sábado, 28 de julio de 2018

* De laboris Solis *

***Excelente jornada sabatina para todxs.

Comienza a despedirse el mes de Julio y el Sol está arrojando datos realmente...impresionantes si es que nos centramos en su deterioro o ciclo de hibernación.

Ante todo vamos con la situación actual, a ver qué hay de nuevo.
En primer lugar decir que no hay ninguna mancha en la cara del Sol que enfrenta a la Tierra, *impecable* es la definición;



Pero en breve podemos comenzar a ver una pequeña mancha que viene en camino, siempre y cuando no se desintegre antes de ponerse frente a nuestro planeta, y más atrás, otra que parece más grande y vital;



Pero a no entusiasmarse.., ya hemos visto que el efecto *killersunspot* es capaz de desintegrarlas y debo decir que no ha de ser coincidencia porque justo ahora que esa pequeña mancha está =o estaría= por hacerse visible....tenemos una vez más el devastador aniquilador de manchas, sí...*Weak Mixed Fields* que en criollo es *Campos Mixtos Débiles* o sea *thekillersunspot*, el asesino de manchas;



Y lo tenemos situado precisamente por donde aparecerá la citada pequeña mancha, esta combinación de campos magnéticos solares parece *intuir* u olfatear la llegada de una mancha y la espera sigiloso, agazapado y presto a deglutirla, dsactivarla o aniquilarla, gran misterio...del funcionamiento de nuestra estrella.
La órden interna o externa de Febo es bien clara; *hibernar*.
Y decía que el Sol con su ciclo de retraccción está dejando datos impresionantes.

Saben que existe un *conteo* o *recuento* de días en los cuales el Sol no produce manchas frente a la Tierra.
Hay dos Instituciones oficiales avaladas para tal fin.
Una es el SIDC; *Centro de Análisis de Datos de Influencias Solares* que es el departamento de investigación de Física Solar del Observatorio Real de Bélgica.
Otra es NOAA/SWPC, siendo NOAA la *Administración Nacional Oceánica y Atmosférica conjuntamente con SWPC que es el *Centro de predicción del Clima Espacial*.

Tanto el SIDC como NOAA/SWPC llevan entre muchas otras variables solares el conteo de manchas y de días sin manchas y cada cual tiene o utiliza distintos parámetros lo cual hace que nunca coincidan, pero de todos modos los resultados son mayormente bastante similares.
Decía entonces que, con 31 días consecutivos sin producir manchas, el Sol ha batido un récord, su propio récord de la temporada Octubre-Noviembre del año 2008 cuando estuvo 28 días seguidos sin producir manchas.

El SIDC indica que llevamos 123 días sin manchas desde que se inició éste año 2018, y NOAA/SWPC indica que son 116 los días sin manchas.
Y si mañana no hay tampoco una mancha en la cara solar que enfrenta a la Tierra Febo habrá de igualar su máximo récord que se remonta a la temporada Julio/Agosto del año 2009 cuando se registraron 32 días consecutivos sin producir una sola mancha.

Cabe recordar también otro dato que es complicado y muy técnico para explicarlo pero lo voy a simplificar.
Hay un tipo de medición del flujo solar definido con las siglas SFU, que significa Unidad de Flujo Solar.
Éste sistema de medida también llamado a veces *índice F10.7* se viene utilizando desde el año 1947 por lo cual hay bastante confiabilidad a al hora de evaluar la actividad solar que va concatenada también con la producción de manchas.

Se ha determinado durante todos los años de acumulación de datos que el Flujo Promedio Mensual se sitúa en distintos rangos de *potencia*, por citar un ejemplo en el año 1989 el flujo arrojó 222,49, el máximo, otros años varía u oscila entre los 70 a 150, pero hay un dato que demuestra la situación actual que gracias a la unidad de medida SFU nos dice que en Marzo del presente año 2018 el SFU midió 60,82....batiendo varios récords más bajos desde que se mide dicha variable, o sea que hoy registramos los valores de SFU más bajos en 71 años de mediciones..
El récord más bajo lo mantiene el año 1954 con 60,16.

Hoy, a ésta hora el sitio Spaceweather indica que tenemos 67 SFU..., y si bien el récord alcanzado en Marzo de 60,82 puede parecer distante lo cierto es que estar en el rango de los 60 comparado con el historial es cuanto menos...tremendo en materia de caída en la potencia del Sol.

Ni los cometas, ni la más larga Luna Roja, ni los eclipses y alineaciones están logrando incitar al Sol que apunta a un mínimo tan profundo que nos sigue afirmando ésta *¿anomalía?* que nos parece estar conduciendo a una reiteración de aquél llamado Mínimo de Maunder, cuando el Sol se quedó sin producir manchas durante años.

Si ustedes pesquizan en sus buscadores predilectos la palabra *inundaciones* en el idioma que sea, podrán ver que el fenómeno está siendo *global*.
Desde que tengo uso de razón, al menos una cincuentena de años, inundaciones las hemos tenido y muy severas tanto a nivel local como global, también fríos e implacables Inviernos, pero..hete aquí que hay un factor actual que en esas cinco décadas no habíamos tenido y es un Sol paupérrimo como no tengamos recuerdo en ésta generación.

Aquí en Argentina por ejemplo, y creo que desde Brasil no hemos estado teniendo inundaciones en los últimos meses, por el contrario, más bien sequía, pero no por calor sino por falta de precipitaciones. Debo dar mi impresión que es sólo eso y no un dato incontrastable, que no recuerdo un Otoño-Invierno con tantísimos días sin Sol es decir nublado.

Semanas enteras sin que el Sol pueda aparecer, ocultado obviamente por densas nieblas y mucha nubosidad, y ésto me lleva a recordar el efecto de la radiación cósmica como productora de *gotas* en alta atmósfera, lo cual sumado a la acción de los volcanes activos genera una reducción importante a nivel global de la irradiancia solar, lo cual podría devenir en un enfriamiento o al menos en baja de las temperaturas *normales* para diversas épocas.

Y hablaba de severas inundaciones que venimos observando en distintas partes del mundo, especialmente que *bajan* desde el Hemisferio Norte, para llegar al menos a la franja ecuatorial allende el Mar del Caribe tal como está ocurriendo en zonas De Venezuela, Colombia y Centroamérica.
En Estados Unidos se han incrustado unas condiciones de grandes tormentas en la costa Nor-Este, dichas tormentas de fuertes vientos y una gran cantidad de lluvia enfrían en lugar de calentar. Y si los modelos que mostraba el otro día sobre el ingreso de una lengua polar ártica helada que penetraría hasta casi el Sur de ese país...la anomalía se convierte en algo realmente extremadamente serio.

Inundaciones, Laos, la India, etc., invitan a repasar datos históricos con respecto a las inundaciones en tiempos del Mínimo de Maunder, que no son antojadizos ya que confluyen las mismas cuestiones del clima espacial, es decir un Sol que cae en picada con su producción de manchas y un ingreso de rayos cósmicos fenomenal...



-Para los holandeses, el Grote Mandrake significó *The Great Drowning* y es el nombre de las épicas y masivas inundaciones que ocurrieron cada vez más en los Países Bajos de la región del Mar del Norte de Europa. 
La edad de hielo se intensificó.

Las inundaciones normales o previsibles de la primavera y el otoño fueron reemplazadas cada vez más por inundaciones extensas y de gran superficie, a veces fuera de la primavera y el otoño desde aproximadamente el año 1300, en crisis recurrentes que duraron hasta el siglo XVIII. En los Países Bajos y en toda Europa, pero también en otros lugares, la tendencia de enfriamiento a partir de finales del siglo XIII se hizo más intensa. 

Trajo inviernos largos y fríos, fuertes tormentas e inundaciones, pérdida de tierras de cultivo costeras y enormes tormentas de arena de verano en las zonas costeras que dañaron aún más la agricultura.
Los historiadores climáticos estiman que las grandes inundaciones en una base impredecible pero cada vez más frecuente comenzaron ya en 1250.
Eventos extremos como la inundación Grote Mandrake de 1362 que mató al menos a 100.000 personas se volvieron oscuramente repetitivos.

Otras inundaciones gigantes en la región durante los próximos 200 años probablemente causaron la muerte de un total de 400.000 personas en las costas de lo que ahora es Bélgica, Alemania y Holanda. En ese momento, la población de Europa era como máximo una cuarta parte de la actual, lo que significa que, corregidos por el tamaño de la población, estos fueron realmente desastres catastróficos. Durante este tiempo, la región de Zuider Zee del norte de Holanda se inundó y sus antiguas tierras de cultivo desaparecieron bajo el agua, durante varios siglos.

Las razones básicas eran que el clima estaba cada vez más frío y más impredecible. A medida que el clima se enfriaba, también se volvió más húmedo. Combinado con el frío, esto causó más malas cosechas y las hambrunas se extendieron a medida que el límite septentrional de la agricultura retrocedía hacia el sur. El inicio del enfriamiento =llamado Pequeña Edad de Hielo en Europa por el glaciólogo Francois Matthes en 1939= en el siglo XIII fue de hecho el comienzo de una larga, a veces abrupta, bajada de temperaturas que dominó de manera imprevisible, intermitentemente, hasta al menos la primera década del siglo XIX. 
En general, el enfriamiento duró unos 450 años.



Para empeorar las cosas, el enfriamiento había sido precedido por más de dos siglos de clima mucho más cálido y mejor, más predecible. 
La agricultura se movió hacia el norte, las estaciones eran predecibles, los suministros de alimentos se habían expandido. 
La población de Europa también creció, en algunas regiones se triplicó en 200 años. 
La colonización de Groenlandia, que fracasó cuando se intensificó el enfriamiento, fue una consecuencia histórica bien conocida del calentamiento previo, pero en el siglo XVI no había rastros de europeos en Groenlandia. 

Solo se podían encontrar ruinas de sus granjas y casas, pero con pocas o ninguna lápida datadas más allá del siglo XV, lo que lleva a la teoría de que estos primeros *refugiados climáticos* abordaron sus lanchas y navegaron hacia el sur, a lo que ahora es la costa de Nueva Inglaterra, donde se convirtieron en presas fáciles para las tribus de indios americanos a lo largo de esas costas.

En el siglo XIV, el enfriamiento se había convertido en un desastre económico en Europa, ya que el límite septentrional de la agricultura arable, y el límite de altitud en la agricultura, se retiraba hacia el sur y hacia abajo. Huellas de antiguos campos y granjas, viñedos y pastizales en el norte de Europa, muestran este retiro. Los suministros de alimentos fallidos causaron con bastante rapidez o desencadenaron invasiones armadas y guerras por el control de las tierras de cultivo restantes. 

La campaña de 1315 en Flandes de Luis X que gobernó grandes partes de la Francia de hoy fue un ejemplo. Mientras que el 1315 fue desastroso, el año anterior había sido casi tan malo para la producción agrícola en gran parte de Europa, debido a las persistentes lluvias frías y torrenciales. 
Se perdieron miles de hectáreas de cultivos de cereales, y el heno para alimentar a los animales de granja no pudo ser almacenado y utilizado debido a la podredumbre y el moho.

Constantes vientos e inundaciones afectaron las costas del Mar del Norte y, en este contexto, estimulado por la rivalidad y el conflicto entre las familias reales de Europa, Luis buscó una solución militar al problema actual de Flandes, causado por sus disputas con un pariente lejano, el Conde de Flandes. . 
En ese momento, debido al Período Cálido anterior, Flandes había amasado considerables riquezas, incluida la riqueza agrícola almacenada más fácilmente en forma de sus lanas, alfombras, vino y madera. 
Flandes era un *estado inmensamente rico*, incitando a Luis X a reclamar soberanía sobre él, al igual que su predecesor Felipe IV, cuyo ejército había sido derrotado cuando intentó afirmar el control francés.

Para 1315, la cuestión más básica del suministro de alimentos limitaba la situación. El intento de Luis de *emprender una solución militar*, movilizar a un gran ejército a lo largo de la frontera de Flandes con la promesa de un botín para las tropas era arriesgado, dado el clima, pero Luis se había arriesgado. Luis X prohibió las exportaciones de granos de Francia a Flandes, sabiendo que sus reservas de alimentos ya eran bajas debido al mal tiempo, pero Flandes derrotó el bloqueo de alimentos al usar su riqueza para comprar alimentos importados de España, los Estados bálticos e Inglaterra. 

Este contrabando de alimentos sentó las bases para un rápido crecimiento posterior del comercio de alimentos entre el norte y el sur de Europa, pero también permitió la transmisión extremadamente rápida de la peste bubónica, la peste negra, que alcanzó su punto máximo en 1348-1350 y probablemente causó la muerte de al menos 150 millones de personas a través de Europa.

En 1315, la campaña de Flandes del rey Luis pronto se empantanó en los campos fríos de Flandes. 
Luis se vio obligado a utilizar la opción militar para alimentar a sus tropas, lo que provocó una serie de quejas de los señores locales y de la Iglesia. 
A medida que aumentaban sus pérdidas y el tiempo seguía siendo muy malo, Luis X se vio obligado a abandonar la campaña.



Directamente pero aparentemente sin relación, Luis X también fue el primer patrón real de *Jeu de paume*, o tenis bajo techo, y ordenó la construcción de canchas de tenis interiores comparables a las modernas. 
Su séquito de seguidores de la corte se había vuelto infeliz jugando tenis al aire libre en los veranos cada vez más húmedos, ventosos y fríos de principios del siglo XIV. El clima y el patrocinio real ayudaron, el nuevo deporte de tenis se extendió a través de los palacios reales de Europa, pero el propio Luis X pagó un alto precio. 
En junio de 1316, en su castillo de Val-de-Marne, después de un extenuante juego de tenis cubierto, salió a beber vino en una tarde de verano ya típicamente nublada, fresca y húmeda, y posteriormente murió de neumonía o pleuresía.

Sin duda, el principal problema ideológico o político al aceptar primero un período de calentamiento de dos o tres siglos, seguido de un largo período de enfriamiento en el hemisferio norte y muy extendido =desde el norte de América Latina hasta China, América del Norte y Europa= es que cualquier posible vinculación con las emisiones de dióxido de carbono humano puede descartarse instantáneamente.

Un argumento utilizado por las principales luces del IPCC como Michael *Hockey Stick* Mann es la afirmación de que la Pequeña Edad de Hielo no fue un período frío síncrono global, sino solo un evento climático a gran escala caracterizado por un enfriamiento moderado en la mayoría de las áreas que afectó de manera variable, a lo largo del período reclamado por el IPCC como alrededor de 1600-1800.

Como sabemos, el clima impredecible y en general mucho más frío es bien conocido e históricamente documentado en Europa a partir del siglo XIV.

El factor clave de la menor predictibilidad climática, y especialmente el aumento de las precipitaciones y tormentas de lluvia durante todo el año, o la *interrupción del clima*, fueron en sí mismos suficientes para causar grandes pérdidas económicas y humanas. 
El historiador del clima Hubert H. Lamb en su libro de 2002; *La historia del clima y el mundo moderno*, fecha el enfriamiento en dos fases principales. 
La primera etapa de este cambio se sitúa entre los años 1.200 y 1.400, pero su segunda fase, de alrededor de 1500-1825, que para algunos historiadores del clima es la Pequeña Edad de Hielo de Europa, estuvo marcada por caídas mucho más bruscas de las temperaturas medias.

Los indicadores utilizados por Lamb y otros historiadores del clima como Emmanuel Leroy Ladrie y Wolfgang Behringer incluyen picos de precios de alimentos cuando a los veranos fríos siguieron manantiales fríos y húmedos, con ejemplos crecientes de *guerras climáticas*, como la campaña de Louis X en Flandes, donde el clima era un factor en juego.

Un grupo social en particular sufría por las deterioradas condiciones climáticas de Europa, personas a quienes se culpaba del clima y que se creía eran las brujas. Wolfgang Behringer detalla el rápido aumento en la caza de brujas en toda Europa, y luego en los recién fundados EE. UU., porque se pensaba que la fabricación de climas era el ámbito tradicional de las brujas.

En Europa, desde finales del siglo XIV y durante al menos un siglo, surgió lo que se puede llamar la Gran Conspiración de Brujas. 
La caza de brujas siempre fue más intensa y cruel durante los años más severos de enfriamiento, ya que las personas buscaban chivos expiatorios a los que culpar por su sufrimiento.

A medida que los vientos fríos del norte se intensificaron y la corriente de chorro polar se fortaleció, aumentó la frecuencia de las tormentas. 
Las inmensas inundaciones de invierno y de primavera se volvieron demasiado comunes en el siglo XIV, pero se volvieron a intensificar en los siglos posteriores. 
Es probable que el nivel del mar haya aumentado a través del deshielo durante el calentamiento previo de dos a tres siglos, lo que agravó el daño causado por las inundaciones. 

Las mayores inundaciones del Mar del Norte del período de enfriamiento después del Grote Mandrake, en 1421, 1446 y 1570, probablemente causaron la muerte de un total de 400.000 personas en las regiones costeras afectadas, pero el enfriamiento acelerado tuvo muchos otros efectos desastrosos.



Las granjas y sus tierras de cultivo que habían sobrevivido al frío húmedo y el largo invierno fueron frecuentemente golpeadas por el granizo de verano, inundaciones, vientos y tormentas de arena, matando ganado y destruyendo cosechas, al chocar masas de aire muy frío y cálido. 
La agricultura en las zonas costeras, además de las inundaciones, también fue dañada por la erosión severa debido a los fuertes vientos y las mareas de tormenta que conducen a la salinización y frecuentes tormentas de arena eran tan grandes que.. *solo podían ser atribuídas a las brujas*.

Los climatólogos actuales del IPCC, que solo persiguen una agenda de *calentamiento*, pueden ignorar la duración, la intensidad y el daño causados por la Pequeña Edad de Hielo de Europa, pero no se puede negar el hecho de que la variabilidad climática haya aumentado radicalmente en Europa durante ese período. Una de las citas más notorias de la historia puede haber sido causada por un desafortunado efecto típico de esta alteración del clima. 
El norte de Francia, después de un mal invierno casi inusual en 1787-88, experimentó calor extremo en mayo y junio, destruyendo una gran cantidad de cultivos de granos que habían sobrevivido al frío anterior. 

El 13 de julio, en el momento de la cosecha, una granizada masiva causada por la mezcla de masas de aire muy frío y cálido destruyó los pocos cultivos que quedaban. 
A la mala cosecha de 1788 le siguieron los disturbios por el pan de 1789. 
Frente al evento de la Bastilla en París, los alborotadores se volvieron cada vez más peligrosos, lo que provocó el famoso delirante dicho de María Antonieta: *Déjalos comer pastel*, porque, como ella sabía no tenían pan.

Como sabemos, una gran transformación de la teoría del calentamiento global, y la forma en que ahora se promueve en las agendas mediáticas, políticas y corporativas, es que la disrupción climática antropogénica debida al CO2 o *efluente de carbono en la atmósfera* es el nuevo gran temor, emplazando el miedo al calentamiento global. La falta de un calentamiento global demostrado científicamente y comprobable desde 1998, a pesar de los crecientes niveles de CO2, es una buena explicación de por qué esta *nueva crisis oficial* ha saltado desde el teleprompter de Barack Obama.

Hasta ahora, sin embargo, el enfriamiento global está estrictamente excluido como remotamente posible. Esto va en contra de la historia climática mundial, donde el cambio del calentamiento al enfriamiento fue rápido y, al menos tan importante e imposible de predecir. 
Estamos seguros de que tenemos métodos y equipos científicos mucho mejores disponibles en la actualidad, pero la base ideológica de la teoría del calentamiento global y su presente mutante de *irrupción del clima antropogénico* no permite la posibilidad de enfriamiento. Simplemente debido a que el enfriamiento global está *permanentemente fuera de los límites*, el enfriamiento sigue siendo una posibilidad y una amenaza constante.

El enfriamiento global comenzó al final del llamado Período Cálido Medieval, antes o antes del año 1300, y fue precedido por al menos 200 años, y hasta 350 años, de calentamiento en la misma variable e impredecible base. Los problemas de medición incluyen el tipo de proxies utilizados: núcleos de hielo, anillos de árboles, corales y otros, pero al menos tan importantes, el sesgo ideológico de la ciencia del clima conduce a variaciones extremas en los datos climáticos reconstruidos para la misma región y en el mismo período. 

Un ejemplo flagrante es el tratamiento del IPCC de los datos del Período de Calentamiento Medieval, según lo publicado por el IPCC en diferentes ediciones de sus informes y estudios. Antes del año 2000, los estudios del IPCC incluyen documentos que muestran las temperaturas del período cálido en ciertas ubicaciones de alta latitud en ciertas fechas alrededor de 950-1200 como varios grados completos por encima de las temperaturas actuales.



Otros problemas importantes también existen. El cambio climático regional ecuatorial y de baja latitud siempre ha sido el *primo pobre* del interés político, mediático y corporativo en el tema, oscureciendo el hecho de que mientras que las regiones de mayor latitud fueron las perdedoras generales del enfriamiento global, las regiones de baja latitud fueron las ganadoras. 

Mientras que las temperaturas máximas en una base de corto plazo en estas regiones a través de 30 degN-30 grados S posiblemente o probablemente no sean significativamente diferentes a las actuales, esto ignora el principal cambio climático beneficioso en estas regiones causado por el enfriamiento. 
Por el contrario, más lejos del Ecuador, la intensidad del enfriamiento y los picos de temperatura más bajos experimentados después del final del Período Cálido, fueron impresionantes.

Desde el año 1800, utilizando las mejores afirmaciones del IPCC, las temperaturas medias mundiales han aumentado en un máximo de 1 degC. 
Durante el Período Cálido anterior al año 1300, en algunas regiones de alta latitud, las temperaturas fueron probablemente al menos 5 ° C más altas que después, durante la Pequeña Edad de Hielo, y 4 ° C más altas que en la actualidad. 

La recuperación desde la Pequeña Edad de Hielo en teoría tendría un largo camino por recorrer, suponiendo que pueda llegar tan lejos. 
Asumiendo que no puede, y que el reloj del clima de la Tierra puede no permitir el tiempo y la temperatura cae por lo menos 1.5 ° C son lógicas y totalmente posibles. Igualmente importante es que el enfriamiento puede ser rápido y va acompañado de un clima mucho más húmedo, impredecible y *fuera de temporada*.

Éste es el miedo global a la refrigeración.

Como para ponerle cierre a ésta interesante historia me despido con dos imágenes del Sol para una misma fecha como ésta de hoy, 28 de Julio.
Así está Febo hoy;



Así estaba hace cinco años, 2013;



Fuerte abrazo.

Gilgamesh***

-Andrew McKillop

4 comentarios :

Fernando Fernandez Colilla dijo...

Muchas gracias+1.

Mario dijo...

Que tal amigos

+1 gracias


Incrementa actividad el popo y volcán de colima

https://www.20minutos.com.mx/minuteca/popocatepetl/


Abrazos

Alejandro Arrabal Diaz dijo...

+1.

Gilgamesh el inmortal dijo...


Fernando Fernandez Colilla-Manotas-Mario-Vandinha-Alejandro Arrabal Díaz-eleritzo;
muchas gracias.


Fernando Fernandez Colilla;
de nada Fer, a vos.


Mario;
gracias por el dato Bro ojalá todo éste enorme tiempo de gracia haya servido para evitar males si es que no quiere repetirse lo del Fuego en Guatemala. Abrazo.