jueves, 8 de mayo de 2014

* Traducciones del Talmud por el Padre Pranatis; parte 3*

PARTE 1
PARTE 2

*** Buena noche de Jueves para todos.

Aprovechando que el Sol ha hecho una pausa continuamos compartiendo la zaga sobre religión y en especial éstas reveladoras traducciones de Pranaitis. Vamos por la tercera parte de 4 y espero que no pasen por alto éstos informes, sé que otro tipo de información les puede atrapar pero después...siempre terminamos cayendo en éste tema y muchos se la pasan haciendo preguntas. Aprovechen, nunca se sabe por cuanto tiempo las cosas estarán disponibles...
Y aunque parezca reiterativo y cansador, en ésta tercera entrega les vuelvo a pedir por tercera vez que no formen opinión hasta que todos los informes hayan concluído, debemos también conocer las versiones divergentes, y así, sacar conclusiones con todas las cartas sobre la mesa.

Habiendo estado Alphasi, Maimónides y Jacob ben Ascher en desacuerdo sobre muchos puntos, lo que dio lugar a distintas interpretaciones de la misma ley, surgió la gran necesidad de un libro que ofreciera soluciones breves y concisas a todas las controversias y brindara al pueblo judío un libro de leyes digno de ese nombre.
Joseph Karo, un Rabino de Palestina =nació en 1488 y falleció en 1577=, suplió esta carencia mediante su celebrado comentario sobre el Arbaa Turim, dándole el nombre de Schulcham Arukh =La Mesa Preparada=. Pero, no obstante, como las costumbres de los judíos orientales diferían enormemente de los judíos del oeste, ni siquiera el Schulchan Arukh de Joseph Karo bastó para dar satisfacción a todos los judíos. Y por tal motivo el Rabino Mosche Isserles escribió un comentario sobre el Schulchan Arukh titulado Darkhe Mosche =El Camino de Moisés=, que tuvo en el oeste la misma aceptación como la obra de Joseph Karo la tuvo en el este. En la actualidad, el Schulchan Arukh constituye el Código de Ley obligado de los judíos, y lo utilizan principalmente en sus estudios. En cada parte de este libro muchos son los comentarios que se han escrito.
Un punto importante que debe ser destacado es que esta obra ha sido siempre considerada por los judíos como sagrada. Siempre la han considerado y todavía la consideran como más importante que las Sagradas Escrituras. En el propio Talmud se puede ver esto muy claramente:

En el Tratado Babha Metsía, fol. 33a. se lee:
-Aquellos que se dedican a leer la Biblia ejercitan una determinada virtud, pero no mucha; aquellos que estudian el Mischnah ejercitan una virtud por la que serán premiados; pero, no obstante, aquellos que se dedican a estudiar el Gemarah ejercitan la más grande de las virtudes.

Igualmente en el Tratado Sopherim, XV, 7, fol, 13b:
-La Sagrada Escritura se asemeja al agua, el Míschnah al vino, y el Gemarah al vino aromático.

La siguiente es una opinión muy conocida y sumamente elogiada en los escritos de los Rabinos:
-Hijo mío, presta atención a las palabras de los escribas antes que a las palabras de la Ley.

El motivo de esto se encuentra en el Tratado Sanhedrin, X, 3, f. 88b:
-Aquel que quebranta las palabras de los escribas peca más gravemente que aquellos transgresores de las palabras de la ley.

Igualmente cuando existen diferencias de opiniones entre la Ley y los doctores, ambos deben ser tomados como las palabras del Señor Dios.
En el Tratado Erubhin, f. 13b, donde se relata que existió una diferencia de opiniones entre las dos escuelas de Hillel y Schamai, concluye que:
-La palabra de ambos son las palabras del Viviente.

En el libro Mizbeach, cap. V, encontramos la siguiente afirmación:
-No existe nada superior al Sagrado Talmud.



Los defensores contemporáneos del Talmud se expresan acerca de él de la misma manera.
El pensamiento de los cristianos acerca del Talmud está comprobado ampliamente por los numerosos Edictos y Decretos que se han publicado sobre el mismo, por medio, de los cuales las autoridades supremas de la Iglesia y el Estado lo han proscripto muchas veces y han condenado sea arrojado al fuego este sagrado Código Secundario de la Ley de los judíos.
En el año 553 el Emperador Justiniano prohibió en todo el Imperio Romano la divulgación de los libros Talmúdicos. En el siglo 13 *Los Papas Gregorio IX e Inocencio IV condenaron a los libros del Talmud por contener toda clase de vilezas y blasfemias en contra de los verdaderos cristianos, y ordenaron se quemaran por cuanto divulgaban muchas horribles herejías*.
Posteriormente fueron condenados por otros muchos Pontífices Romanos: Julio III, Pablo IX, Pío IV, Pío V, Gregorio XIII, Clemente VIII, Alejandro VII, Benedicto XIV, y por otros Papas que hicieron publicar nuevas ediciones del Index de Libros Prohibidos de acuerdo a lo ordenado por los Padres del Concilio de Trento, e incluso en la época actual.
Al comienzo del siglo 18, cuando la paz de la Iglesia se vio alterada por nuevas religiones, los judíos comenzaron a distribuir públicamente el Talmud ayudados por la imprenta, recientemente inventada.

La primera edición impresa íntegra del Talmud, conteniendo todas las blasfemias contra la religión cristiana fue publicada en Venecia en el año 1520. Y la mayoría de los libros judíos, favorable a ellos, que fueron publicados en ese siglo, están completos y son auténticos.
Hacía el final del siglo 16 y comienzos del siglo 17, en la época en que muchos hombres famosos se dedicaron con toda diligencia al estudio del Talmud, los judíos temiendo por sí mismos, comenzaron a expurgar las partes del Talmud que abiertamente eran hostiles hacia los cristianos.
Y en un Sínodo en Polonia en el año 1631, los Rabinos de Alemania y de otros países declararon que nada que pudiese molestar a los cristianos y ser un motivo de persecución para Israel, debía imprimirse. Con tal motivo existen indicios que en los libros judíos faltan muchas cosas que luego fueron publicadas a partir del siguiente siglo. Los Rabinos explican de memoria el significado de estas cosas, por cuanto ellos poseen los libros auténticos que los cristianos raramente pueden ver.



No obstante, los libros judíos fueron publicados posteriormente en Holanda =país que recibía muy gentilmente a los judíos expulsados de España= con muy pocas mutilaciones. El Talmud que se publicó allí en 1664-1648 es casi similar a la edición veneciana.
El último recurso inventado para engañar a los censores fue insertar la palabra haiah =fue= al texto auténtico, como, indicando que alguna vez el asunto de referencia figuró allí. Pero con esto sólo logran *lavar la taza por afuera nada más*. Ya que en muchos pasajes muestran bien a las claras lo que quieren significar, ex. gr. mediante las palabras gam attah, =aún ahora=, viz. =esta ley obliga=; y aphilu bazzeman hazzeh =aun hasta el día de hoy= y también viz. =esta ley sostiene= y semejantes cosas parecidas.

Debemos agregar algunos breves comentarios sobre ese otro libro judío muy conocido, denominado el ZOHAR.
Según algunos Rabinos, Moisés, después de haber sido instruido sobre la interpretación de la ley en el Monte Sinai, no transmitió esta información a Josué ni tampoco a los sesenta Ancianos, sino a Aaron, quien la transmitió a Eleazar, y así sucesivamente hasta que las enseñanzas por vía oral fueron recopiladas en forma de libro, llamado, el ZOHAR, que deriva del nombre ZEHAR, que significa brillar hacia adelante, por cuanto es una aclaración de los libros de Moisés, un comentario sobre el Pentateuco.
Se dice que su autor fue R. Schirmeon ben Jochai, un discípulo de R. Akibha quién, 50 años después de la destrucción del Templo, en la guerra de Adriano contra los judíos, terminó su vida como un mártir alrededor del año 120 A. C. 

Sin embargo, como figuran en este libro muchos nombres de hombres que vivieron muchos siglos después del año mencionado, y desde el momento que ni Rambam =R. Mosche ben Nachman=, ni R. Ascher, quien falleció en el año 1248 A.C., no lo mencionan; es más probable que estén más cerca de la verdad aquellos que afirman que el libro de Zohar vio por primera vez la luz alrededor del siglo 13. Se considera esto especialmente probable por cuanto alrededor de esta época apareció un libro similar en argumento y estilo al tipo de escritura Caldea.
Muchos otros libros fueron publicados por los maestros judíos que se utilizan para el estudio de la ley judía, los que son muy apreciados, por cuanto explican muchos pasajes oscuros del Talmud. Algunos de los cuales se mencionan en este libro.


En la próxima entrega la parte final.
Gilgamesh***

2 comentarios :

Jaime Ruiz dijo...

Hola man, oie esta excelente la información que aportas. Con respecto a como piensan verdaderamente los Judíos de los Cristianos, tal vez esta entrevista al Rabino Ort. Simcha Pearlmutter te pueda aportar cosas muy interesantes y reveladoras xD. Te dejo el link. https://www.youtube.com/watch?v=d-AsSzOv_qc
Saludos cordiales

Gilgamesh dijo...


Jaime; muchas gracias brother, ya lo veré con tiempo y a medida que avancemos con éste tema, muy amable.