viernes, 25 de abril de 2014

* Hans Jonas; Gnosis *

***Linda noche de Viernes para todos.

Les presento apenas una parte del libro magistral escrito por el erudito académico más respetado y reconocido en el gnosticismo, el filósofo Hans Jonas, publicado en *La Enciclopedia de la Filosofía*. 
En éste apartado, Jonas explica al gnostiscismo, cómo fuimos insertados y cómo vamos a salir.

El universo material, el dominio de los arcontes, es como una gran prisión, cuya mazmorra más interna es la tierra, la escena de la vida del hombre. Alrededor y por encima de ella, las esferas cósmicas se extendieron como conchas de cerramiento concéntrico. Su número es por lo general de siete, con una octava que las rodea y que no pertenece a la esfera arcóntica, pero es intermedio entre el cosmos y el mundo superior del Pleroma. =cabe aclarar que el Pleroma en la Gnosis, es la zona donde residen los Eones puros creados por el Creador Absoluto=. Hubo, sin embargo, una tendencia a multiplicar las estructuras y para que el plan fuera cada vez más extenso. Basílides ha contado no menos de 365 cielos. El significado religioso de esta arquitectura cósmica reside en la idea de que todo lo que se interpone entre aquí y el allá, sirve para separar al hombre del Creador Supremo, no sólo por la distancia espacial, sino por la fuerza demoníaca activa. 

Así, la inmensidad y la multiplicidad del sistema cósmico expresan el grado en el cual el hombre se retira y queda muy lejos del Padre.
Las esferas son los asientos de los arcontes, cuyo conjunto es de siete, son los dioses planetarios del panteón babilónico, que ahora se llaman de manera significativa con sinónimos para el Dios hebreo, otro signo de la degradación de este último. Los arcontes gobiernan colectivamente al mundo que ellos =o su señor= hicieron, y cada uno individualmente en su esfera es un guardián de la cárcel cósmica. Su gobierno mundial tiránico, llamado Fate =heimarméne=, es físicamente la ley natural, la ley moral de la justicia, como se ejemplifica en la ley Moasica, que se emite desde el Demiurgo o los ángeles que le sirven y con su amenaza de castigo, tiene como objetivo la esclavitud del hombre através de la necesidad. Como guardián de su esfera, cada arconte prohíbe el paso a las almas que tratan de ascender después de la muerte, con el fin de evitar su escape del mundo y su vuelta al Supremo.



El hombre, objeto principal de estas vastas disposiciones, se compone de carne, alma y espíritu. Reducido a principios finales, su origen es doble: mundano y extramundano. Tanto el cuerpo como el alma son el producto de los poderes cósmicos, que dieron forma al cuerpo en la imagen de lo divino y animaban con sus propias fuerzas psíquicas: los apetitos y las pasiones del hombre natural, cada una derivada de y corresponde a una de las esferas cósmicas, y todos juntos hacen el alma astral del hombre, su psiquis. A través de su cuerpo y su alma el hombre es una parte del mundo y se somete al reino del Demiurgo. Encerrado en el alma, está el espíritu o pneuma =también llamada chispa=, una parte de la sustancia divina de más allá que ha caído en el mundo; los arcontes crearon al hombre con el expreso propósito de mantenerlo cautivo aquí. 
Por lo tanto, como en el macrocosmos el hombre está rodeado por las siete esferas, por lo que en el microcosmos humano el pneuma está rodeado por las siete vestiduras del alma que dimanan del mismo. 

Estas envolturas psíquicas se consideran deficiencias y son las cadenas del espíritu transmundano, y su encarnación en el cuerpo material exterior simplemente una compleja prisión. La constitución humana resultante es pues, comparable a una cebolla con muchas capas, en el modelo del propio cosmos, pero con el orden invertido; lo que es más externo y lo más alto en el cosmos es más interior en el hombre, y el estrato más interno el orden cósmico, la Tierra, es la prenda del cuerpo exterior del hombre. Sólo el hombre más interno o pneuma es el verdadero hombre, y él no es de este mundo, ya que su origen es externo al cosmos como un todo. En su estado no redimido, el espíritu está tan lejos de su fuente que se sumerge en el alma y la carne, es inconsciente de sí mismo, está entumecido, dormido o intoxicado por el veneno del mundo, en pocas palabras, es un ignorante. Su despertar y su liberación se efectúan a través del conocimiento.



La naturaleza del dualismo gnóstico determina el concepto general de la salvación, y las estratificaciones del cosmos y el hombre condicionan sus detalles. Su premisa básica es que el Creador Absoluto trascendente es tan ajeno a este mundo como el propio pneuma que está en medio de él. El objetivo de la lucha gnóstica es la liberación del hombre interior de las ataduras del mundo para su regreso a su reino nativo de la luz. La condición necesaria para ello es que él sepa sobre el transmundano Dios y de sí mismo, es decir, acerca de su origen divino, así como su situación actual y, por lo tanto, también sobre la naturaleza del mundo que determina su situación. Tal conocimiento lucha contra la ignorancia que es la esencia de la existencia mundana, como lo fue en el principio del mundo. 

En particular, el Veradero Dios Trascendente es desconocido en el mundo y no puede ser descubierto en él, por lo tanto, es necesaria la revelación. La necesidad de que la revelación sea inherente a la condición intracósmica y su presencia, altera esta condición en su relación decisiva, la de la ignorancia. El apocalipsis o la llamada, es pues, una parte de la salvación. Su portador es un mensajero del mundo de la luz que penetra las barreras de las esferas, se burla de los arcontes, despierta al espíritu de su sueño terrenal, y le imparte el conocimiento de la salvación desde fuera. La misión de este salvador trascendente comienza incluso antes de la creación del mundo, desde la caída del elemento divino que precedió a la creación y la redención arquetípica tiene lugar precisamente en la etapa precósmica.



Es el carácter incompleto de esta restauración inicial, ya sea de Sofía o del Hombre Primordial, que lleva a la génesis del mundo y a la prolongación del proceso a lo largo de su historia. El hecho de que en el desempeño de su tarea, el mensajero eterno debe asumir por sí mismo la suerte de su encarnación y el exilio cósmico, y además que es en un sentido idéntico a los que se llama *las partes perdidas de su ser divino*, que dan lugar a la idea del movimiento del *salvador salvado* =salvator Salvandus=.
El conocimiento revelado por los mensajeros, comprende todo el contenido del mito gnóstico, con todo lo que tiene que enseñarnos sobre Dios, el hombre y el mundo, incluyendo la historia de los comienzos que solo ofrece la clave para los secretos de la existencia, es decir, la revelación contiene los elementos de un sistema teórico.

En el aspecto práctico, sin embargo, es más particular con *el conocimiento*, la manera en que se abre el camino del alma fuera del mundo y que comprende las preparaciones sacramentales y mágicas para su futuro ascenso y los nombres secretos y fórmulas que fuerzan el paso a través de cada esfera . Equipada con esta gnosis, el alma después de la muerte viaja hacia arriba, dejando atrás a cada esfera y las vestiduras psíquicas aportadas por esa esfera; así el espíritu, despojado de todas las acumulaciones exteriores, llega al Padre Absoluto más allá del mundo y se reúne con la sustancia divina. En la escala del drama divino total, el ascenso individual es parte de la restauración de la propia totalidad de la deidad, alterada por los acontecimientos del principio. Con la realización de esta reunión indefectible entre espíritu y Pleroma, el cosmos, privado de sus elementos de luz, llegará a su fin.


Las esferas...todo es esférico amigos, si aplicamos la norma de *como es arriba es abajo*, no tenemos más que mirar al cielo y ver esferas, estrellas planetas, soles, galaxias. Si las esferas son lo que prima nosotros somos esferas, y realmente como una cebolla, nuestro espíritu está encarcelado por capas esféricas. Gran artimaña de quien quiso imitar al Creador Supremo. Es decir que estamos encarcelados primero, por esferas que rodean nuestro cuerpo, después, vivimos en una esfera llamada Tierra, fuera de ella hay más esferas, en fin..una multiplicidad de cárceles muy bien programadas para que nuestro escape sea un imposible. 

Pero la noción de *imposible* sólo es concebida de un ser que lamentablemente surge del error de un Eón, Sofía, quien intentó agradar al Padre y se puso a crear sin las normas divinas. El resultado, un ser digno de su condición incompleta, el Demiurgo. Todo lo creado por él es fruto de un error, nosotros somos un error. Es decir, éste paquete que somos compuesto de cuerpo-alma-espíritu. La habilidad de éste Eón imperfecto ha sido crear una cárcel poderosa para retener nuestra escencia y así, poseer un reino a su medida, la de un ignorante creado por error que creyó ser el Absoluto. Pero a pesar de ésta pseudo-realidad condenatoria, hay salida.
El concepto que tenemos implantado de que es imposible salir del dominio del Demiurgo es precisamente la técnica de la virtualidad, la imitación, que es vulnerable por ser imperfecta.
La Gnosis viene a revelarnos de la mano de Cristo quienes somos, cuál es nuestro orígen y cómo podemos romper el hechizo poderoso.


Aunque les parezca algo simple e insignificante, desde el momento en que se nos revela todo ésto y lo conocemos, las capas carceleras comienzan a desvanecesrse.
Después, con el razonamiento del conocimiento el trabajo es arduo, para nada fácil ya que el poder de las distintas cárceles de nuestro espíritu han sido pregeniadas =nada más y nada menos que= por un poderoso Eón. Pero cuando tomamos el conocimiento sabemos que por encima del gran carcelero habían Eones superiores que fueron emanaciones del Absoluto, el miedo se desintegra y podemos comenzar a ver la luz que mora en nuestro interior, el gen indestructible que yace dormido en estado de ignorancia esperando que el conocimiento lo despierte. 

Cuando el espíritu empieza a recibir el mensaje que le enviamos él emerge como lo que era, es y será, la partícula Superior que fué creada en estado puro antes de que luego, fuera encerrada por una creación inferior atrofiada. Si lo pensamos desde el concepto demiúrgico, nuestro espíritu está en desventaja, y es clara la trampa, miles de años de girar el mundo y parece que nada cambia. Si lo vemos desde la mirada Superior, los tiempos no son nada para el Padre Absoluto pues el tiempo para Él no existe.
Nuestra evolución necesitó de tiempo para que la luz comenzara a emerger victoriosa, y está emergiendo aunque el sistema que manejan los arcontes haga lo posible para que no veamos la luz.

El análisis de Jonas es claro, una vez que se llega al conocimiento ya nada es igual, el espíritu despierto ya no es un elemento manipulado por el alma y la carne, sino que toma el lugar que le corresponde y guía a los dos anteriores, el ser mortal vive y se prepara para que cuando le toque transmutar, su viaje atraviese todas las esferas carcelarias, ninguna de ellas ni los que las administran tienen ya el poder de detenernos, porque las esferas y sus arcontes no pueden contra lo superior cuando se les descubre, miran impávidas como la luz regresa a la luz, al Pleroma, al orígen. Esa es la explicación al porqué la humanidad ha sido manipulada con engaños y virtualidades, con historias trastocadas, porque si un día los espíritus despiertan y salen de las sucesivas cárceles, el mundo material del Demiurgo se queda vacío, y sin entes su reino no tiene sentido. 

Ese es el destino, es tiempo, no es intromisión violenta através de apocalipsis o profecías autocumplidas. Cuando nacemos y nuestro espíritu mora en la carne y el alma comienza nuestra profecía, nuestro apocalipsis es lidiar contra éste mundo en el cual fuimos insertados por el poder de un error, que aún siendo error, nunca se nos dejó librados al eterno terror de lo ignominioso.
Tal vez la indignación que nos nace ante tanta maldad e injusticia es el inicio de un tiempo, que no sabe de mediciones humanas sino precisamente de quien no tiene tiempo pues el tiempo no existe para Él.
Los relojes, los calendarios, las edades, son creaciones imperfectas puestas adrede por alguien que jamás pudo si quiera igualar a quien quiso imitar...el tiempo tal como lo concebimos es el tiempo virtual, que para nuestro Padre Supremo no existe. Somos de ese tiempo, no de éste, no somos del tiempo de la carne que dura decenas de años y fenece, somos espíritu, somos eternos, somos una emanación esencialmente del Padre Eterno y como tales, la muerte para nosotros debe ser tan sólo un segundo de lo que realmente somos, eternidad, totalidad, pureza.

Gilgamesh***

9 comentarios :

Luis Miguel Gutierrez dijo...

Hola, Sr. Gilgamesh, saludos desde Madrid.

Como parece que estamos tratando las mismas cuestiones, vamos a poner una referencia y enlace a éste artículo tuyo.

Saludos. http://agoralibre.wordpress.com/

Esther dijo...

Gracias compañero Gilga por tu dedicación. Son tiempos perros que dicen,siento incertidumbre,no veo salida...Sé que no es a mí únicamente que me asolan estos días,eso aunque parece un consuelo de tontos al menos te quita sensación de culpa. Tiempos rebueltos,olla a presión,contención...Un abrazo de corazón.

alquimista dijo...

vamos por parte la verdad absoluta existe en el espíritu, los sentidos son una trampa para el despertar la mente la carne es una cárcel laberinto seria mi conclusión personal.... la intuición, ese algo que te predice algunas cosas de la vida es lo que dicta el camino? todo esto me recuerda la letra de una canción :) después la paso

alquimista dijo...

POR NACER ALMAFUERTE
Por nacer, en este suelo.
Hice un pacto yo con Dios
o tal vez fue con el diablo,
no lo sé.
Solo recuerdo el mandato decidor,
de no callar lo que tanto se calló.

Después, parece no importarle.
A quién, parece no sentir.
Tal vez, porque guardando el pan.
Se cree, dueño del buen vivir.

Pobre de él.
El orejero cipayo del patrón.
De quien decreto o palazo manda
sean ley.
Por mantener a resguardo el botín,
de los que matan con hambre
a la nación.

Donde yo, soñando estoy morir.
Como quién soñando está crecer.

Después, parece no importarle.
A quién, parece no sentir.
Tal vez, prefiere olvidar,
por bien de su propio existir

SOLO LO MANDO PARA COMPARTIR LA LETRA BUEN FIN DE SEMANA

Franliz liz dijo...

Gilgamesh. acabo de llegar aquí como particula.

Gilgamesh dijo...


Luis Miguel; muy amable, muchas gracias, podés hacer uso sin ningún problema cuando así lo estimes. Abrazo.

Esther; son tiempos duros amiga, tal vez nunca dejaron de serlo..jeje, pero a no decaer, no debemos ni podemos caer, en todo caso permitirnos un poquito de dolor, pero para que nos dé la fuerza necesaria de no permitirlo para nadie. Abrazo y muchas gracias.

alquimista; es el Espíritu quien habla con la Verdad, correcto, lo tenemos, y si estuviera dentro nuestro está para algo, para comunicarse con nosotros, ¿cómo entonces? los sentidos son una trampa en la medida de que los dejemos distorsionar el diálogo, la intuición no es la única vía, sino una de tantas. Los sentidos reaccionan al estímulo externo, cómo los estimulamos dependerá de cómo reaccionen, Si estimulamos los sentidos a través del conocimiento los estamos subordinando al Espíritu.El conocimiento no es ninguna licenciatura en particular ni título académico, es incorporar a nuestra razón información que yace dormida adrede cuando privilegiamos la des-información o el pasatismo idiota que no edifica en absoluto al conocimiento para subordinar a nuestros sentidos. Al menos lo veo de esa forma. Excelente Almafuerte. Gracias.

Gilgamesh dijo...


Franliz; bienvenido/a, si debo tomar tu ingreso como partícula como algo bueno y positivo me alegro por vos, esa es la idea, compartir sin imponer ni agredir, y si estamos de acuerdo mejor aún. Abrazo.

lilian dijo...

Ay Gilga!! No me das tiempo a nada... Acabo de terminar de leer el analisis que me recomendaste (sobre Mateo)Y habia conseguido terminar de leer el evangelio de la Verdad (pero eso no es facil, y aqui ando debatiendome para comprender que son los eones y el Pleorama ufff... complejo...)
A mi me parece que seria interesante encontrar un grupo de lectura con gente seria... Tal vez encuentre a algun grupo por aqui...

En fin... y ahora que venia a agradecerte tu sugerencia me encuentro con otro post tuyo. Asi que ahi voy... a seguir leyendo... jajaja...

Un cariño

Gilgamesh dijo...


lilian; curioso es que quien tiene tiempo para cuestionar, no tenga tiempo para informarse antes de cuestionar..jeje. Leer y estudiar algunas cosas no resulta fácil, muy cierto, entonces...¿porqué resulta más fácil cuestionar sin haber estudiado?..jaja, A ver..más allá de nuestra imposibilidad de dedicar tiempo a aprender cosas complicadas, contamos con recursos que ayudan a desasnarnos ¿sí o no?, bien, entonces, si usamos Google para buscar cualquier cosa o nos metemos en las redes sociales ¿porqué no cuando no encontramos una respuesta difícil?. Consejo práctico;
buscar en wikipedia Pleroma y Eón. ¿no es posible antes que necesitar que alguien te lo explique?, Ah...y eso de; *seria interesante encontrar un grupo de lectura con gente seria... *...jeje...en el fondo esconde un desprecio hacia mi persona que me hace pensar que aquél hacker despiadado en realidad...nunca existió. Yo te recomendaría como buen amigo= aunque yo no sea serio para vos= que dejes de leerme, y busques personas serias. Cuando las encuentres regreses y me enseñes vos a mí, y cuando eso suceda, te cedo el blog para que nos enseñes a todos, sería una buena forma de educar con el ejemplo. Pero si hasta me parece estar parado en la estación Tronador esperando que llegue mi maestra...no me hagas caso, debe ser un sueño tonto que alguna vez tuve...Abrazo.