martes, 15 de julio de 2014

* Equilibrio en tiempos difíciles *

***Hermosa noche para todos.

Aaron Hoopes es nativo de Vermont-EEUU y fundador del Zen Yoga. Ha estudiado artes marciales, filosofía oriental, historia antigua y medicina alternativa en los Estados Unidos, Australia y Japón durante más de veinte ocho años. Es licenciado en Historia de Asia y Cultura Japonesa en la Universidad de Tulane.
También está certificado como instructor de Shanti Yoga y meditación , así como Tamashi Tai Chi . Aaron ha entrenado durante muchos años en la energía curativa Qigong y ha estudiado Zen Shiatsu en Japón.
Él es también un estudioso de la naturaleza, el chamanismo y mantiene una profunda conexión con la Tierra.

Aaron Hoopes

En 1970 Alvin Toffler escribió un libro titulado Future Shock. En el libro, Toffler define el término *shock del futuro* como un estado psicológico de los individuos y, de hecho, toda la sociedad. Se refiere a lo que sucede a las personas que ya no son capaces de hacer frente al ritmo de los cambios en su vida y el mundo en su conjunto. Básicamente está teniendo demasiados cambios en muy poco tiempo. Las consecuencias del shock del futuro incluyen todo tipo de síntomas y enfermedades, que van desde una mayor susceptibilidad a la enfermedad de la depresión, comportamiento errático e incluso colapso emocional total.

En 1970 Toffler creía que la sociedad estaba experimentando un enorme cambio estructural, de una sociedad industrial a una sociedad super industrial. El ritmo acelerado de la innovación tecnológica paradójicamente dejaba a la gente desconectada y sufriendo una sobrecarga de información.
Eso fue hace 44 años. Fue un tiempo antes de los iPhones y las tabletas, teléfonos móviles y PDAs. Fue antes de que hubiera ordenadores portátiles y wifi. Fue hace más de veinte años antes de la internet. Fue incluso antes de los ordenadores personales, Windows, DOS y la invención del disquete de 8 pulgadas.



Creo que es seguro decir que el ritmo de la innovación tecnológica se ha acelerado exponencialmente desde entonces. Sin embargo, mientras que el ritmo del cambio es cada vez mayor y la ampliación en más y más áreas de la vida de las personas, la capacidad del ser humano para adaptarse a este torrente de cambio que están experimentando, es finito y seriamente limitada.
Así que aquí estamos en 2014 tratando de dar sentido a un mundo que parece estar cambiando más rápido que nunca, mucho más rápido de lo que parecemos capaces para reaccionar y adaptarnos. Por todas partes nos enfrentamos a grandes presiones físicas, psicológicas y sociales que amenazan con abrumarnos.

Estamos en shock.

El shock es un estado de malestar que se produce cuando estamos pensando en/o siendo sometidos a eventos inquietantes. Por lo general, se manifiesta cuando nos encontramos con la innegable posibilidad de cambios a largo plazo en nuestra vida. Podemos estar muy sorprendidos cuando perdemos nuestro trabajo, tener un accidente de coche, o contraer una enfermedad potencialmente mortal. Además, la percepción de la vejez puede crear este sentimiento, al igual que un divorcio o la muerte de un ser querido. Estos cambios ponen un nuevo conjunto de límites en la vida que puede ser muy inquietante.

Creo que es seguro decir que hemos entrado en una época de profunda conmoción. Hemos llegado a una conflagración de estrés y desorientación, no sólo por la sobrecarga de información, sino de una masa crítica de productos químicos en los alimentos, las toxinas en nuestros cuerpos y la destrucción de la Tierra que no tiene precedentes en la historia de nuestro planeta. No hay vuelta atrás a los tiempos más simples. No hay más espacio para maniobrar alrededor de estos problemas. No hay cómo evitarlo. Tenemos que ir hacia adelante a través de cualquier oscuridad que yace ante nosotros.



Lo principal a recordar, mientras navegamos las dificultades por delante, es que el choque puede ser una buena cosa. Nos recuerda que si mantenemos nuestra mente abierta a acontecimientos inquietantes pueden ser positivos y constructivos. En lugar de reaccionar ciegamente a los golpes, o peor =una espiral descendente en la desesperación= tenemos que ajustar nuestra actitud de aceptar, incluso saludando, los desafíos impuestos por la nueva circunstancia. Es un tiempo para encontrar nuestro centro, mantener nuestro equilibrio interior y ponerse de pie. Si nos fijamos en los desafíos que se nos presentan como el impulso necesarios para encontrar una nueva manera más correcta de hacer frente a las dificultades que enfrentamos y podremos hacerlo a través de estos tiempos oscuros, con un mínimo de dificultades. 

Tenemos que alinearnos con el bien en todas las cosas.
Encontrar la respuesta a menudo requiere que sufrimos alguna forma de desarrollo espiritual más profundo. Muchos de nosotros creemos que vivimos vidas espirituales, pero a menudo están influidas por los acontecimientos impactantes. Ahora es el momento de poner nuestra fe y poder en lo que es correcto. Es fácil empezar a hacer concesiones cuando los tiempos se ponen difíciles. Sin embargo, esto sólo conduce a problemas. En verdad, el único camino a seguir es el de mantener la paz y el equilibrio en nuestras vidas como nos adaptamos al mundo en constante cambio.



Por supuesto que hay veces en la vida de todos cuando es difícil mantenerse en el camino. Eventos y circunstancias a menudo conspiran para escandalizarnos de maneras que nunca podríamos haber imaginado. Sin embargo, si somos sinceros en nuestro deseo de ser útiles a los demás, debemos poner nuestra casa en orden. Si no hay un núcleo sincero de integridad dentro nuestro, es imposible ofrecer energía pura y positiva a aquellos que entran en contacto con el.

Ha llegado la hora de que cada uno de nosotros empiece a caminar por el camino de lo que es bueno y correcto y verdadero. Ha llegado la hora de que nos convirtamos en la verdadera encarnación de la esencia espiritual que existe en lo más profundo de nuestro ser. Hemos llegado al punto en el que nuestra única opción es evolucionar de verdad.
A medida que nos damos cuenta de que hay una estructura cósmica del universo a la que estamos destinados a relacionarnos y que estamos destinados a encontrar el significado de nuestra vida en relación a una forma superior de conciencia, tenemos que encontrar la verdad dentro de nosotros mismos.



El camino por delante puede parecer oscuro y amenazador. Hay nuevos choques a cada paso. Podemos tener dudas sobre nuestra capacidad de continuar. Pero las crisis tienen el propósito de ayudarnos a reconocer nuestras limitaciones naturales y nos despertamos a la mayor conciencia del universo. Este es el tiempo para que cada uno de nosotros lo intensifique, abrir nuestros corazones y dejar brillar la luz de la verdad y el amor por el mundo.
No se desanime.
Ahora, más que nunca, el mundo te necesita.
Estamos entrando en un territorio de futuro desconocido. Todo el mundo está experimentando choques. Sea compasivo y deje que la luz de la verdad dentro suyo sea su guía.
Les deseo mucha paz.
Aaron Hoopes



No hace falta que ustedes practiquen Zen Yoga para entender claramente lo que nos dice Hoopes, aunque si lo prefieren, hace muy bien.
En definitiva, la idea es rescatar un mismo mensaje pero en las palabras de otras personas, lo cual enriquece los conceptos.
Los tiempos difíciles nunca deben ser obstáculos infranqueables, por arriba, por abajo, o por los costados, siempre hay una salida, siempre y cuando en lugar de quedarnos atosigados en el problema nos pongamos a ganar tiempo en intentar resolverlo y si, pese a denodados esfuerzos el problema no puede resolverse, pues ya no es un problema, sino un aprendizaje de convivencia con el mismo, hasta transformarlo en algo intrascendente. Pero cuidado, si no se limpia primero el interior de rencores, odios, y sentimientos destructivos, ninguna fórmula hace magia, los espacios viciados de mal pensar y sentir deben ser sustituídos por amar.

Gilgamesh***

2 comentarios :

maharaj uno dijo...

Hola Gilga, y hola a todos:

Gracias una vez más por tus actualizaciones diarias, anfitrión, de las que apreciamos y tomamos buena nota a partes iguales. Permítaseme añadir mi particular grano de arena a tu exposición, no en forma argumentativa, sino poética, tras haber cogido prestados unos versos muy bonitos que espero les lleguen al alma.

A todos, pero especialmente a los que se encuentran en estado de shock, quiero dedicarles una pequeña canción, una nana, en realidad, cantada por dos niños que aparecerán en la luz de su pantalla. Minuto 1:57 del siguiente vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=V2vQv0KQfVo

La letra está en inglés y se ha traducido de la mejor forma posible. Disculpen las incorrecciones, de haberlas.

«Las ondas entran como llega la mañana.
Las cosas vienen y van, pero pronto van a desaparecer en el crepúsculo.
Todos chocamos juntos, nos separamos y entonces todo se va,
pero llegará un día en que una luz brillará
procedente de la oscuridad y la tristeza que conociamos.
Llegará una luz desde nuestro interior
a un nuevo mundo lleno de amor que nos ve a través.
Lo sé, lo siento, estás volviendo directamente a casa hasta a mí».

Un gran abrazo incondicional a todos!

Gilgamesh dijo...


maharaj; ¡buenísimo! Lost Odyssey, un hallazgo que se ajusta perfectamente a éste tema.
¡gracias amigazo! excelente marco para imaginar de qué hablamos..Gran abrazo.