martes, 14 de febrero de 2017

* Buscando el Conocimiento-parte 3 *

***Bella noche de Valentín para todos.

Prometo ésta noche no extenderme tanto =jeje= y les dejaré dos conceptos sobre el demiurgo abordados desde la Filosofía.
Les pido encarecidamente que mastiquen el abordaje de los dos conceptos, y sólo les digo que adviertan cómo nada dicen del NH, y se han quedado sólo con lo aprendido en la Universidad que les enseñó la Filosofía, adviertan que admiten que el demiurgo creó a partir de la materia que ya existía, pero se revelan como incapaces de explicar filosóficamente de dónde salió esa materia pre-demiurgo, quién la creó, qué había antes, y también adviertan que hablan de *las ideas* sin alcanzar a explicar de dónde le vinieron al demiurgo puesto que aducen que las tomó, y con la palabra *idea* califican a *eso* que estaba antes que el demiurgo y no explican.

Por favor lean éstos dos textos y analícenlos desde el NH, se darán cuenta solos, de que la Filosofía se quedó en pañales o...¿no saben que existe el NH? pues dificulto que una persona formada en la Filosofía desconozca al NH, en todo caso...serán funcionales, tal como apreciarán en los dos textos cuando reconocen que el demiurgo imitó, pero que igualmente....es bueno...porque ordenó el caos..

En el segundo texto de análisis, que pertenece a otra fuente me parece un tanto más jugado, al menos cuestiona, pero aún así cuando llega al final, después de su análisis parece darse cuenta de que Platón no logró respuesta para eso anterior al demiurgo y al cual llaman *Teoría de las ideas*, y seguramente para un Filósofo darse cuenta en voz alta de que Platón no tuvo respuesta, le hace luego suponer que Platón sí la tenía...
Pues no la tenía porque la única respuesta que ningún humano dió, está en el NH, pero como decía en el post anterior, fuera o no Cristo quien dió la respuesta, quedará como una cuestión de Fé, así es como dan por cerrada la cuestión, que como siempre conviene..., cada uno hallará *su propia respuesta*.

Una pena realmente que a todo lo que los Filósofos actuales saben, no hayan podido o querido...anexarle un profundo análisis sobre el NH, porque tiene que ver con la carrera que han estudiado y bien podría ser esa parte que Platón nunca alcanzó a descubrir, ¿porqué será? ¿porque uno de los padres de la Filosofía no era tan sabio como creían?, ¿porque derribaría toda forma de pensamiento ya establecida?, no lo sabemos, porque un Filósofo tiene la enorme capacidad precisamente de *analizar-razonar-pensar*, y que no lo hayan hecho sobre el NH es realmente ....curioso...

Primer enfoque;

-En la lengua griega antigua, un demiurgo era todo aquel que se dedicaba a los trabajos propios de los pueblos, desde los artesanos a los herreros. No en vano el propio vocablo *demiurgo* procede de démos y érgon, respectivamente, pueblo y creador. Así, quien produjera algo, creándolo a partir de un caos, como hace el artesano que construye una vasija a partir de un montón informe de barro, es por definición un demiurgo.
Platón hizo uso de este término para aplicarlo al mayor de todos los hacedores, al artífice del Universo que conocemos, y aparece en su Timeo, obra ambiciosa y capital en la que analiza el origen del Cosmos, la naturaleza de la materia que lo compone y la propia naturaleza del ser humano.

Pero el demiurgo no es un creador en el sentido tradicional o como lo entendemos ahora: no es él quien crea el mismo universo, porque carece de esta capacidad. Es, más bien, el que permite ordenarlo, darle forma tras el caos inicial. Por ello la expresión *demiurgo* es perfecta para describirlo: al igual que un artesano no crea los componentes con que construirá sus obras, sino que únicamente los mezcla y los acomoda para su mejor finalidad, el demiurgo sólo utiliza los materiales que ya existen en el cosmos para edificarlo con arreglo a las ideas.

Como estas, además de eternas son bellas =puesto que si un autor concreta su interés en lo inmutable como modelo, su resultado creará belleza, según la premisa de Platón=, tenemos en el principio dos elementos básicos: el modelo, que representan las ideas, y la copia del modelo; el primero siempre existe, pero jamás nace o muere, mientras que el segundo jamás existe en realidad, aun cuando nazca y muera. Desde luego, la copia del modelo abarca el mundo sensible, los materiales físicos =que pueden transmutarse unos en otros, y que en el principio eran únicamente cualidades= y el espacio donde están contenidos. Por esto, para Platón, dicho mundo no existe, no es real, dado que sólo las ideas poseen entidad verdadera.

Partiendo de las cualidades, el demiurgo las modifica hasta construir los elementos fundamentales =recordemos, los cuatro de Empédocles: aire, agua, tierra y fuego=, los cuales serán los ladrillos con los que el demiurgo, a copia del mundo de las ideas, construirá los modelos de todo lo que vemos. A continuación, el demiurgo prosigue su trabajo hacedor imprimiendo un alma en el mundo, el animamundi, que contiene una combinación de lo propiamente eterno e ideal =el concepto de identidad= y de lo propiamente sensible y mundano =la noción de diferencia=



Pero si únicamente efectuara el demiurgo una acción de copia inexacta de las cualidades materiales y sensibles, el mundo no tendría sentido; se requiere de un patrón temporal que permita una secuencia inteligible de lo acontecido. Por ello, el demiurgo se esfuerza en copiar la eternidad propia del reino de las ideas y fabrica, así, el tiempo. De ahí la importancia capital del demiurgo en su erradicación del caos reinante.

El concepto de demiurgo en Platón puede verse como sólo un artificio, un conveniente instrumento que permite la compresión del universo; Aristóteles ya dijo que era únicamente *una metáfora poética*. En todo caso, han sido muchísimas las interpretaciones que esta doctrina platónica ha causado. Citamos las palabras de Ferrater Mora, que expone una completa lista de ellas: *La narración de la producción del mundo por el demiurgo debe ser tomada *en serio*, como una descripción lo más literal posible, aunque empleando forzosamente un lenguaje figurado, del origen del universo.

Es una narración que debe ser interpretada como un simple *mito verosímil*. La doctrina del demiurgo es accesible a todos, porque todos conocen al hacedor del mundo de alguna manera. Se trata de una doctrina esotérica, comunicable solamente a unos pocos. El demiurgo y Dios son lo mismo, habiendo, por lo tanto, en Platón una doctrina monoteísta, ocultada solamente por su sumisión al lenguaje ordinario que le hace hablar también de los dioses, en plural, y aun de una subordinación de estos dioses al demiurgo.

El demiurgo es *solamente* un dios entre otros, si bien es el dios supremo y el *padre* de todos ellos. El demiurgo crea verdaderamente el mundo, pues el devenir no tiene existencia ontológica independiente y ha surgido como consecuencia de la actividad demiúrgica. El demiurgo se limita a combinar elementos preexistentes, al modo del artífice. El demiurgo hace *libremente* el mundo. El demiurgo no hace sino *lo que debe ser*. El demiurgo es un objeto de adoración religiosa. El demiurgo es un objeto de especulación filosófica*.

Sea cual sea la forma en que entendamos el demiurgo, cabe diferenciarlo de un creador al estilo cristiano, como a veces se quiere hacer creer. Forzar una analogía entre Platón y nociones pre-cristianas es llevar demasiado lejos las cosas, como señala el propio Ferrater Mora.

En resumen, el demiurgo ensambla el universo de la forma más bella y perfecta posible, y para ello le proporciona alma y razón. El producto es un cosmos vivo dotado de ambas cualidades, de las que participa también el hombre. Alma y razón, o si se quiere, espíritu e inteligencia, imbuidas en nosotros y en este vasto Universo gracias al deseo de bondad y perfección del demiurgo, nuestro hacedor.

Segundo enfoque;

Una vez expuesta la Teoría de las Ideas, y teniendo ya separados netamente los ámbitos inteligible y sensible, cabe preguntarse: ¿Cómo surge esa copia imperfecta del ámbito inteligible que es el ámbito sensible? Y lo que es casi más importante ¿Por qué surge dicho ámbito si en todo es inferior a aquel del que es copiado?

Resumamos la respuesta platónica a propósito de tales cuestiones:

1- Al principio de los tiempos y desde toda la eternidad existían el ámbito inteligible =mundo de las Ideas=, la materia informe =sumida en el caos= y el Demiurgo =moldeador del Universo material a partir de la materia informe preexistente=

2- El Demiurgo se apiada de la materia informe y caótica y la moldea a imagen y semejanza de las Ideas perfectas e inmutables del ámbito inteligible. Que el Demiurgo se apiade del caos material inicial introduce una motivación moral en la creación del Universo físico: es la bondad del hacedor la que le empuja a actuar y crear el ámbito sensible

3- Debido a que la copia siempre es más imperfecta que el original, las cosas físicas, que son copias de las Ideas que sirven como modelo de aquellas, son imperfectas, mutables, corruptibles, temporales... =el tiempo en sí no es más que la copia imperfecta de la eternidad, lo cual no deja de ser un concepto interesante y curioso=

4- Aunque la copia en sí misma sea imperfecta, el Demiurgo trata de hacerla lo más parecida posible a su modelo arquetípico =la realidad inteligible, la Idea= y por ello la materia pasa de ser un caos informe a estar dotada de alma y racionalidad, aunque de forma limitada. Por eso el ámbito sensible tiene coherencia =aunque no se corresponda con la Verdad absoluta que pertenece al ámbito inteligible=: si el Demiurgo se hubiese limitado a hacer una copia absolutamente imperfecta de todo, el mundo físico sería un caos ininteligible =que la copia sea más imperfecta que el original no implica que sea imperfecta en todo su ser=.

Etimológicamente, *demiurgo* proviene de *demos*, pueblo, y *érgon*, creador, de manera que el término designaba originalmente al artesano, al hombre del pueblo que fabricaba lo que fuese a partir de una materia prima dada. Platón hablaría de su Demiurgo como creador de los creadores, moldeador de los moldeadores que con la materia primigenia dio forma todo el Universo y toda la teoría cosmológica platónica la desarrolla el filósofo en su obra *Timeo*.

La cuestión que se abre ahora delante de nuestras narices es bastante espinosa.
Pensemos en las preguntas planteadas al principio para no perdernos y en las respuestas dadas por Platón con su teoría del Demiurgo:

a- ¿Cómo surge el ámbito sensible =o Universo físico si lo preferimos=? Podríamos decir que este interrogante queda contestado con el *mito del Demiurgo* antes descrito. No evaluamos aquí si la respuesta resulta satisfactoria o no desde un punto de vista racional o filosófico, sino si de algún modo Platón nos da una respuesta para dicho interrogante y ya vemos que sí lo hace.



b- ¿Por qué el Demiurgo crea el ámbito sensible? Está claro que el Demiurgo platónico no es el Dios cristiano. En el primer caso tenemos a una entidad moldeadora de una materia preexistente, mientras que en el segundo caso tenemos a un Creador desde la nada. Dios lo crea todo a partir de la nada, por eso es causa de todo lo existente.

El Demiurgo no crea las Ideas. De hecho, ni siquiera crea la materia, solo le da forma. Sin embargo, sí que parece haber una conexión innegable entre ambos seres supremos en la motivación que les conduce a la creación del Universo: el amor, la piedad, la compasión...

Llamémoslo cómo queramos, pero si de algún modo podemos responder al por qué de la creación del Universo físico existente, tanto desde la concepción platónica como desde la cristiana, es a través de esos conceptos. Platón cree que es la piedad que el Demiurgo siente hacia la materia informe y caótica lo que le lleva a moldearla dotándola de toda la perfección que le es posible. De este modo induce orden y finalidad a lo material. Dicho de otro modo: el Demiurgo está movido por el bien al dar forma al ámbito sensible/físico.

=Nota: esto seguirá a la perfección el guión marcado por su Teoría de las Ideas ya que, y esto lo entenderemos mejor cuando expiquemos la jerarquía existente en el ámbito inteligible en la entrada dedicada a la teoría del conocimiento platónica, para Platón es el Bien el principio de todas las demás Ideas y puesto que estas son el principio de las copias físicas presentes en el ámbito sensible, dicho Bien será la realidad suprema desde la que se crea todo. Tiene sentido por tanto que el propio Demiurgo tenga como modelo de todos los modelos del ámbito inteligible el Bien y que sea este el principio que le mueva a moldear el ámbito sensible=

Ahora bien ¿podemos sentirnos plenamente satisfechos con la respuesta platónica acerca del *por qué* surge el ámbito sensible o mundo físico =a partir de la copia del inteligible=? ¿No estamos aquí más cerca del mito que de la explicación racional filosófica? ¿Se trata su teoría cosmológica de un acto de fe, de fe racional o de una reflexión más dentro de su argumentación puramente filosófica? Aquí las opiniones se disparan. Ferrater Mora habla de más de diez interpretaciones posibles de la doctrina del Demiurgo que van desde la interpretación literal del mito, hasta la defensa del Demiurgo como objeto de especulación racional y filosófica.

Para muchos =entre los cuales me incluyo=, el Demiurgo es un ser intermedio entre ambos ámbitos que resulta sospechosamente conveniente para dar explicación a las incógnitas planteadas en la Teoría de las Ideas y que resultan de difícil resolución en términos filosofico-metafísicos =y que no son otras que, basicamente, las que venimos tratando de contestar desde el inicio de la presente entrada=. Mientras que hablar de Ideas y objetos sensibles resulta viable desde la razón por ser estos tangibles =los objetos son *perceptibles*= y aquellas inteligibles =las ideas son *pensables*=, sostener la existencia trascendental del Demiurgo depende irremediablemente de un cierto acto de fe =aunque sea de fe racional si se quiere=.

¿Qué cuenta podemos dar de la existencia de tal Demiurgo? ¿Cómo podemos estar seguros de sus motivaciones =que quedan explicadas también en el mito platónico=?
No parece que tengamos más fuente de confirmación de la veracidad del mito más que mostrar una creencia o fe en el mismo. Incluso el propio Platón se sincera en el Timeo a propósito de esta cuestión al afirmar lo intransmitible de este conocimiento =tal y como para cualquier creyente resulta imposible transmitir su fe con palabras=:

*¿Quién es, pues, el creador y padre de este universo? Difícil es encontrarle, y cuando se le ha encontrado, imposible hacer que la multitud le conozca*.

Con esto no quiero decir que Platón no encontrase argumentos para afirmar la existencia de tal ser y su manera de proceder: tiene que haber una causa que explique la existencia del Universo físico y su orden ya que todo parece tener una finalidad; pero no debemos confundir estos argumentos con pruebas existenciales. Que una respuesta tenga sentido en el conjunto de una teoría no prueba que esa respuesta o la propia teoría sean ciertas. El Demiurgo puede tener mucho sentido dentro del sistema filosófico platónico, pero no por ello queda demostrado que este exista.

Está claro que el problema de Platón es que, al separar tan radicalmente los ámbitos inteligible y sensible =lo que uno es, el otro no lo es y viceversa=, tiene que buscar un principio explicativo fuera de ellos que dé cuenta de cómo y por qué a partir del primero se produjo el segundo =ya que ambos no interactúan entre sí debido a que están en planos de existencia esencialmente distintos=. Ese principio explicativo es el Demiurgo que, como vemos, surge como exigencia racional para poder sostener su Teoría de las Ideas =que a su vez sostiene todo su sistema filosófico=. Pero ¿es esta exigencia suficiente motivo para afirmar la existencia de tal ser? Seguramente la respuesta dependerá del intérprete de la obra del filósofo ateniense. Que cada cual haga sus propias cábalas y se dé la respuesta que más le satisfaga.

Saquen ustedes sus conclusiones íntimas, sólo decirles que de ninguna manera critico a los Filósofos y mucho menos a la Filosofía, todo lo contrario, sin ella no entenderíamos casi nada de nada, pero sí destacar que probablemente no aborden al NH, porque quizás empequeñecería tanto a los antiguos Filósofos que habría de ser muy duro reconocerlo.

Pero Platón y sus predecesores deben ser admirados y debemos sentirnos agradecidos por lo que hicieron, es más, a mi criterio estaban a un paso... de lo que el NH reveló, lo cual nos manifiesta también el carácter extraordinario de ese libro, que tal vez por esa completitud nunca antes conocida, me re-afirma a creer que no procede de éste mundo...ni del universo material, y que al cotejarlo con la historia humana y del planeta, y lo que sabemos del cosmos.., cierra a la Perfección.

Gilgamesh***

Fuentes;
-apuntesdefilosofa
-filosofiaamano

3 comentarios :

Alejandro Arrabal Diaz dijo...

Lehaim HermanO.

Gracias por compartir estos comceptos.

.... el tiempo en sí no es más que la copia imperfecta de la eternidad.....

Siempre lo he sospechado....., y que gran verdad encierra.

Eternidad=No Tiempo....., nuestro origen y destino final.....

Fuerte apreton de manos.

LEHAIM.


eleritzo espaider dijo...

,,al puzle de los filósofos le faltan piezas..estas, se encuentran en el NH..con ellas,cambiaría hasta el color del resultado..el problema es que los filósofos oficiales, consideran al NH, un arma de destrucción masiva..igual que la religiones organizadas..
..sin embargo,las piezas que ellos no quieren utilizar,componen por si mismas,un ente mayor,un "significado" ..del cual,el resto de obra carece..
pd:..sobre el post anterior..hace algún tiempo,pensaba un poco en el tema de sobrevivientes..ahora,exceptuando tener a mano cosas imprescindibles..ya no me preocupo tanto...será que lo que aquí ocurra,no es lo verdaderamente importante..si no lo que tu hagas con lo que a ti te "ocurre"..Namaste.

Gilgamesh el inmortal dijo...


Alejandro y 2+;
muchas gracias.


Alejandro;
tal cual hermano..jeje, mira si analizar éstas cosas no nos abre la comprensión. Abrazo grande Lehaim.


eleritzo espaider;
jaja, *arma de destrucción masiva* así es Zito, tal cual. Y sobre lo de supervivencia y esas cosas así es también, me alegra mucho poder hechar algo más de luz compartiendo éstas cosas. Abrazo grande hermano.