nos emana....

Por la Vida....

Gilgamesh el inmortal dijo...


Vandinha-Alejandro Arrabal Díaz;
muchas gracias.


Alejandro;
así es Bro, por eso se hace lo imposible para que la Gnosis se ignore, y a quienes la difundimos mucho más, además de los cómplices involuntarios y sus vacíos. Abrazo Bro, gracias.

Lourdes Tebé dijo...

Hola, bros

Os dejo un enlace muy interesante y creo que tiene que ver con lo que comentas en el post.

Leed la entrevista hasta el final. A tener en cuenta esta visión que, además, también explica el auge del voto hacia los populismos de extrema derecha.

http://www.elmundo.es/opinion/2018/10/08/5bba0870268e3ebc3a8b45cc.html

Abrazos

Gilgamesh el inmortal dijo...


Lourdes Tebé;
¡¡excelente artículo!! muchas gracias, comparto con Haidt, se vota *en contra de* en lugar de votar lo que conviene a las mayorías, y en el *en contra de* tiene muchísimo que ver *el odio*, los odios que suelen infundirse en el hogar, políticamente hablando, pero hoy mayormente por los medios de comunicación, y el móvil es el gran responsable a mi entender.

Uno en la PC de escritorio navega por donde quiere y como quiere, la pantalla es grande y dan ganas de leer, en una pequeña pantalla de móvil todo es tan pequeño que no invita a leer, sino a *creer* en noticias que no busca uno, sino que *intrusionan* mediante los algoritmos, y esas noticias obedecen precisamente en su mayoría a medios masivos de manipulación mediática. Y en el móvil imposible si quiera leer, porque a cada rato suenan los mensajes, wasap y demás distracciones.


En fin...ufff..jejee..todo un tema, ¡un temazo! ¡muchas gracias Lourdes! fuerte abrazo, que andes bien.