viernes, 3 de febrero de 2017

* Chingadas *

***Feliz alfinViernes para todos.

La caja de Pandora Trump sigue sorprendiendo al mundo a medida que de ella van saliendo bellos regalos, especialmente para quienes pensaban que seguirían *mamando* de los senos neoliberales que tanto daño le han hecho a nuestras democracias;





Quienes se frotaban las manos a nivel mundial especulando con un nuevo sistema de *tratados* para continuar con el gran prostíbulo de la economía sometiendo al hombre, hoy no saben cómo van a sostener sus gobiernos USAdependientes;





¿Quién debería preocuparse con Trump?, aquellos países que han elegido gobiernos liberales basados en el viejo cuento, *abrirnos al mundo*, *garantizar las inversiones extranjeras*, *bajar la inflación*, *liberar el tipo de cambio*, *tomar deuda a tazas razonables* y demás muletillas.
Ejércitos...de Fundaciones...ONGS y demás *instituciones* que han invadido literalmente nuestros países haciendo la labor fina...infiltrarse en el seno de nuestras sociedades adoctrinando hacia una ideología afín a lo que luego cosecharían una vez instalados sus candidatos...

Esos ejércitos de *ingeniería social* encubierta funcionan con dineros provenientes de la casa matriz, léase el neoliberalismo que mandaba en USA hasta antes de Trump.
Eso se acabó.
El problema será entonces padecer a las marionetas gobernantes que ya sin conexión ni protección, van a hacernos bailar frenéticamente si no somos capaces de aprovechar éstos nuevos vientos.

Ésta versión Trump, que no es mejor ni peor que la anterior, simplemente patea en el traste a todos quienes eran *amigos* y se beneficiaban por esa amistad, no porque Trump sea un mal amigo sino porque su plataforma de gobierno lo obliga a cumplir con sus promesas de campaña, y efectivamente si su plataforma tiende a restituir a una vasta capa social de su país completamente echada al abandono, antes que la amistad va a respetar su plataforma.
Y su plataforma está basada en volver a hacer de USA *la* potencia bélico-económica que hoy no es.

El mundo está actualmente en una mutación hacia multipolaridades potenciales globales y la ausencia de una USA como única potencia es lo que define ésta batalla interna..de malos contra malos. Cuando hay que salvar el hogar propio primero, se acabaron los vecinos y eso es lo que lleva a Trump a tomar las medidas que toma y seguirá tomando. ¿Es bueno o es malo?, evidentemente que siempre va a ser malo para el resto si la aspiración es seguir siendo una potencia arrolladora, pero será aire fresco al menos por un tiempo si nuestros países logran valerse por si mismos sin las viejas recetas que tanto daño nos han hecho.

Trump rompe el esquema, se sale de lo políticamente correcto y patea el tablero, rompe códigos y por más que esa ruptura resulte desagradable, no hace más que poner de manifiesto y a la vista de la gente cómo muchos gobernantes *satélites* de USA mentían bajo esos códigos.
El escándalo desatado en México es una muestra de lo que explico, que ojalá...pueda ser tomado por los hermanos mexicanos NO como una ofensa hacia ellos mismos...sino una excelente oportunidad para descubrir las *actuaciones* detrás de lo que antes era políticamente correcto, es decir, la genuflexión disfrazada de estadista para *mostrar* algo que en realidad no era;



-La conversación telefónica que sostuvieron la semana pasada los presidentes de México y Estados Unidos, Enrique Peña Nieto y Donald Trump, *fue muy ofensiva* por parte del mandatario estadounidense, afirmó la periodista mexicana Dolia Estévez, quien aseguró que tuvo acceso al contenido del diálogo por parte de fuentes de ambos países.
Estévez, columnista de la versión en inglés de la revista Forbes y quien ya acumula varias décadas como corresponsal de distintos medios mexicanos en Washington, afirmó que Trump *humilló* a Peña Nieto, le aseguró que su país no necesitaba a México y lo amenazó con enviar tropas para combatir a los cárteles del narco.

*Trump le dijo a Peña Nieto que no necesita a México ni a los mexicanos, en tono amenazante, e incluso se quejó del mal papel que está haciendo el Ejército en el combate al narcotráfico*, afirmó.

*Incluso le sugirió que si son incapaces de combatirlos =a los cárteles=, quizá tenga que enviar tropas para que asuman esta tarea*, reveló en entrevista con Carmen Aristegui, la prestigiada periodista mexicana que fue sacada del aire durante dos años luego de revelar la compra de una mansión de más de 7 millones de dólares que hizo la esposa de Peña Nieto a un contratista del Gobierno, y que ahora transmite su programa vía internet.

Estévez afirmó que, por este motivo, ni Los Pinos ni la Casa Blanca hicieron público el contenido de la conversación y sólo se limitaron a señalar que fue en términos *cordiales*.
*Nos están engañando al decir que todo va muy bien, conversamos muy amistosamente… aquí no quieren negociar, quieren confrontar a México*, aseveró Estévez.
*No necesito a los mexicanos, no necesito a México, vamos a construir el muro y ustedes van a pagar les guste o no*, fue lo que le dijo Trump a Peña, reiteró la periodista.

*Ante esta insólita embestida de Trump, Peña no fue firme, balbuceó*, aseguró Estévez, quien afirmó que la conversación se prolongó durante una hora porque fue necesario el uso de un traductor.
*Sí estuvieron en el teléfono una hora, pero no estuvieron hablando continuamente*, porque había intérprete, explicó.



No quieran imaginar las presiones sobre ésta Periodista dentro de México, porque al igual que en nuestros países...la prensa dominante no es ni libre ni nos informa con la verdad...
Lo cierto es que Estévez salió a publicar en su cuenta de twiter su descargo;



Y claro...todo ésto puede ser usado para peores males, porque efectivamente un ciudadano mexicano ha de reaccionar con indignación ante *las formas* utilizadas por Pandora T., pero....
¿el nacionalismo es como el árbol que no deja ver el bosque?...
En la siguiente nota de Ricardo Trotti cualquiera de nosotros coincidiría con lo que expresa;



-Las mañanitas ya no son tan lindas en México desde el alud DONALD TRUMP. Desconcertados y aturdidos como boxeador cayendo por nocaut, los mexicanos no entienden por qué les llueve tanta hostilidad gratuita desde el norte.
En México las bofetadas a golpe de tuits sorprenden al lustrabotas como a la ama de casa.
Los adagios *del dicho al hecho hay largo trecho* y *perro que ladra no muerde* eran el mecanismo de defensa de un país que creyó, hasta esta semana, que las hostilidades antiinmigrante y la construcción de un muro solo habían sido una estrategia electoral.

A horas del decreto firmado para construir el muro y la promesa de Trump que México pagaría por él, se terminó la incertidumbre que conllevaban las amenazas. Ante el hecho consumado, ya no importa la construcción de la valla, que al fin y al cabo, también evitará el tráfico de armas que se origina desde el norte. Lo que duele es la humillación de un pueblo que no siente que haya provocado grandes males, para que se le pague con medidas tan desproporcionadas, insultos y agresividad que vale para pueblos en guerra. Duele el irrespeto de una estridente diplomacia trumpista a fuerza de tuits que ridiculiza a cualquiera sin preocupación por las consecuencias.

El presidente Enrique Peña Nieto no tuvo otra opción. Canceló su visita prevista para el martes próximo luego de que Trump lo destrozara por Twitter: No aparezcas si no estás dispuesto a costear el muro. Políticos, académicos y la gente dividieron posiciones sobre si convenía el viaje de Peña Nieto. Lo criticarían si iría o no y lo hicieron cuando canceló *porque se tardó mucho en decidir*. Hacer leña del árbol caído no fue difícil con alguien con tan solo 12% de popularidad. Más allá de la política, las peores consecuencias se sienten en la economía.

Los tuitazos de Trump anunciando indistintamente que cobrará aranceles del 20% a los productos mexicanos, que impondrá tasas a las remesas familiares, que penalizará a las compañías norteamericanas que sigan fabricando o ensamblando autos en el país o que renegociará a su favor el tratado de libre comercio de América del Norte, desinflaron las reservas en 3.000 millones de DÓLARES, desplomaron los índices bursátiles, devaluaron el peso y generaron una espiral ascendente de INFLACIÓN. Lo asombroso es que, a diferencia de otros políticos, Trump está cumpliendo las promesas que hizo en campaña.

Lo hace, además, con una prédica nacionalista y el favor de unos sindicatos que solían alinearse con los demócratas. Sumado a esta sorpresa y subversión del orden político, aturde con medidas tan rápidas como lo que tarda en escribir un tuit. Fue humillante para los funcionarios de avanzada de Peña Nieto que discutían con su yerno Jared Kushner algunos puntos de encuentro, saber que en el mismo instante en el salón contiguo, Trump firmaba el decreto por el muro. Lo mismo hizo con los Obama. A minutos de despedirlos en el helicóptero de retirada, entró al Salón Oval y firmó con desparpajo el comienzo del fin del Obamacare, un plan que Obama tardó años en construir.

Su estilo, irreverente, intempestivo, unidireccional sin diálogo ni concesiones, alejado de la diplomacia y las buenas maneras que suelen prevalecer entre buenos vecinos, agrava las medidas polémicas o buenas que adopta. El muro y las políticas antiinmigrantes no son nuevas. Bill Clinton inició en 1994 la construcción del muro que hoy tiene un tercio construido de sus poco más de 3.000 mil kilómetros y el *deportador en jefe*, como se alude a Obama, fue quien deportó a más de 2,7 millones de indocumentados.

Pese a las buenas o malas razones de entonces, fueron medidas adoptadas con prudencia, pasando debajo del radar de la prensa y lejos de los escándalos.
Difícil es predecir lo que sucederá en las próximas semanas. El mundo está perplejo ante el avasallamiento de Trump a todos los inmigrantes. México así como otros países centroamericanos directamente afectados por el muro y otras políticas antinmigrantes adoptadas está ante una encrucijada política y económica, a merced de un Trump que se ha autoadjudicado la decisión de su destino. Ese abuso, arrogancia y quita de la soberanía es lo que humilla y aturde.

Pero la gran pregunta que a muchos nos surje es..
¿es Trump contra quien los mexicanos deben indignarse?



Detrás de lo aparente...la cuestión es darse cuenta.

Gilgamesh***

Fuentes;
-laizquierdadiario
-cronica
-heraldo
-terra
-infobae
-diarioregistrado
-DoliaEstevez
-eltribuno

4 comentarios :

Alejandro Arrabal Diaz dijo...

+1.

Manuel dijo...

Ya no hay mas tiempo. Hoy es nuestro tiempo.
Bien por el muro para que no pase ningún yanqui de Rio Bravo para abajo. Así se acaban los golpes de estado, la usura aplicada etc. Bien por el muro físico, político, económico, cultural. América es una sola, coño, y sin muros, no solo es EU y que estos quieran poner orden y arreglar su casa me parece perfecto, pero no acosta de las demás casas ¿o le parece poco el saqueo que ha hecho a lo largo y ancho del mundo? Así que adelante al multipolarismo, multiculturismo y muchos multis, que no venga con nuevas/viejas pendenjadas (NOM y sus hidras (TTP, TTIP Etc.) porque la música siempre es la misma pero dirigida por dos diferentes Directores según CONVENGA y aquí está la clave. Los libres no necesitamos un emperador global que nos recorte y coaccione nuestra libertad con la escusa de que es por nuestro bien, porque jamás eso fue verdad.
Un saludo.

Néstor González dijo...

Hola amigo bueno trump o juan el Bautista mi pregunta es que piensan los judíos o los arcontes o Jehová de trump quien va construir el templo un abrazó amigo me alegra que estés bien te extrañaba chao


Gilgamesh el inmortal dijo...


EN LA GUARIDA CON FRANA-Alejandro y 3+;
muchas gracias.


Manuel;
¡Así sea amigo! gracias, abrazo.


Néstor González;
No hay adivinaciones posibles amigo, vivir el hoy y dejar al tiempo ser el fiel. Abrazo y gracias.