domingo, 19 de mayo de 2019

* Mercenarios mediáticos *

***Feliz Domingo para todxs.

Si bien el *odio* ha sido utilizado desde tiempos remotos para dividir a la sociedad y así, hacerse del poder quienes realmente odian y en sus planes de gobierno de ninguna manera está el objetivo de trabajar para hacer una sociedad más justa, ésto se ha ido amplificando y aceitando a causa de los monopolios informativos, que hábilmente han ido ocupando posiciones, país por país, como los escaques de un tablero de ajedrez.

Es por eso que cuando un Gobierno realmente intenta gobernar beneficiando al Pueblo antes que a las grandes corporaciones, debe indefectiblemente modificar las reglas de distribución y administración de lo que suele llamarse *espectro Radio-Eléctrico*, frecuencias de Radio y TV, lo cual en éstos tiempos tecnológicos de avanzada se ha desmadrado.

También la regulación del viejo formato en papel de lo que conocemos como Periódicos-Revistas, que han devenido hoy en empresas periodísticas sospechadas de ser nidos utilizados geopolítica y económicamente por lo que conocemos como Neoliberalismo.

Basta y sobra con recordar el caso argentino en ocasión de intentar implementar la famosa Ley de Medios como para descubrir la reacción de éstos grupos que a mi entender y el de muchos, lejos están de ser *periodísticos*, y que pusieron en marcha una guerra mediática que culminó con la construcción de un Gobierno Neoliberal a ultranza, que entre las primeras medidas que implementó *por decreto* estuvo la derogación y defunción de dicha ley.

Quienes somos agudos observadores de todo, o pretendemos al menos analizar un amplio arco de la realidad hemos sentido una indignación equiparable al asco observando el nivel de manipulación de una estructura mediática muy poderosa, con gran capacidad de jugar con los sentimientos del individuo, colonizando su psiquis, sus conductas, generando una sociedad realmente monstruosa en la cual el sujeto social pasa a ser un empleado ad-honorem de dichas corporaciones.
He allí muchas de las respuestas cuando analizamos la deriva política de países y sociedades, especie de suicidios colectivos electorales que son el fiel reflejo del éxito de la manipulación mediática.

Es muy difícil hoy para un individuo hallar realmente canales de información y análisis que no obedezcan a semejante estructura.
Las *redes* o el mundo virtual han entrado en una especie de guerra también, entre quienes se niegan y se oponen a la manipulación y los que quieren reforzarla aún más todavía, de lo que vienen haciendo con los viejos medios tradicionales.
Decía antes que cuando un Gobierno intenta regular los medios de comunicación le caen en la yugular argumentando un cercenamiento a la libre expresión, se abroquelan, y tienen la capacidad de poner de rodillas a dicho Gobierno si se atreve a meterse con ellos.

Es una gran mafia, una manada de bestias sin escrúpulos, dirigidas por representantes del mundo de los negocios-megaempresas, y con el beneplácito de infiltrados en el mundo de la política para garantizar que la *esfera* se convierta en su reino, donde ya no hay a la vista reyes a quienes guillotinar, y que ha sabido crear un ejército de idiotas útiles sin goce de sueldo que son ciudadanos comunes y corrientes, ya no mercenarios, que defienden una ideología contraria a sus propios derechos sin alcanzar a tomar consciencia de ello.

Filósofos, Sociólogos, Psicólogos, y una amplia gama de expertos intentan hoy explicar éste drama que vive el mundo, drama del cual no vamos a poder salir si en la construcción sociopolítica los ciudadanos comunes no somos capaces desde las bases, exigir que los candidatos y futuros gobernantes regulen sí o sí, guste o no, la esfera de las comunicaciones, así chillen, pataleen o acusen, hay que hacer una profunda modificación lo más democrática posible, donde la multiplicidad de opiniones y miradas esté garantizada, y no éste modelo global que nos está induciendo a una autodestrucción social alarmante.

La inducción al odio y la división, los montajes mediáticos, las mentiras...increíblemente gestadas sin verguenza alguna, la gratuidad de violar todo tipo de ética profesional, tienen que ser detenidas antes de que ésto de *afilarle el hacha al verdugo que nos va a decapitar* sea una realidad ya imposible de detener.

Algunas perlas como para pensar en todo ésto, desde la mirada de quienes al igual que yo, a quienes la maquinaria diabólica del consorcio y con la ayuda de los idiotas útiles sin renta, tratan de contrarrestar con la típica argucia de la *ideología opositora*, hábil recurso para desacreditar a todo aquello que ponga en evidencia lo que hay detrás de una fachada inocente y democrática.



-*Hoy en día el cuarto poder está en su casi totalidad permeado y bajo el control de las élites económicas que, además, hay que recordarlo, son en su mayoría élites masculinas*.

La anterior es una cita del libro de reciente publicación *Medios de comunicación ¿al servicio de quién?*.
Como tal un tanto lapidaria, por lo que puede ser matizable, incluso discutible en alguna medida, pero la misma, con su contundencia, no trata sino de visibilizar la realidad de los denominados medios de comunicación masiva en la mayoría de las sociedades de hoy.
Esos mismos medios que dominan nuestra vida en muchos más aspectos de los que nosotros creemos, hasta el punto de definir no solo lo que leemos, escuchamos o vemos, sino también lo que debemos de pensar o sentir.

Pero hay dos ideas que dominan el imaginario colectivo respecto a este asunto y que ahora nos interesa desmontar.
De una parte, estamos convencidos de la gran diversidad de medios existentes.
Todos podemos citar un número importante de periódicos, revistas, emisoras de radios e incluso cadenas de televisión, a las que se suman las distintas redes sociales también como importantes canales de comunicación.
En suma, tal y como se nos transmite, disponemos de una amplia y gran oferta de medios que, en teoría, cubrirían con plenitud nuestra demanda y querencias.

Sin embargo, una revisión un poco más a fondo nos muestra que esta percepción es, cada día que pasa, más y más infundada.
Las últimas décadas, especialmente aquellas que se han contado bajo el dominio del neoliberalismo, han visto una brutal concentración de los medios de comunicación masiva en cada vez menos manos.
Es lo mismo que ocurre con la riqueza.

Así, la gran mayoría de los medios privados que pudiéramos nombrar en diferentes países se concentran hoy en cuatro o cinco grandes grupos de comunicación, auténticos holdings u oligopolios que llegan a agrupar en si desde revistas menores hasta los grandes estudios cinematográficos.
Caso este último perfectamente visible en Estados Unidos, donde cuatro grupos comunicacionales generan y controlan el 60% del negocio y otro porcentaje similar de la creación de contenidos.

Además, no podemos olvidar que esos holdings nutren de comunicación, de información, a una grandísima parte del resto del mundo.
Al fin y al cabo las ideas que nos transmite Walt Disney calan profundamente en nuestras mentes desde pequeños en casi cualquier parte del planeta;
igual que la información que puede generar la CNN y que será repetida, de forma casi mimética y acrítica, por el Herald Tribune, Le Monde, El País, La Razón o El Correo además de, ahora si, por muchos medios públicos.

Lo mismo ocurre en el estado español donde, igualmente, son cuatro los grandes oligopolios =Vocento, Prisa, Mediaset, Grupo Planeta= quienes controlan en su mayor parte el espectro comunicacional, ya hablemos de prensa escrita, radio o televisiones.
Solo un dato esclarecedor.

Un informe del año 2016, financiado por la Unión Europea y realizado por el Instituto Universitario Europeo, expresaba su preocupación por *la falta de pluralidad .., la poca transparencia que existe en el reparto de la publicidad institucional y por la inquietante concentración de empresas*.
La segunda idea que aquí nos interesa destacar como parte de ese equivocado imaginario colectivo tiene precisamente que ver con la hipotética pluralidad, heterogeneidad ideológica de los medios de comunicación masiva.
Mismo caso que antes.

En apariencia la diversidad política es amplia y cubre la totalidad del espectro social.
Pero siempre de forma altamente controlada y, sobre todo, siempre que esa pluralidad se mueva dentro de los márgenes del sistema dominante, es decir del modelo neoliberal.
Si antes hemos apuntado a la enorme concentración de medios en pocas manos entenderemos ahora que éstas corresponden casi en exclusiva a las élites económicas, mayoritariamente masculinas, citadas en la primera frase de este texto.

En alguna medida en nuestra sociedad aún persiste esa idea romántica del medio hecho por periodistas que aman el periodismo, y el cual pertenece a una familia de larga tradición periodística.
Sin embargo la realidad, a poco que se rastree, se demuestra como totalmente diferente.
Los grandes bancos, los grupos de fondos de inversión =los conocidos como fondos buitre= y algún que otro gran grupo empresarial hoy se sientan en los consejos de administración de esos holdings mediáticos, definiendo sus líneas editoriales, por mucho que algunos lo nieguen y se rasguen las vestiduras ante este hecho.

Esta situación nos permite entender mejor que, por ejemplo, durante los años duros de la reciente crisis prácticamente ninguno de estos medios haya mantenido una línea de crítica y petición de devolución al estado y sociedad del rescate bancario que se les entregó en su momento;
difícil abordar este asunto cuando esos mismos bancos contra los que escribirías están definiendo tu línea editorial.
Otro ejemplo, difícil criticar la política genocida de Israel contra el pueblo palestino cuando algún fondo de inversión israelí tiene en su poder una parte importante de las acciones del medio.

Pero decíamos que la heterogeneidad ideológica en realidad está siempre en el aparente amplio campo del sistema establecido.
Dentro la crítica es factible hasta el punto que encontramos algunos de esos grandes oligopolios comunicativos en los que conviven sin problema medios cercanos a la ultraderecha con otros de aparente progresismo.
Esta es una prueba más de que lo que domina, además de mantener ideológicamente el sistema, es el interés económico, así cuanto más espectro social se alcance los beneficios serán mayores.

Hay múltiples casos en los que se apoya la anterior afirmación, pero enunciamos aquí brevemente solo uno de éstos.
Si hacemos una revisión de la mayoría de los medios españoles =vascos y catalanes también= y de sus líneas editoriales con respecto a los llamados gobiernos progresistas de las últimas décadas en América Latina, la homogeneidad es casi absoluta.
No pretendemos entrar ahora a una defensa o crítica de estos gobiernos;
simplemente señalar que durante estos años, y casi desde los primeros pasos de estos procesos, la condena a los mismos ha sido unánime por parte de esos medios.

Como decimos, sin prácticamente dejar tomar las primeras medidas políticas o económicas se desataron, y hoy persisten, campañas intoxicadoras, de desgaste y difamación;
campañas que en muchas ocasiones rayan el racismo y xenofobia hacia determinados líderes políticos.
Todo es válido para negar la posibilidad de alternativas, para defender al sistema neoliberal y, sobre todo, lo que éste implica para los intereses de las empresas españolas en el continente americano.

Todo lo anterior permite, al finalizar este pequeño texto, reafirmar un aserto de Denis de Moraes cuando señala que la mayoría de los medios de comunicación masiva hoy son un agente discursivo de la globalización y del neoliberalismo.

Legitiman no solo el ideario político de éstos sino que lo transforman en el discurso social hegemónico.
Pero, ante ello, si abrimos la discusión sincera tenemos la seguridad de que podremos mejorar la propuesta comunicacional, hacerla más participativa, más heterogénea, más plural y diversa, en suma más y verdaderamente democrática.



El Centro Suizo de Investigación sobre la Propaganda =Swiss Propaganda Research= dio a conocer en 2016 un informe sobre las conclusiones de su estudio, que en estos días ha vuelto a publicar el Centro de Investigación sobre Globalización.
Por el indudable interés de dicho estudio, ofrecemos a continuación un extracto del mismo.

*Lo que sabe un periódico ¿Cómo lo sabe?*
La respuesta quizás sorprenda a algunos lectores:

*La fuente principal de información son las agencias de noticias.
Estas, que operan casi de forma anónima, son en cierto modo la clave de los acontecimientos mundiales.
Entones ¿Cómo se llaman estas agencias, cómo trabajan y quién las financia?
Si uno cree que está bien informado sobre lo que ocurre en Oriente y Occidente, debería saber responder a esta pregunta*
=Höhne 1977, p. 11=.

Dada su importancia, es extraño que el público apenas conozca las agencias de noticias, aunque casi siempre se ponen como fuente.
En la actualidad, sólo quedan tres agencias globales:

1-American Associated Press-AP, que tiene 4.000 empleados en todo el mundo.
La AP pertenece a empresas mediáticas de Estados Unidos y tiene su sede central en Nueva York.
Esta agencia la usan en torno a 12.000 medios internacionales, y llega diariamente a más de la mitad de la población mundial

2- Agence France-Presse-AFP, agencia casi gubernamental francesa con sede en París y unos 4.000 empleados.
Esta agencia envía más de 3.000 noticias y fotografías al día a medios de todo el mundo.

3- Reuters, agencia británica con sede en Londres, es de propiedad privada y emplea a más de 3.000 personas.
Reuters fue adquirida en 2008 por Thomson, empresario canadiense de medios =una de las 25 personas más ricas del mundo= y se convirtió en Thomson Reuters, con sus cuarteles generales en Nueva York.

Además de estas agencias de noticias, muchos países tienen las suyas propias.
Sin embargo, cuando se trata de asuntos internacionales, estas últimas confían en las tres grandes y se limitan a copiar y traducir sus reportajes.

¿Por qué, a pesar de ser el nervio central invisible que conecta todas las partes del sistema, las grandes agencias son tan desconocidas?
Hay una simple explicación:
la radio y la televisión generalmente no nombran sus fuentes, sólo los especialistas son capaces de descifrarlas.
No obstante, el motivo de esta discreción debería quedar claro:
los medios no tienen particular interés en que sus lectores sepan que la mayor parte de lo que publican no lo han investigado ellos mismos.

Los periódicos utilizan material de agencia pero no la citan.
Un estudio de 2011 del Swiss Research Institute for the Public Sphere and Society de la Universidad de Zurich llegó a la siguiente conclusión:

**Los materiales que envían las agencias se explotan sin citarlos, o se reescriben parcialmente para que parezcan que son contribución de las redacciones.
Existe, además, la costumbre de *sazonar* las informaciones de agencia con poco esfuerzo, usando, por ejemplo, técnicas de visualización como imágenes y gráficos, para presentarlas como si fuesen reportajes exhaustivos**.

De hecho, no sólo el texto, sino también las imágenes, el sonido y las grabaciones de vídeo que encontramos en nuestros medios diariamente proceden en su mayor parte de las mismas agencias.
Lo que la audiencia no iniciada podría creer que son aportaciones de su periódico local o canal de TV, son en realidad reportajes copiados de los enviados desde Nueva York, Londres y París.

Al final, esta dependencia de las agencias globales genera una sorprendente similitud en las noticias internacionales:
de Viena a Washington, nuestros medios suelen informar de los mismos temas, usando las mismas frases, fenómeno que de otro modo se asociaría a los *medios controlados* propios de los Estados autoritarios.

La mayor parte de nuestros medios no cuentan con corresponsales en el extranjero, de modo que no tienen más opción que basarse totalmente en las agencias globales para dar noticias sobre otros lugares.
Pero ¿qué ocurre con los grandes periódicos y canales de TV que tienen sus propios corresponsales?
En primer lugar, debemos tener el cuenta el tamaño:

mientras que las agencias globales tienen varios miles de empleados en todo el mundo, incluso un periódico como el suizo NZZ, reconocido por su información internacional, mantiene sólo 35 corresponsales en el extranjero.
En países enormes como China o la India, sólo tiene uno;
dos para toda América del Sur, y ninguno permanente en África.

Por otro lado, en zonas de conflicto los corresponsales raramente se aventuran.
En la guerra de Siria, por ejemplo, la mayoría de periodistas *informaban* desde ciudades como Estambul, Beirut, El Cairo o incluso desde Chipre.
Además, muchos de ellos carecen de las habilidades lingüísticas suficientes para entender a los pueblos y medios locales.
En estas circunstancias ¿Cómo saben lo que es *noticia* en su región del mundo?

La respuesta vuelve a ser:
por las agencias globales.

En otras palabras, el típico corresponsal no puede, por lo general, realizar una investigación independiente;
más bien se basa en lo que ya está prescrito por las agencias =es el llamado *mainstream effect*=.
Además, por ahorrar costes, muchos medios hoy día comparten los escasos corresponsales que envían al exterior, y los grupos mediáticos utilizan las informaciones que llegan de afuera en varias publicaciones, lo cual no contribuye a la variedad informativa.

En la guerra de Siria, la principal fuente fue el *Observatorio Sirio de los Derechos Humanos* =dudosa organización de un solo miembro con sede en Londres=.
En rara ocasión investigaron los medios a este *Observatorio* por lo difícil que resultaba contactar con su responsable, incluso para los periodistas.
De ahí que el *Observatorio* distribuyese sus historias a las agencias globales, que las remitían a miles de medios, que a su vez *informaban* a cientos de millones de lectores y espectadores en todo el mundo.
Apenas se preguntó por qué todas las agencias hacían referencia a este extraño *Observatorio* y quién lo financiaba realmente.

Mientras que algunos temas están completamente ausentes en nuestros medios, otros son bastante destacados aunque realmente no deberían serlo:

*A menudo los medios de masas no informan sobre la realidad, sino sobre una realidad construida o escenificada*
=Blum 1995, p. 16=.

Entre los más activos en *inyectar* noticias geo-políticas cuestionables están los ejércitos y los Ministerios de Defensa.
Por ejemplo, en 2009, el jefe de la agencia de noticias estadounidense AP, Tom Curley, hizo público que el Pentágono empleaba a más de 27.000 especialistas que hacían circular manipulaciones.
Además, altos mandos del ejército de EEUU habían amenazado con que le *arruinarían* a él y a la AP, si los periodistas daban una información demasiado crítica del ejército estadounidense.

Lo que el ejército de EEUU sabe no le es ajeno a los servicios de inteligencia de ese país.
En un destacado reportaje del Canal 4 británico, unos ex-agentes de la CIA y un corresponsal de Reuters hablaron sobre la sistemática diseminación de propaganda y desinformación que se aplica cuando se trata de informar sobre conflictos geo-políticos.
Y el ex-analista de la CIA, David MacMichael, describió su trabajo en la Contra de Nicaragua con estas palabras:

*Ellos decían que nuestro conocimiento de Nicaragua era tan bueno, que podíamos incluso detectar cuando alguien tiraba de la cadena del váter.
Pero yo tenía la sensación de que las historias que dábamos a la prensa salían directamente del váter*.
=Hird 1985=.

Por supuesto, los servicios de inteligencia también tienen bastantes contactos directos con los medios, a los que pueden *filtrar* información si es necesario.
Pero sin el papel central de las agencias de noticias globales, la sincronización mundial de la propaganda y la desinformación no sería tan eficiente.
A través de este *multiplicador de propaganda*, historias de dudoso cariz procedentes de personas que trabajan para gobiernos y servicios militares y de inteligencia llegan al público general sin contrastar. 

Los periodistas recurren a las agencias de noticias y las agencias de noticias recurren a sus fuentes.
Cuando a veces intentan salvar cierta objetividad con expresiones como *aparentemente* o *se alega*, el rumor se ha propagado ya por el mundo y surtido su efecto.

Junto a las agencias globales, hay otras fuentes que los medios usan con frecuencia para informar de los conflictos geo-políticos.
Estas consisten en los principales medios de Reino Unido y Estados Unidos.
Por ejemplo, el New York Times, el Times o la BBC tienen más de 100 corresponsales en el extranjero.
No obstante, el periodista Luyendijk comenta al respecto:

*Los equipos de reporteros de Alemania, yo incluido, nos nutríamos de una selección de noticias hechas en medios de calidad como CNN, la BBC, y el New York Times.
Lo hacíamos asumiendo que sus corresponsales conocían el mundo árabe… pero resultó que muchos de ellos no hablaban árabe*.

En cualquier caso, la tendencia a confiar en las publicaciones anglosajonas conduce a una mayor uniformidad en la cobertura de nuestros medios.
Pero ¿Por qué sus periodistas no intentan simplemente investigar y hacer reportajes independientes de las agencias globales y los medios anglosajones?
Noam Chomsky, en su ensayo *What makes the mainstream media mainstream* dice lo siguiente:

*Si te apartas de la línea oficial notarás pronto los efectos.
Hay muchos modos de ponerte de nuevo a raya rápidamente.
Si no sigues las líneas maestras, no mantendrás tu empleo por mucho tiempo.
Este sistema funciona muy bien, y refleja las estructuras de poder*.
=Chomsky 1997=.

El ex-periodista de AP, Herbert Altschull, lo llamó Primera Ley del Periodismo:

*Los medios son instrumentos de quienes ejercen el poder político y económico.
Los periódicos, la radio y la televisión no actúan de manera independiente, aunque tienen la posibilidad de ejercer un poder independiente*.
=Altschull 1984/1995, p. 298=.

En este sentido, es lógico que nuestros medios tradicionales =que están en su mayor parte financiados por la publicidad o el Estado= representen los intereses geo-políticos de la OTAN, dado que tanto las empresas de publicidad como los Estados dependen de la economía y seguridad transatlánticas dominadas por EEUU.
Además, ocurre con frecuencia que nuestros medios y su personal clave son parte de redes transatlánticas elitistas, entre las cuales destacan el Consejo de Relaciones Exteriores de EEUU, el Club Bilderberg y la Comisión Trilaterial.

Ha sido sólo a causa de Internet que la primera ley de Alschull ha quedado en buena medida obsoleta.
Así, en años recientes hemos visto surgir un periodismo de alta calidad y financiado por los lectores, que a menudo supera a los medios tradicionales en reportajes críticos. Algunas de estas publicaciones *alternativas* ya llegan a una amplia audiencia, lo que demuestra que lo masivo no tiene por qué estar reñido con la calidad de un medio.

Con todo, hasta ahora, también los medios tradicionales han logrado sólidas mayorías de visitantes online.
Esto, a su vez, está estrechamente vinculado al papel oculto de las agencias, cuyas noticias al minuto forman la columna vertebral de la mayoría de portales de noticias.
¿Retendrán el control sobre las noticias los *poderes económicos y políticos*, o las noticias *incontroladas* cambiarán la estructura de poder político y económico?
Los años venideros lo dirán.

Cuando quienes compartimos reflexiones sobre el mundo de la comunicación advertimos todo ésto, es en parte por haber estudiado Comunicación social, en mi caso un incompleto estudio que intenté suplir de manera autodidáctica, precisamente el hecho de volcar aquí información procedente de diversos medios hace que uno pueda ver un poco más allá de lo que ve el ciudadano común, que no tiene obligación de saberlo todo, y que su tiempo está dividido entre su trabajo y la familia, desobligándole de ponerse a pensar si tal o cual medio miente, o cual le dice la verdad, mucho menos entonces se va a poner a estudiar todas éstas cosas.

En Argentina por ejemplo, lo que está destapando el valiente Juez Alejo Ramos Padilla es de una gravedad descomunal, un bomba neutrónica que se desactiva en el 99% del consorcio mediático nacional y sus ramificaciones en países limítrofes.

Y es precisamente catatónica la investigación porque involucra directamente...a Periodistas y Medios.
Éstos, fueron herramienta fundamental para inducir a la población mediante mafiosos procederes, a que eligiera a quienes hoy..gobiernan y que ya la misma sociedad no soporta.

Cuando quienes hoy gobiernan, antes eran candidatos y no ocupaban cargos, hicieron un trabajo de ingenieria social descomunal de la mano de la *Prensa*, primero demonizando lo que posteriormente sería *castigado* en las urnas gracias a dicha manipulación psíquica social.
El Juez Padilla ha descubierto que mediante Agentes de Inteligencia en connivencia con Jueces, Políticos, Empresarios y Periodistas, se armaron causas judiciales inexistentes, pero que la gente creyó gracias al bombardeo mediático, lo cual devino incluso en el encarcelamiento de opositores sin mediar juicio, violando la mismísima ley, lo cual nos remite por ejemplo, a la destitución de Dilma Roussef y el encarcelamiento de Lula Da Silva.

Hoy, quienes ocupan cargos en la Agencia Federal de Inteligencia, El Ministerio de Justicia, La Oficina Anticorrupción, y varios Jueces y Fiscales del Poder Judicial, han quedado al descubierto formando una Asociación Ilícita, una banda delincuencial desde el Estado...dedicada a utilizar agentes de Inteligencia nacionales con la doble función de trabajar para Estados Unidos e Israel, con la aportación de periodistas y medios de comunicación.

Primero la mentira mediática..., después ya en el poder, inventar la forma de hacer que la mentira parezca una verdad inventando causas judiciales basadas en la extorsión a quienes finalmente, para no ir presos, han declarado de acuerdo al libreto que les escribieron involucrando a la víctima en cuestión, que en todos los casos oh casualidad..son dirigentes de la oposición.

Ningún Periodista por hábil que sea puede utilizar su programa de TV para hacer éstas cosas sin la complicidad del dueño del medio, lo cual demuestra la gravedad de ésta investigación, que, dejando un poco de lado el escándalo político-judicial al descubierto, nos muestra el poder de los medios, su vileza, su corrupción, su falsead, y su terrorífico éxito operando en la *formación de opinión* de las masas.

Tenebroso como trágico, diría, porque si la gente termina votando en contra de sus propios intereses, ésto es mérito precisamente de los mercenarios de la comunicación, al servicio de nuestros verdugos.

Verdaderos delincuentes de guante blanco, que no hacen nada si no hay dinero de por medio y que obviamente, reciben sendos beneficios por sus servicios prestados, léase renovación casi eterna de las licencias de los medios privatizados y que son frecuencias que nos pertenecen a *todos los ciudadanos*, las radiales y televisivas, permisividad a la hora de que un medio se vuelva monopólico e incluso adicione otros emprendimientos que nada tienen que ver con la comunicación.

Condonación o extinción de deudas contraídas por los consorcios mediáticos con el Estado, y demás *beneficencias* que no son más que corrupción, la peor de todas, mucho más que un político ladrón, porque estamos hablando de la *manipulación social* que lleva a la sociedad a suicidarse electoral, política, y económicamente.

Ésta ruina generada en apenas casi 4 años con un país que estaba des-endeudado y ahora debe la catastrófica suma de 100 MIL MILLONES DE DÓLARES...que no están...ni han sido inyectados en la rueda que mueve a la ecnomía y la producción de un país..., responde a quienes inocentemente se preguntan..a quién benefició ésta estafa mediático-política..

Habría que ir a preguntarle a quienes apoyaron y aún siguen apoyando éste formato o engendro nefasto ¿porqué lo hicieron y siguen haciendo?.
Y no sólo hablo de *Comunicadores estrella* sino también de mucho mediopelo que abunda en la red manipulando el razonamiento de los lectores.

Los *Panelistas*, otra forma hábil que tienen los medios para hacerle creer a la gente que esa experticia garantiza los argumentos...;



-*Me parece terrible que se use la Feria del Libro, con la fama internacional que tiene, para hacer campaña política.
Es nefasto.
Incluso se va a prohibir la entrada a la gente que quiera ingresar.
Que Cristina lo haga en otro lado, en un estadio de fútbol, no en un templo del conocimiento.
La cultura hay que preservarla.
Es el último recinto que nos queda, que no nos lo manchen*.

Con estas palabras, la española Pilar Rahola mostró su desagrado ante la participación de Cristina Kirchner en la Feria del Libro, donde su libro *Sinceramente* está batiendo records de venta.
Rahola hizo sus comentarios contra del uso político de la Feria, no en un programa de TV o en un foro político…sino en la mismísima Feria.

Autora de libros como *La República Islámica de Irán*, *A favor de Israel* y *Atrapados en la discordia*:
conversaciones sobre el conflicto Israel-Palestina, Rahola detentó durante años títulos académicos que nunca tuvo.
Por más de una década se presentó como *doctora en Filología Hispánica* y también en *Filología Catalana por la Universidad de Barcelona*.

O sea que decía tener dos doctorados.
Al menos eso aseguraba en su página web en castellano.
Pero si se veía la misma web en catalán, no era doctora, sino licenciada, según hizo notar un usuario de Twitter en 2014.

Habitué de los programas políticos, crítica a ultranza del populismo, defensora acérrima del Estado de Israel, Rahola es autora de varios libros y fue diputada del parlamento español entre 1993 y 2000.
Primero, por Esquerra Republicana de Catalunya, y luego por el Partit per la Independència.
También fue vicealcaldesa de Barcelona.

Más cerca en el tiempo, fue integrante del Consejo Asesor para la Transición Nacional, un órgano político destinado a gestionar la independencia catalana.
O sea que una crítica del populismo ha representado al independentismo catalán, munido de un nacionalismo propio del populismo que detesta.

Rahola aseguró que en realidad es licenciada en Filología, y que el doctorado se lo había dado la Universidad de Chile.
Pero no era así.

El doctorado por su defensa de la libertad es en realidad de la UNIACC, una pequeña institución privada que la Comisión Nacional de Acreditación de Chile *no reconoce para expedir títulos*.

Durante años fue presentada como doctora en Filología y nunca corrigió el error.
Incluso llegó a figurar en inglés en un libro suyo como *PhD in Spanish and Catalan Philology*.
Y llegó a nombrársela como *doctora en Filosofía =sic= hispánica y catalana*.

¿Cuál fue la explicación que dio?;

*Es muy sudamericano, dicen doctora para todo*, se justificó sobre sus menciones permanentes como doctora.

En su momento, Rahola manifestó, respecto del cambio en su web en catalán, que *mi secretario lo debió ver, pidió que lo sacaran, y no debió ver el inglés y el francés.
Y yo no me había enterado ni de lo uno ni de lo otro*.



Solemos oir o leer sobre *la opinión publica*, que es la opinión de los habitantes de un país, ciudad, barrio, y es la que en realidad traza el destino o camino a seguir del país, tanto en lo referente a *lo nacional* como a *lo internacional*.
Ésta *opinión pública* se alimenta con las *noticias*, las *opiniones* y los *datos* que recibe de los medios de comunicación.

¿Ofrecen éstos medios una orientacion adecuada?
¿Suministran los medios todos los ángulos de las cuestiones, para que a la hora de votar, aprobar o desaprobar una ley, el ciudadano lo emita correctamente?

La mayoria de los *voceros* son periodistas profesionales especializados pero son voceros *de otros*.
Su pensamiento *personal* no cuenta, ellos deben convencer a la opinión pública de lo que desean sus *jefes* sin importar el daño que esto pueda ocasionar.

Aunque oficialmente no son voceros permanentes de ningún funcionario o ejecutivo, los periodistas *mercenarios* siempre escriben o hablan en favor de campañas desarrolladas por alguna que otra organización económica o política que les paga su salario, vía el *dueño* del medio de comunicación, quien recibe a su vez su ganancia supeditada a las empresas que mantienen su negocio.

Pero el que verdaderamente informa la noticia sin cambiar los hechos en favor de algún grupo político o económico, el honesto, el que al opinar brinda los pro y los contra de cualquier ley o medida que está en la picota, orienta, de acuerdo a su sincero razonamiento sobre los problemas sociales.

Éste comunicador, es sin dudas el que mejor duerme de todos ellos.



Por eso...;



Fuerte abrazo.

Gilgamesh***

Fuentes;
-elsaltodiario
-canarias-semanal
-pagina12

5 comentarios :

LEHAIM dijo...

Plus One.

Mario dijo...

+1

El diputado Fernandez Noroña acaba de publicar esto.

Me han bloqueado la cuenta de Twitter. He recibido un sin número de llamadas insultantes, amenazas de muerte y manifestaciones de odio feroz. Compartí en la Red unos cuantos teléfonos con esos mensajes y Twitter suspendió mi cuenta. A pesar de que en la propia Red dieron a conocer mi teléfono para que se me hostilizara. Por ello, mañana, a las 11 de la mañana, realizaré una protesta en las oficinas de Twitter en Montes Urales 424. La censura en Twitter alcanzado niveles francamente monstruosos.

Sigue la represión y es apenas el inicio amigo...

Saludos

Águila Solitaria dijo...

JAU MIAUUU,SI GILGA,ERES UN OBSERVADOR MUY AGUDO MUY AFINADO Y CON EL AMPLI SIEMPRE ENCENDIDO PARA SI ES PRECISO PEGAR UN BUEN GUITARRAZO JAJA MARIOOO HERMANO TE MANDO UN SUPER ABRAZO ESCUCHA EL RESISTIRE DE BARON ROJO PARA EL POWER Y RESISTIR A LOS VIRUS JEJE.PRIMERA LEY Y REGLA DEL MANUAL DEL CONTUBERNISTA Y TIRANO:DIVIDELOS,ENFRENTALOS, SOBORNALOS.DE LOS MEDIOS MEJOR NI HABLAR POR QUE SON MAS DE LO MAS CADA UNO VENDE SU COLOR Y SU MOTO,Y TODOS ESTAN EN EL CONTUBERNIO,PRECISAMENTE ESTE INVIERNO QUISIERON ENTREVISTARME,Y LES DIJE QUE PRIMERO LEYERAN MI LINEA EDITORIAL,Y JUSTO LES HABIA DADO CAÑA A LOS PERIODISTAS DIAS ANTES JAJA NI VOLVIO A LLAMAR.TODOS AUN NO COMPARTIENDO LA LINEA EDITORIAL DE SU EMPRESA O EMPORIO,ACEPTAN,CLAUDICAN,Y SON SUSMISOS A LA LEY DEL DIRECTOR,Y LA NOMINA ES LA NOMINA,LOS IDEALES PARA EL POSTUREO PERO CALLO,Y COBRO EL MES.COMO LO VES GILGAMES JAJA SALUD Y ANIMO.YO VOY A POR EL SEXTO MES SIN RADIO Y MI SALUD NO PARA DE MEJORAR,LA TV,LA RADIO,Y LOS PERIODICOS SON MUY MUY NOCIVOS Y HASTA DAÑINOS.

Gilgamesh dijo...


LEHAIM;
gracias Bro.


Mario;
a visto..je..sin dudas lo que denuncia Noroña tiene y mucho que ver con los Servicios de Inteligencia, aquí pasó algo similar el Jueves con los miembros de la Corte Suprema ante un fallo judicial, de inmediato éstos Jueces comenzaron a advertir que en redes sociales habían múltiples publicaciones de sus teléfonos, domicilios, etc...una *apretada* como decimos aquí. Buen dato Mario, gracias, hay mucho poder en juego y AMLO va a tener que aguzar el ingenio porque lo van a querer voltear a como dé lugar. Abrazo.

Gilgamesh dijo...


Águila Solitaria;
hola amigo!! vaya incidente ese con los *medios de confusión*, hiciste muy bien en echarles desinfectante, están muy inquietos Bro, hay una sensación de que el poder se les escapa de las manos, el desprestigio ante los ojos de la sociedad crece. Ojalá mucha gente tome nota de todo ésto.
Felicitaciones por esa vacación informativa, jeje...no tengo dudas que estarás cada vez mejor.
Fuerte abrazo, ¡gracias!