lunes, 22 de mayo de 2017

* Meditación; algo serio. *

***Hermosa noche de Lunes para todos.

Cuando la mente es un amasijo de sensaciones, imágenes, películas y demás pensamientos que se parecen a un día en el microcentro en horario pico, es necesario *relajar*-se.

Cada quién buscará entonces alguna forma de lograr *aquietar* ese enorme galpón lleno de cosas llamado cerebro.
En mi caso, y, antes aclaro como siempre que exponer mi pensamiento no es de ninguna manera pretender que otros hagan lo mismo que yo, ni piensen como yo, ni crean en lo que creo yo, quien o quienes perciban las cosas de ese modo será entonces que no han entendido lo que significa compartir, y deberán entender también que compartir y desarrollar algo con lo cual no se concuerda evidentemente no agradará, como siempre digo, en ese caso, economizar el tiempo leyendo cosas que no les desagraden.

Decía que en mi caso, la mejor forma de meditar es estar lo más consciente posible, que generalmente no me siento bombardeado o invadido mentalmente, pero que cuando alguna vez ese escenario se hace presente y que es fruto de darle cabida nosotros mismos a lo que solemos llamar *problema*, yo elijo por ejemplo escuchar música, cantar, y vaciar la mente de lo que me está haciendo sentir mal.

Detectarlo es lo primero, y obrar en consecuencia después eligiendo algún método positivo, para algunos será contemplar las plantas del jardín, para otros salir a caminar, en fin...cada quién sabrá elegir cómo abordar el asunto.

Pero no es un tema menor como para ser tomado a la ligera.
Hay quienes opinan sobre la meditación;

*La meditación puede implicar peligro y no ser útil para el hombre que se inicia en ella sin la base de un carácter y de una vida pura.
La meditación es peligrosa donde existen móviles erróneos, tales como el deseo de progreso personal y poderes espirituales, porque bajo estas condiciones sólo produce fortalecimiento de las sombras en el valle de la ilusión, y desarrolla en toda su plenitud la serpiente del orgullo que acecha en el valle del deseo egoísta. 

La meditación es peligrosa cuando no existe el deseo de servir.
Cuidado con los fenómenos paranormales, las voces que en medio de una meditación nos *dictan* enseñanzas o la aparición de seres de otro planeta, nada tienen que ver con la meditación y sí con procesos mentales peligrosos*.

Otros, opinan de ésta forma;

*Meditación es simplemente estar conciente sin ningún esfuerzo, alerta sin esfuerzo; esto no necesita ninguna técnica.
Pero tu mente está muy llena de pensamientos, muy llena de sueños, mucho en el pasado, mucho en el futuro, no está aquí y ahora, y estar conciente es estar aquí y ahora. Las técnicas son necesarias para ayudarte a cortar las raíces del pasado, para cortar los sueños del futuro y mantenerte en este momento como si fuera el único momento que existe.
Luego no es necesaria ninguna técnica*.

A continuación una nota desde Estados Unidos que he traducido para ustedes;

Dr Miguel Farias;

¿Puede la meditación enfermarnos?



Aaron Alexis fue en busca de algo.
Comenzó a asistir a un templo budista y aprendió a meditar; esperaba que le traería la sabiduría y la paz . *Quiero ser un monje budista*, dijo una vez a un amigo del templo. Su amigo le aconsejó que siguiera estudiando. Aaron lo hizo. Aprendió tailandés y siguió su camino al templo, el canto y la meditación. Pero entonces otras cosas aparecieron en su camino.

El 16 de septiembre de 2013, Aaron conducía su coche en Navy Yard de Washington. Eran las ocho de la mañana. Había estado trabajando allí no mucho antes, y la seguridad lo dejó entrar. Salió del coche con una bolsa grande y brevemente desapareció cuando entró al baño. Minutos después las cámaras de seguridad lo atraparon sosteniendo una escopeta. Aaron caminó enérgicamente y se ocultó detrás de una pared durante unos segundos antes de avanzar a través del edificio. 

Luego de unos 30 minutos doce personas habían muerto. Mató al azar, primero usando su escopeta y luego, después de quedarse sin municiones, usando la pistola perteneciente a un guardia que acababa de matar. Murió después de un intercambio de disparos con la policía.

Al cabo de tan sólo 24 horas un periodista se dió cuenta de que Aaron había sido budista, lo que llevó a que escriba un artículo en el que preguntaba: 

¿Puede haber un lado menos positivo en la meditación ?. 

Budistas occidentales reaccionaron de inmediato. 
Uno de ellos escribió: 

*Este hombre interpreta las enseñanzas del Dharma como los terroristas del 9/11 representaban las enseñanzas del Islam*.

Otros explicaron que tenía un historial de problemas de salud mental. Sin embargo, algunos señalaron que el budismo, al igual que otras religiones, tiene una historia que lo vincula a la violencia. Y la meditación, a pesar de ser probada como desestresante y de auto-desarrollo potencial, le ha llevado más profundamente a los rincones más oscuros de su propia mente de lo que puede haber deseado.

Esto nos lleva a preguntas que han luchado tanto contra lo psicológico y en mi propia práctica contra lo espiritual.
¿Tengo expectativas positivas poco realistas sobre lo que la meditación puede hacer? 
¿Puede también tener efectos adversos, encontrar un camino no espiritual, incluso fines no pacíficos?

Los huecos oscuros de la mente

Cuando algo va mal, como lo hizo con Aaron Alexis, no podemos mirar hacia otro lado, la racionalización de que no era un verdadero budista o meditador no es suficiente. Tenemos que examinar las facetas menos conocidas, ocultas de la meditación, una técnica que durante siglos se ha utilizado para cultivar la sabiduría, la claridad de la mente, y el desinterés. Tenemos que preguntarnos si la meditación tiene un lado oscuro. 

Me viene la idea de que sin la guía de un maestro experto, la meditación puede tener efectos adversos, pero yo había pensado que se trataba de una metáfora por las dificultades que pueden surgir a medida que nos aventuramos en nosotros mismos. No había considerado que los efectos adversos pueden ser literales.

La meditación y la salud mental

Entonces, un día, oí un relato de primera mano que abrió los ojos a mi ingenuidad. En ese momento, yo estaba enseñando un curso abierto sobre psicología de la espiritualidad . Había gente de unos veinte años de edad, pero la mayoría de los asistentes eran de entre unos 50 y 60, y representan una combinación de abogados jubilados, sacerdotes anglicanos, psiquiatras y tres o cuatro profesores de yoga y meditación. 
Louise era una de ellos.

Louise era una oyente tranquila, en general hablaba sólo cuando sentía que tenía algo importante que decir. 
Ella había practicado yoga durante más de veinte años, deteniéndose sólo cuando algo inesperado cambió su vida para siempre. 

Durante un retiro de meditación =había estado en muchos=, su sentido de auto-comprensión cambió drásticamente. *Bueno*, pensó inicialmente, *debe ser parte de la experiencia de disolución*. 
Pero no pudo evitar sentirse ansiosa y asustada. 
*No se preocupe, sólo siga meditando y eso va a desaparecer*, le había dicho su maestro de meditación.
Pero nada desapareció.

No podía volver a su estado habitual. El último día del retiro fue atroz: su cuerpo se sacudió, lloró y sintió pánico. Al día siguiente, de vuelta en casa, estaba hecha pedazos, su cuerpo estaba entumecido, ella no quería salir de la cama. El marido de Louise la llevó al médico de cabecera y, en cuestión de horas, estaba siendo vista por un psiquiatra. Pasó los próximos 15 años recibiendo tratamiento para psicóticos por depresión y durante parte de este tiempo, tuvo que ser hospitalizada.

Louise había elegido dar una charla sobre la psicología de la experiencia espiritual, como parte de su evaluación en el curso. Habló con lucidez sobre su enfermedad y sus posibles orígenes, incluyendo una predisposición genética a problemas de salud mental. Ella explicó que había retomado poco a poco la práctica del yoga de nuevo, pero nunca había vuelto a retiros de meditación. *Yo recibía terapia electroconvulsiva*, dijo a la clase. 
Eso significa fuertes descargas eléctricas que pasan a través de su cráneo; un tratamiento que no sólo es doloroso, sino que conduce a la pérdida de memoria a corto plazo.

Me quedé de piedra. Miré a través de las bases de datos médicos y psicológicos en busca de artículos sobre los posibles efectos adversos de la meditación. Hubo algunos, la mayoría de ellos estudios de casos puntuales. Uno de los más llamativos, escrito en 2001 por un psiquiatra británico, contó la historia de una mujer de 25 años de edad, que, como Louise, tenía un grave problema de salud mental después de retiros de meditación. 

La primera vez que ingresó en el hospital sus síntomas incluían:
Trastornos del pensamiento con fuga de ideas, su estado de ánimo era elevado y había delirios de grandeza, incluyendo la creencia de que tenía una misión especial para el mundo: ofrecer el amor incondicional a todo el mundo.
Esta mujer, que se refiere como Miss X, fue diagnosticada como *maníaca*. Después de seis semanas de medicación, se controlaron sus síntomas. Un psiquiatra le vio con regularidad durante dos años y empezó la psicoterapia dos veces por semana. Entonces, ella decidió participar en un retiro de Budismo Zen y fue hospitalizado de nuevo.

interesante, pensé, pero todavía no estaba convencido. Todos estos ejemplos podrían ser individuos con una fuerte predisposición a la enfermedad mental. Al mirar más lejos en la literatura científica, sin embargo, me encontré con otro tipo de pruebas. En 1992, David Shapiro, profesor de psiquiatría y comportamiento humano de la Universidad de California en Irvine, publicó un artículo sobre los efectos de los retiros de meditación.

Shapiro examinó a 27 personas con diferentes niveles de experiencia en la meditación. Se encontró que el 63 % de ellos tenía al menos un efecto negativo y el 7 % sufrió efectos profundamente adversos. Los efectos negativos incluían ansiedad , pánico, depresión, aumento de la negatividad, dolor, confusión y desorientación.

Tal vez sólo los menos experimentados sintieron estas experiencias negativas. Varios días de meditación podrían abrumar a los que eran relativamente nuevos en la práctica. ¿Fue ese el caso?. La respuesta fue no.
Cuando Shapiro dividió el grupo mayor en aquellos con experiencia menor y mayor, no hubo diferencias: todos los meditadores tenían el mismo número de experiencias adversas. Un estudio anterior había llegado a una similar conclusión, pero aún más sorprendente. No sólo los que tienen más experiencia de meditar se encuentran con los síntomas negativos =en particular la ansiedad, confusión e inquietud= sino que también tenía efectos mucho más negativos que los principiantes.

En medio de la pequeña pila de artículos sobre los efectos adversos de la meditación, me sorprendió encontrar dos por Arnold Lazarus y Albert Ellis, co-fundadores de la TCC =terapia cognitiva conductual=. En un artículo de 1976, Lázaro informaba que algunos de sus propios pacientes habían tenido graves perturbaciones después de meditar; éstos incluyen la depresión, la tensión continua y serios intentos de suicidio. 

Lázaro criticaba fuertemente la idea de que *la meditación es para todo el mundo*. En lugar de ello, argumentaba que *el alimento de un hombre puede ser veneno para otro*, y que los investigadores y terapeutas necesitaban aclarar tanto los beneficios como los riesgos de la meditación para los diferentes tipos de personas.

Albert Ellis comparte los recelos de Lázaro sobre la meditación. Se cree que podría ser utilizado como una herramienta terapéutica, pero no con todo el mundo:
*Algunos de mis pacientes han entrado en estados de semi-trance disociativos alterándose considerablemente a sí mismos mediante la meditación.
En general, se cree que la meditación podría ser utilizada con moderación como una *distracción-pensamiento* o * técnica relajante*.

Los peligros de la Disolución del Yo

Razzaque es un psiquiatra con sede en Londres, cuya propia práctica de meditación budista le ha llevado a volver a evaluar el significado de la enfermedad mental . Sostiene que muchas de las experiencias psicóticas que sus pacientes describen se asemejan a las experiencias místicas de la disolución del ego, que se sabe, se produce después de años de práctica de meditación.

Razzaque sugiere que las crisis mentales son parte de un proceso de crecimiento espiritual, en el que se aprende a ver el auto-yo por lo que es, una ilusión. Él describe su propia experiencia mística en el libro:

*Me encontré descendiendo en un estado de meditación profunda; de alguna manera viajando a través de las sensaciones de mi cuerpo y los pensamientos en mi mente a un espacio de pura nada que sentía, al mismo tiempo, como era de alguna manera el seno de todo. Sentí una sensación de pura potencia y energía profunda como también me encontré con una luz brillante repentina y una profunda sensación de que todo lo impregna de alegría ... yo era todo y nada al mismo tiempo*.

En los días que siguieron, sin embargo, la vida no era tan feliz. Razzaque descubrió que no podía contener su experiencia alegre y había algo profundamente dentro, tirando de él en la dirección opuesta;

*Podía sentir las corrientes poderosas en mi mente dando vueltas, las dudas sobre yo mismo y las abolladuras en la autoestima me chupaban y me hacían una bola de depresión, ansiedad y temores que me amenazaban como dentro de un globo lleno de pánico, obsesiones o compulsiones defensivas, y la velocidad con que ocurría todo ésto me hacía correr el riesgo de ser empujado hacia un estado maníaco*.


¿Episodio psicótico o experiencia espiritual?

Otros antes que Razzaque han pisado un camino similar y señalado similitudes entre los síntomas psicóticos de personas y experiencias espirituales. A finales de 1980, Stan Grof y su esposa editan un libro sobre las emergencias espirituales. Advierten los psicólogos clínicos y psiquiatras a tener en cuenta y respetar lo que en la superficie puede parecer una enfermedad mental, pero es, de hecho, la expresión de las experiencias espirituales que están teniendo un profundo aunque momentáneo efecto estresante.

Su trabajo pionero se convirtió en realidad cuando se añadió una nueva categoría a la cuarta edición del Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales =DSM-IV=, utilizados por los psiquiatras en todo el mundo, el de los problemas religiosos y espirituales.

Con una categoría de problemas religiosos y espirituales, los médicos son potencialmente capaces de reconocer lo que son auténticos episodios maníacos, depresivos o psicóticos y cuáles son los no patológicos, y a veces difíciles de tratar como los efectos de la meditación. Pero está lejos de ser una distinción clara. David Lukoff, el psicólogo clínico co-autor de esta nueva categoría, admite que su interés en el tema surgió en 1971, cuando pasó dos meses experimentando su propia crisis espiritual totalmente convencido de que era la reencarnación de Buda y Cristo, con una misión para salvar al mundo...

*Reprimido y traumatizado pude resurgir fácilmente durante la meditación intensa, lo que me hizo dar cuenta, con una sensación de alivio y humildad, que la meditación no tiene por qué ser la panacea para curar todos los males, ni una herramienta de moral hacia la perfección. Tal vez no haya que tratarlo de manera muy diferente a la oración, que puede calmar nuestra mente, nos da un poco de consuelo y nos lleva hacia un lugar más profundo, donde podemos explorar lo que somos o estar más cerca de Dios*.

Pisa con cuidado en el camino espiritual

Quizás la meditación deba suponerse como una herramienta más para ayudar con el auto-conocimiento, uno nunca podría estar divorciado de una sólida base ética de lo que somos y el mundo en que vivimos. 
En el Patanjali Sutras , cuando describe los diversos aspectos del yoga, la meditación es sólo uno de ellos. 
La primera de ellas, la base misma de un ser desinteresado, sano y eventual, es el autocontrol =yama=, que define como *no-violación, veracidad, no robar, contención, y no aferramiento*. 
Y para asegurarse de que estas son las bases definitivas y no discutibles, añade: *un tipo de restricciones que no están limitados por nacimiento, tiempo o circunstancia que constituya la personalidad del individuo*.

Sólo con esta base sólida, pueden surgir los otros aspectos del yoga como los llama Patanjali, incluyendo las asanas, pranayama, meditación y las experiencias felices de la unidad con el fundamento del ser. 
A pesar de su lado oscuro y las limitaciones de la investigación científica actual, sigo pensando que la meditación es una técnica con un potencial real para el cambio personal , si bien guiado y enseñado dentro de un marco ético-espiritual más grande y responsable.

Muy interesante.
Considero a la meditación como algo positivo, ahora bien, es evidente que no cualquier persona que busca en la meditación algún tipo de solución a lo que le resulta imposible mitigar, necesite antes conocer su situación mental, ¿y cómo se sabe ésto?, pues con un buen Psicólogo matriculado y que se haga responsable, de lo contrario los riesgos pueden ser muchos.
En un mundo plagado de mercantilismo, incluso en lo espiritual, las búsquedas de éste tipo pueden terminar siendo un remedio peor que la enfermedad.

Al pie del post, como siempre, les dejo el link de mi traducción, y además otros que les servirán a quienes deseen interiorizarse sobre éste tema.
Y voy a cerrar precisamente con un extracto del largo testimonio de uno de esos links;

*Después de mi odisea por la India y mi regreso a la vida mundana en el año 1979, me ha parecido que, al fin y al cabo, regresar al mundo no es algo tan malo. 
Yo no veo el mundo como un lugar del cual quiero escapar o distanciarme. 
Mi mente ya no es algo que deba conquistar o limpiar de impurezas. 
De hecho, mi vida es inmensamente más rica sin meditación, como lo fue la del gran poeta indio Rabindranath Tagore, ejemplificada en su poema;

*Contra el conocimiento meditativo*:

-*Los que desean sentarse, cerrar los ojos y meditar para saber si el mundo dice la verdad o miente, pueden hacerlo.
Es su elección.
Pero yo, mientras tanto, con ojos hambrientos que no pueden ser satisfechos... miraré el mundo en pleno día*.

Gilgamesh***

Fuentes;
-upliftconnect
-bbc
-juanpelaezescritor
-maribelium

7 comentarios :

Francisca Alemany dijo...

Siempre tuve dificultad para comprender las etiquetas imperantes. Que es meditar ? Debe ser algo único, personal, intransferible y por ello trascendental y peligroso cuando llegar a ti mismo es a través de oscuros senderos. Solo soy victima de mi propia subjetividad.

Mas allá amigo solo decirte que en mi meditar intento que sientas que estoy contigo.

Un abrazo repleto de AMOR familia de Tiempo final.

PD: A mi perderme con mis plantas, con mi tribu, me hace volar a otro nivel.

Francisca Alemany dijo...

Google me tiene loca jajajaja Soy Frana !! Cambia mi nombre como quiere !!

eleritzo espaider dijo...

..me quedo con Tagore, aunque la meditación,sin necesidad de ser herramienta de, también la veo de forma positiva.. Con escaso tiempo, cada minuto de consciencia, es un tesoro...Abrazo grande y fuerza en "ello"..Namasté.

Alquimista dijo...

Hola a todos, sin saber más de lo que vivo solo puedo hablar de alguna cosas que suceden , el problema es el siguiente ya sabemos que nuestra mente ,cerebro funciona como una antena jeje bueno , recuerden que si quieren libertad solo deben ser ustedes mismo...Pero ojo ustedes, no los dogmas que hay en el mundo, hay está lo herrado en la meditación, a mi parecer si comienzas a usar esa antena corres peligro de sintonizar con lo que no es bueno...Y hay va el tema que se trató hace un tiempo David Hawkins ,sobre su tabla de nivel de conciencia, si lo comparamos con esto habría algo de coherencia, si no tienen su conciencia, su espíritu, lo que realmente son despierto seguramente solo encontrarán estas cosas ,y entrarán en un laberinto sin fin de la mente...Pues es la idea de la ingeniería humana ...Una ves más si vemos el historial comparativo, de todo lo que se habla en estos post y se comparte se puede llegar fácilmente a la conclusión y reconocer esos males que nos manipulan a todos...Es la idea..Y siempre saquen las conclusiones propias

Águila Solitaria dijo...

NAMASTEEE FAMILIA MIAUUU GILGAAA ESTOY DE ACUERDO TOTALMENTE CON QUE EL MEDITAR EL CONECTARSE EL ESTAR CONTIGO MISMO PADRE O LO SAGRADO ES MUY PERSONAL Y QUE CADA CUAL LO HAGA A SU MANERA HASTA CON LA MUSICA SI TE GUSTA ESPIRITUAL GUAY PERO PUEDES ESTAR CONECTANDO CON ROCK JAZZ O FUNKY PUEDES PONER INCIENSO O NO O VELAS O DECIR OM PERO SOLO ES EL GLASEADO DEL PASTEL O ADORNOS VARIOS LO IMPORTANTE ERES TU Y LO SAGRADO CUANDO TODOS HACEN LO MISMO LEEN LO MISMO CANTAN LO MISMO COMEN LO MISMO Y VISTEN IGUAL NO ME VA SUELE HABER BUSSINES Y FRAUDE JEJE Y TODO ES PARAFERNALIA PURA Y DURA.MUCHOS BESOS Y ABRAZOS FAMILIAAA CALOR MUCHA CALOR Y EN INDIA ARDEN HASTA LAS PIEDRAS ES BRUTAL HOT VERY HOT

Gilgamesh el inmortal dijo...


Teresa Pérez-LILIANA MORENO-Francisca Alemany y 4+;
muchas gracias.


Francisca Alemany;
¡¡jajaja!! no le des bola a San G., ya sabemos o al menos yo, que sos nuestra querida Frani. Muchas gracias amiga-hermana por tenernos en tus pensamientos, no hay cosa más altruísta que pensar en alguien y enviarle Amor y buenos sentimientos.

Sobre el *meditar*, muy cierto Frani, en mi humilde opinión es precisamente la búsqueda de eso *trascendental* en una meditación, como si no se pudiera trascender *viviendo* y fuera necesaria alguna *demostración* de que nuestra existencia es mucho más que ésto que somos.

A veces pienso que muchas personas buscan en la meditación componer su falta de fé, al menos quienes tienen fé, pero no están demasiado convencidos.
Concibo la meditación como una buena forma alternativa de acallar el vocerío mental cuando parace que no quiere callarse, jeje...o cuando el desórden de los pensamientos es tal que le hace mal a la persona.

¡Fuerte abrazo amiga, gracias por estar!.

Gilgamesh el inmortal dijo...


eleritzo espaider;
así es amigo, gracias por tu opinión, fuerte abrazo.


Alquimista;
completamente de acuerdo, muchas gracias por tu opinión Alqui.


Águila Solitaria;
¡¡hello my Bro!! así es amigo, en la diversidad hay distintas formas positivas, el problema con algunas diversidades es cuando se cree estar haciendo algo bueno y resulta que se ha caído en manos de manipuladores, ahí...ahí...es donde hay que apuntar, creo. Ninguna persona que esté meditando para estar mejor puede expresarse con odio, con resentimiento, con envidia, y con todas esas cosas que nos hacen mal.

Tenía yo un amigo que iba a un instituto de meditación que ya ni recuerdo el nombre, y en su comportamiento parecía más haber entrado en una licuadora mental que en algo que lo volviera más consciente..
En fin Bro..hay personas que parecen haberse comprado todos los números...jeje..sí o sí sacan el primer premio, y generalmente más que un premio es un castigo. La mente da pa todo..

¡¡Aguante el horno!! he visto los meteoro-ilógicos de Europa..jeje..un verdadero combo Aguilón, a cuidar la huerta que la atmósfera anda cachuza y es como una lupa, menos mal que Febo duerme porque sino...imaginate amigo.., calcinados todos.
¡A cuidarse por favor! que el universo les necesita urbioneros queridos!!!, abrazo sideral.