sábado, 4 de febrero de 2017

* Filosofía en tiempos actuales *

***Hermosa noche de Sábado para todos.

La Filosofía..., cuando pensamos en esa palabra la asociamos con lo antiguo, con el pasado, con algo viejo y complicado que poco ha de interesarnos.
Craso error...., la vida es lo suficientemente compleja como dejar de analizarla, y cada tiempo merece su Filosofía.

Todos podemos filosofar en un sentido semi-estricto, aquí en éste blog lo hago y lo suelen hacer ustedes cada vez que comentan o incluso cuando leen y se quedan reflexionando en silencio.

Actualmente tenemos varios referentes que dedican su tiempo en peinar la realidad y analizarla, aportar sus visiones del mundo y la vida y escribir sus libros.
Uno de los que últimamente están dando que hablar es Byung-Chul Han, de origen coreano, estudió filosofía en la Universidad de Friburgo y Literatura Alemana y Teología en la Universidad de Múnich. 

En 1994 se doctoró por la primera de dichas universidades con una tesis sobre Martin Heidegger. En la actualidad es profesor de Filosofía y Teoría de los medios en la Escuela Superior de Diseño de Karlsruhe. Autor de más de una decena de títulos, *La sociedad del cansancio* es su primera traducción al castellano.



Veamos algo a modo de presentación por ejemplo sobre uno de sus recientes libros;

Psicopolítica; Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder.

La psicopolítica es un poder inteligente, sutil y silencioso, que es capaz de penetrar en nuestra psique para explotarla y controlarla sin que nos demos cuenta, seduciéndonos incluso para que colaboremos con ella voluntariamente.
El filósofo Byung-Chul Han dirige ahora su mirada crítica hacia las nuevas técnicas de poder del capitalismo neoliberal, que dan acceso a la esfera de la psique, convirtiéndola en su mayor fuerza de producción.

La psicopolítica es, según Han, aquel sistema de dominación que, en lugar de emplear el poder opresor, utiliza un poder seductor, inteligente =smart=, que consigue que los hombres se sometan por sí mismos al entramado de dominación.
En este sistema, el sujeto sometido no es consciente de su sometimiento. La eficacia del psicopoder radica en que el individuo se cree libre, cuando en realidad es el sistema el que está explotando su libertad.

La psicopolítica se sirve del Big Data el cual, como un Big Brother digital, se apodera de los datos que los individuos le entregan de forma efusiva y voluntaria. Esta herramienta permite hacer pronósticos sobre el comportamiento de las personas y condicionarlas a un nivel prerreflexivo. 

La expresión libre y la hipercomunicación que se difunden por la red se convierten en control y vigilancia totales, conduciendo a una auténtica crisis de la libertad.
Según Byung-Chul Han, este poder inteligente podría detectar incluso patrones de comportamiento del inconsciente colectivo que otorgarían a la psicopolítica un control ilimitado.

Nuestro futuro dependerá de que seamos capaces de servirnos de lo inservible, de la singularidad no cuantificable y de la idiotez =dice incluso= de quien no participa ni comparte.

Bueno...jeje...ésto viene un poco a abonar un tema ampliamente tratado aquí, el neoliberalismo como herramienta de manipulación de los arcontes, el combo, la infección....que no es con bacterias en el organismo sino...con inducciones mentales, sabiendo aprovechar esa parte de nuestro cerebro que solemos descuidar...y a la cual siempre invito a despertar con la Gnosis, dejándola de lado como muchos la pretenden; religión, y aprovechándola como lo que en Verdad es, Puro Conocimiento.

Hete allí en las reflexiones de éste Filósofo coreano que podemos ir entendiendo aquello que para muchos resulta inexplicable, hablo de *votar al verdugo* o lo que otros supieron denominar Síndrome de Estocolmo.

Veamos otra descripción del trabajo de Han, ésta vez a cargo de Ana March sobre *el sujeto de rendimiento* que forma parte del libro *La sociedad del cansancio;



-El sujeto de rendimiento

El sujeto de rendimiento se encuentra en guerra contra sí mismo, sentencia Byung-Chul Han. Libre de un dominio externo que lo obligue a trabajar o lo explote, sometido sólo a sí mismo, *el sujeto de rendimiento se abandona a la libertad obligada o la libre obligación de maximizar su rendimiento. El exceso de trabajo se agudiza y se convierte en autoexplotación. 
Esta es mucho más eficaz que la explotación por otros, pues va acompañada de un sentimiento de libertad*.
El exceso de positividad también ha variado la estructura y la economía de la atención, la superabundancia de estímulos e informaciones ha provocado la fragmentación y la dispersión de la percepción.

Esta fragmentación o atención *multitasking* =multitarea= a la que se somete el sujeto contemporáneo es una capacidad que no solo aparece en el ser humano, explica el autor, sino que está ampliamente extendida en los animales salvajes. El multitasking es una técnica de supervivencia vital en la selva: un animal salvaje debe estar atento en todo momento a los diferentes elementos de su entorno para evitar ser devorado por otros depredadores. Esto imposibilita sumergirse en la contemplación.

La capacidad de atención profunda y contemplativa, de la cual descienden los grandes logros de la humanidad, está siendo reemplazada progresivamente por la hiperatención y la hiperactividad.
La agitación permanente, la supremacía de la vida activa que es ampliamente alabada en la sociedad de rendimiento no genera nada nuevo, reproduce y acelera lo ya existente, escribe Byung-Chul Han.

La histeria y el nerviosismo imperante de la moderna sociedad activa, necesita a su vez del dopaje para un rendimiento sin fricciones: *La sociedad del rendimiento, como sociedad activa, está convirtiéndose paulatinamente en una sociedad de dopaje*, a lo que agrega que el uso de drogas inteligentes, que posibiliten el funcionamiento sin alteraciones y maximicen el rendimiento, es una tendencia bien argumentada incluso por científicos serios que ven hasta irresponsable el no hacer uso de tales sustancias*. 
El ser humano en su conjunto, no solo el cuerpo, se está convirtiendo paulatinamente en una *máquina de rendimiento*.

*El cansancio de la sociedad de rendimiento es un cansancio a solas, que aísla y divide* concluye el autor. *Estos cansancios son violencia, porque destruyen toda comunidad, toda cercanía, incluso el mismo lenguaje*. Atormentan con la imposibilidad de mirar y con la mudez. Utilizando el *Ensayo sobre el cansancio* de P. Handke, Byung-Chul Han teoriza sobre el cansancio del Yo que agotado se convierte en permeable para el mundo y desarma y afloja la atadura de su identidad. Las cosas se le vuelven más imprecisas, más permeables y pierden algo de determinación.

El cansancio de la potencia positiva, por agotamiento, incapacita, confiere indiferencia y esta especial indiferencia otorga a los cansados un aura de cordialidad. Suprimiendo la rígida delimitación que divide unos de otros, este cansancio hace posible una comunidad que no necesite de pertenencia ni parentesco, unida por una profunda afabilidad, por un cordial levantamiento de hombros. De esta manera, *la sociedad venidera podría denominarse sociedad del cansancio*.

Más que claro en su lectura de la actual sociedad que tenemos.
Otra opinión sobre Han ésta vez a cargo de Carlos A. Scolari;



-Byung-Chul Han vuelve a la carga con las transformaciones en las formas de dominación: la sociedad del rendimiento *está dominada por el verbo modal poder, que formula prohibiciones y utiliza el verbo deber. A partir de un determinado punto de productividad, la palabra deber se topa pronto con su límite. Para el incremento de la producción es sustituida por el vocablo poder. 

La llamada a la motivación, a la iniciativa, al proyecto, es más eficaz para la explotación que el látigo y el mandato. El sujeto de rendimiento, como empresario de sí mismo, sin duda es libre en cuanto no está sometido a ningún otro que le mande y lo explote, pero no es realmente libre, pues se explota a sí mismo, por más que lo haga con entera libertad. El explotador es el explotado*.

Este nuevo tipo de explotación es mucho más eficiente que la anterior porque *va unida al sentimiento de libertad. Con ello la explotación es posible sin dominio*.
El neoliberalismo entiende al sujeto como proyecto y no como explotado. De esta forma el fracaso lo asume el sujeto: *no hay nadie a quien pueda hacer responsable de su fracaso*. 

Esta idea rebate la concepción de Benjamin 
=*El capitalismo es una religión*=: el capitalismo no es ninguna religión porque *toda religión maneja las categorías de deuda =culpa= y desendeudamiento =perdón=. 
El capitalismo es solamente endeudador*.
El resultado es la depresión y el síndrome del agotamiento.

Charlaba con alguien últimamente sobre la inutilidad de cualquier terapia si ignoramos lo básico; *tenemos que regular nuestros pensamientos*, lo demás es aleatorio.
Cuando una persona habilita a su cerebro recurrir a imágenes o escenas del pasado que le hacen mal y que lo dejan en un estado depresivo o de insatisfacción.

Generalmente algunas terapias intentan que el individuo reflexione sobre ese punto crítico de ese pasado, para así *limpiarlo* y que la regresión quede deshabilitada.
Yo directamente ahorraría horas de análisis de algo que ya fué...y que forma parte de un pasado que si le permito *revivir* termina ocupando el espacio necesario de mi presente.

Vivimos el hoy, el ayer fué y el futuro no llegó por lo tanto lo estamos edificando a cada minuto que vivimos en el presente.
Ahora bien, la ingeniería social o arcóntica si se quiere, es tan perversa que nos permite regresar al pasado para revivir cosas que nos hacen malvivir el presente, pero nos inhibe la función de regresar al pasado para rescatar la memoria que siempre debemos buscar para no vivir en el olvido de lo que nos hace tomar consciencia de muchas cosas del presente.

Una de las argucias de éstos modelos que llamamos neoliberales se ha encargado de que perdamos la memoria, y una vez que la perdemos..nos reisntalan un modelo de presente que nos hace creer que *recordar* es cosa del pasado y que hay que mirar sólo hacia el futuro...

Allí entenderán el arte de inducirnos de acuerdo a lo que les convenga. Tenernos enfermos e infelices habilita esa memoria del ayer que hace daño, y tenernos distraídos es des-incentivarnos a tener memoria, cuando perderla es afín a sus planes nefastos.

Queda en nosotros entonces comprender que el punto de equilibrio es vivir el presente, recurrir únicamente a los recuerdos del pasado para evaluar si lo que me están contando es artificial o tiene que ver con nuestro necesario archivo histórico mental.

Recordarán la Gnosis y ese *olvido* que a nuestra alma le es inducido precisamente para que pierda el Conocimiento, lo mismo operan hoy las ingenierías sociales humanas en materia de tenernos sometidos como sujeto social.

Y no es un dato menor, es algo positivo tal como alguna vez dije, que si están teniendo que elaborar nuevas estrategias para mantenernos en el olvido ha de ser porque algo innato en nosotros tiende a ¡despertarnos!, y eso es una bendición aunque nunca veamos a los 7 mil millones que somos todos despiertos a la vez.

Nos han borrado el Conocimiento...el que nos permite *recordar* quienes somos, el olvido marida perfectamente con la ignorancia, y la ignorancia es la ausencia de Conocimiento.

Les dejo con una excelente cita y análisis del Filósofo Dante Palma que vean ustedes...para graficar el olvido inducido en cuestiones de la historia de éste país, Dante cita a Platón y encontrarán en la cita mucha Gnosis;






Será por eso que la religión odia a los Filósofos...
Sean felices.
Gilgamesh***

Fuentes;
-culturamas
-hipermediaciones

6 comentarios :

Alejandro Arrabal Diaz dijo...

+1.

JJ dijo...

En mi humilde opinión Gilga, el pasado doloroso hay que sanarlo porque sino es como dejar la caja abierta y que cada cierto tiempo ese dolor salga a mellar nuestro presente. Y sanarlo no sólo es la oportunidad de cerrar esa caja definitivamente sino también la oportunidad de autoconocernos, de contemplar esos hechos pasados sin juicio pero con la consciencia abierta para comprender lo sucedido, para aceptar nuestros errores y hasta para asumir nuestra responsabilidad y por tanto el compromiso de generar una versión de nosotros mismos. No se trata de recordar y recordar para autoflagelarnos, se trata de recordar para comprender, para perdonarnos, para compensarnos haciendo fluir de nuestro ser lo que nuestra consciencia nos revela. Cómo hacerlo? Cada cual sabrá encontrar su método, a mí un lápiz y un papel me son suficientes. Pero tengo que reconocer que en el proceso necesité un guía que me ayudara a ver el camino, obviamente no fue el lápiz y papel lo que me mostró, pero yo pude ver que su acompañamiento podía sustituirlo de esa manera. Lo importante es que cada uno sepa encontrar lo que más le ayude en el arte de vivir. Un fuerte abrazo Gilga y a todos los que aquí nos reunimos cada día.

JJ dijo...

Y comparto con Byung-Chul Han su visión de cómo nos explotan, la palmada en el hombro, la categoría de personal de confianza, los mensajes subliminales acerca de la autosuficiencia que se debe tener en tal o cual cargo, para actuar con autonomía y por supuesto con iniciativa, liderando a tu equipo como si tú fueras el dueño, sembrando hasta en la médula el sentimiento de responsabilidad por la empresa, que te lleva voluntariamente a relegar tu vida y la de tu familia a un segundo lugar. Y la empresa todo lo compensa con ego, porque aún siendo mal pagado te crees importante para que la empresa funcione y así vas día a día, dopado...nunca mejor dicho, hasta que un día haces catacrack y abres los ojos. Muy buen artículo, siempre es agradable saber que hay gente contemporánea capaz de VER y difundir cómo se las ingenia el combo para seguir arreándonos. Un abrazo amigo

eleritzo espaider dijo...

..me da aún mucha rabia, ver las trampas tan execrables, que "utilizan" para impedir a las gentes buscar el conocimiento..el abuso del poderoso que acapara para si..puedo entenderlo,forma parte del "proyecto"..lo que no entiendo es la saña, con la que algunos de estos seres..aplican sobre las ya castigadas almas del ser humano...por mi parte,y sin perjuicio de ser complaciente, mi "maestro". has sido Tú..o como poco,alguien que,sin ser conocido en el plano físico, ( curioso ),puso amablemente unas "piedrecillas de Gn." para todos..que en mi caso,me ayudaron a encontrar camino..pues solo había desierto y soledad..grande hermano..y Gracias con mayúscula..como siempre..Namasté.

Gilgamesh el inmortal dijo...


Alejandro-rivendel y 2+;
muchas gracias.


J.J.;
gracias por tu opinión amiga que es valorada y de mi parte comprendida. En mi humilde opinión al pasado no se debe regresar nunca, excepto que uno no pueda evitar que el pasado se haga presente y le amargue el presente.

En ese caso sí es necesario ayuda y bendita sea si soluciona definitivamente el problema de quien padece de un pasado encarnado en el hoy. Yo sigo invitando a que el control de nuestros pensamientos sea un patrimonio exclusivo de nosotros mismos, y que si ya tenemos bien claro que hay que perdonar, que hay que pedir perdón, que hay que no dañar, y demás premisas, inútil me resulta regresar a un pasado sobre el cual no hay modificación posible puesto que el pasado es una realidad muerta, congelada, frizada, pero que sólo cobra vida cuando regresamos a esa realidad creyendo que al hacerlo vamos a deshacer todo lo que hicimos.

Recordar es positivo si aún el individuo no tomó consciencia de sus actos pasados, revisar actitudes pasadas que fueron dolorosas solo sirven para tomar consciencia y aprender del error, pero reitero, eso se puede evitar si uno ya tomó consciencia antes, y evidentemente cada quien tiene su propio tiempo de tomar consciencia, nada que criticar sobre eso, cada quien tiene sus tiempos.

Un ejemplo.
Si alguien tiene rechazo hacia su madre o su padre y la relación es mala o no es como uno quisiera, y eso a uno le perturba, no creo necesario retroceder en el tiempo y pedirle a alguien que me explique algo que yo ya sé, y es que debemos perdonar y perdonarnos, y que cada quien hace lo que puede, cada quien es madre o padre con el riesgo de no ser como un hijo pretendía, y que hay padres o madres que se equivocan, algo que aprendemos cuando somos padres o madres, al menos a veces..je.

Que sabiendo perdonar y pedir perdón, tolerar y amar, entenderemos que si bien muchos de nuestros problemas provienen de nuestro pasado y las relaciones que hemos tenido con los demás, hoy es hoy, y culpar al pasado o bucear en él pretendiendo arreglarlo como si así pudiéramos arreglar el presente, me parece un gasto ineficaz de tiempo y de energía, economía necesaria para ocuparnos del hoy y no del ayer.

Pero comprendo que para economizar primero hay que tener la capacidad de conocerse, y muchas personas aún sabiendo quienes son, prefieren que otros les expliquen quienes eran, desconozco porqué pasa ésto, quizás es una forma de delegar en otros lo que a uno le corresponde, y si esa capacidad no está presente, entiendo que algo la bloquea, y cuando algo bloquea y el propio individuo no es capaz de destrabarla, bienvenida entonces cualquier terapia o método que ayude al individuo a dejar de permitirle al pasado interferir en el presente.

Por eso amiga, coincidimos aunque con miradas distintas, sigo apostando a que el individuo asuma consciencia por mérito propio y no forzadamente, pero eso es algo que tampoco viene mágicamente, vos, yo y todos somos hoy pedazos de lo que fuimos, y tenemos algo llamado *personalidad*, el resultado de las experiencias vividas, buenas y malas, y cada quien las analiza de acuerdo a su propia personalidad, que tiene *estados* o *tiempos* que indican nuestro grado de autoconocimiento, clics que a algunos les llega más temprano que tarde y a algunos otros quizás nunca.

Lo importante querida amiga, es buscar y si la búsqueda necesita de terceras personas bienvenida sea, el problema es si esa ayuda es solo un parche que necesitamos reponer cada vez que se gasta hasta que compramos uno nuevo.
Gracias por tu opinión, la alegría y la felicidad y la sanación no se miden por los períodos de éxtasis que generalmente generan los métodos al principio, se miden en el largo tiempo y en cada situación que nos toca a diario, porque cuando la teoría debe ser aplicada a la práctica ahí...están las respuestas.

Fuerte abrazo y mil gracias por tu invitación a reflexionar juntos.








Gilgamesh el inmortal dijo...


J.J;
Sobre Han, así es, si entendemos su análisis debemos aceptar que tiene razón, la cuestión sería dejar de ser nosotros mismos como unidad, algo que hace posible luego en un todo =sociedad= que éste sistema demencial prospere.
Yo siento un enorme agradecimiento a personas como Han que en lugar de contarme un cuento me ayudan a entender ésta realidad que ya de por sí es bastante compleja, y aún así me alegra coincidir con él o poder ver las mismas cosas cada quien desde su poca o mucha erudición. Gracias a vos por valorar a Han.



eleritzo espaider;
entiendo la rabia hermano, es indignación y es un sentimiento normal cuando alcanzamos a Ver detrás de lo aparente, no busques explicación a algo que es también evidente, la saña o la voracidad que tienen es lo lógico a su condición, si es que en verdad entendimos porqué son como son. No sorprende que sean capaces de hacer ésto y mucho más, y es porque sus almas obedecen a lo que ya sabemos..¿sí?.

Nada de lo que hagan tiene que hacernos bajar los brazos hermano, porque ellos quieren que compremos su modelo para que seamos como ellos y no logremos separarnos de ellos. Ellos están anclados a éste mundo por su amor a la materia, nosotros debemos desprendernos de éste mundo y no imitarles nunca, ni mucho menos ser cómplices en el silencio, porque si no propagamos lo que ya sabemos difícilmente otros tengan la posibilidad de escuchar lo que no escuchan, porque pocos lo dicen.

Sobre ¿tu maestro? entiendo que es el afecto y la empatía lo que te hace decir o sentir eso y lo tomo como un honor de hermano, pero de ninguna manera acepto ser un maestro ya que es un título que ni merezco ni quiero tener. Aprendo cada día Zito, y si algo puedo compartir que sea útil hasta ahí llega mi chance, mi vida pasada y presente lejos está de ser un ejemplo, soy un hombre honesto pero factible de equivocarme y cometer errores, un maestro es una palabra que a todos nos queda grande, ya sabés, somos hermanos solamente y en el amor damos, y nos sentimos fuertes y agraciados por el amor del otro y eso está bueno, las maestrías son un título falso que nadie puede ostentar cuando muestra sus miserias ocultas, y todos las tuvimos o tenemos.

Nada de maestro querido amigo, soy un hermano y nada más, pero entiendo porqué sentís y decís eso, y eso lo tomo como un acto de amor de hermanos, y lo atesoro en lo más profundo de mi ser. Si fuera un maestro no necesitaría de un Buzo para que me enseñara a sumergirme en las aguas, o entender lo que hay allí abajo, seguramente me moriría en el intento, lo cual me hace tan igual a cualquier hermano, cada cual con sus virtudes y sus defectos.

Maestro hubo Uno, el resto, aprendices.
Gran abrazo y gracias querido hermano.