jueves, 5 de enero de 2017

* Primer informe clima espacial 2017 *

***Bello primer Jueves del año, para todos.

2017 y aún no he hablado del Sol, así que, aunque hay muy poco por decir, les voy a hacer un típico informe especialmente para quienes todavía siguen creyendo en la monserga sobre una tormenta solar inminente, o para tal o cual fecha, y se basan en el decreto aquél que firmara Don Obama entonces algunos sitios que no encuentran nada que decir sobre el Sol se han enganchado con eso y baten parche una y otra vez.

Como siempre digo el Sol es impredescible pero sí es posible monitorearlo y tener un márgen importante como para saber si realmente está o no en condiciones de producir un evento como el que se menciona.
Así que tranquilos, con los instrumentos disponibles el Sol no muestra de ninguna manera alguna señal a corto o mediano plazo de producir un evento importante, todo lo contrario, está sumido en un profundo letargo.

Y como para avalar lo que digo con las pruebas necesarias vamos al grano.
Una de las armas más temidas de Febo son las manchas solares, enormes bocas que cuan cañones disparan tremebundas llamaradas, pues no hay ninguna;



Ésto lo confirmamos con el monitor de rayos X que tal como enseña la imágen, está plano, casi tocando el piso del rango B hacia A, rango por demás de bajo, recuerden que las llamaradas mínimas ponen la línea por encima del rango C, incluso una débil llamarada clase B al menos ondularía la línea que ahora está plana, algo similar a un electrocardiograma con un paciente al cual ...le ha dejado de latir el corazón;



Bien podría ser que el Sol tuviera alguna mancha que no vemos porque se encuentra fuera del rango que nos ofrece la circunferencia frontal, lo que llamo *en la espalda* o *a la vuelta*. Por suerte disponemos de varios instrumentos para corroborar eso también.
Los coronógrafos LASCO y ESTEREO pueden mostrarnos cuando el Sol emite una llamarada desde los costados o desde su espalda, pues en ninguno de esos coronógrafos hay señal de alguna mancha disparando bengalas;



Y para corroborar aún más utilizamos el EUVI plano, que nos muestra precisamente toda la circunferencia solar, como un típico planisferio de esos que usábamos en el cole;



Nada...,no hay manchas..,apenas un brillo desde una pequeña mancha que dió la vuelta hace unos días, pero que no significa nada.

Pudiendo entonces comprobar que Febo no puede provocar un evento de magnitud porque no tiene manchas =típico síntoma de un ciclo en picada= vamos ahora a verificar si hay otro armamento pesado que tiene el Sol, me refiero a filamentos o protuberancias eruptivas, que ustedes ya sabrán, son mechones de plasma que están enraizados magnéticamente a la corona solar y que suelen ser inestables, cuando se desestabilizan salen eyectados como un misil gigantesco que puede provocar el mismo efecto que una llamarada procedente de una mancha, veamos la cara solar que enfrenta a la Tierra;



Nada.. , apenas un pequeño filamento en el borde Nor-Este, pocas veces se puede ver a un Sol tan impecable, sin manchas y sin filamentos...otro gran síntoma de un mínimo solar. Descartando entonces manchas, filamentos y protuberancias nos queda revisar el último recurso que tiene el Sol, temible arma , casi invisibles que es la única que el Sol sabe utilizar cuando las otras...no funcionan; los agujeros coronales;



Muy bien, tenemos dos, uno pequeño y otro demasiado grande, pero les diría que éstas armas no suelen ser utilizadas por Febo para provocar eventos de magnitud si no más bien para cumplir con lo mínimo...que debe hacer, y es algo que le llamaría *imprescindible*, ya que si alguna vez pasaran varios días sin manchas, sin filamentos, sin protuberancias y lo peor...sin agujeros coronales..la Tierra estaría en serios problemas.

¿Porqué?, porque los agujeros coronales cumplen la función de soplar viento, que es plasma sin llamas, y ese plasma invisible tiene la suficiente fuerza como barrer con la radiación cósmica que es eterna e incesante, si el Sol no produjera viento solar...la radiación cósmica bañaría a la Tierra causando estragos de todo tipo y dependeríamos únicamente de la capacidad de absorción de nuestro escudo magnético protector, la magnetósfera.

Además, la magnetósfera es como un músculo, si no se la ejercita se debilita por inacción, o si se quiere, el viento solar es como el aceite para una bisagra, la magnetósfera necesita diariamente recibir la fuerza solar para que su musculatura no se atrofie ni se oxide, valga un burdo ejemplo.
El problema con el viento que despiden los agujeros coronales es si su densidad y velocidad llegan a extremos y de manera constante.

Generalmente los agujeros coronales regulan de acuerdo a la situación que el Sol estima necesaria, los vientos normales oscilan entre 300 y 400 Kms. por segundo de velocidad, cuando empiezan a soplar más fuerte ha de ser porque el Sol sabe que no puede utilizar ni manchas ni filamentos ni protuberancias, entonces debe *reforzar*, y en ese caso, si lleva varios días muy inactivo también sabe que la radiación cósmica puede trepar a valores peligrosos para la Tierra, y ¿qué hace? aprieta el acelerador y los vientos comienzan a soplar en un rango alto de entre 600 y hasta un poco más de los 900 kilómetros por segundo.

Generalmente éstas altas velocidades las aplica en períodos cortos ya que si se excede, podría provocar un remedio peor que la enfermedad.
Si Febo soplara vientos sostenidos durante dos o tres jornadas consecutivas en ese rango sería capaz de provocar una tormenta geomagnética que sería similar a lo que un evento Carrington con una potente llamarada.

Allí sí deberíamos preocuparnos ya que al ser un efecto invisible a los telescopios pasaría inadvertido, pero para no correr semejantes riesgos disponemos de muchos monitores que miden la velocidad y la densidad del viento solar las 24 horas durante todo el año, de esa forma tenemos una alerta temprana.

Les puedo decir que el Sol no utiliza el viento solar para achicharrarnos, por el contrario, es la única forma que tiene para defender a su amada joya, la Tierra, cuando no dispone de sus otros atributos anteriormente mencionados.
Veamos entonces el monitor del viento solar para saber en qué velocidades está trabajando ahora;



Bien, ahí podemos apreciar la evolución durante las últimas 24 horas, donde el viento partía de una velocidad de 500 Kms. x seg. para llegar ahora a 700.
Ese es un buen valor como para cumplir con su misión, y para nada implica riesgos o algún síntoma que encienda rojas alarmas.

Cuando el viento solar alcanza éste rango podemos verificar si está o no enviando lo que la magnetósfera necesita, y a eso lo corroboramos con el monitor que mide la penetración de la energía enviada por el Sol, traducida en un índice de medición, que del color verde, pasando por el amarillo y alcanzando el color rojo, indica si se está produciendo una típica y normal tormenta geomagnética, que puede ser leve, mayor o extrema.

Ni siquiera cuando ha sido extrema y hemos visto barras rojas altas durante varios días la Tierra ha sufrido riesgo, es decir que para alarmarnos las barras rojas deberían llegar al máximo tocando el techo del monitor y durante muchos días de manera sostenida, veamos el monitor;



Todo más que normal diría, allí tenemos apenas unas barras amarillas de levedad y al final una barra verde demasiado baja en un nivel Kp 2.
Probablemente con el correr de las horas, ese viento de 700 Kms. x seg. se tome su tiempo en llegar a la Tierra e incluso podría incrementarse, lo cual no sería tampoco algo que nos pueda preocupar, seguramente de ser así, comenzaríamos a ver barras amarillas e incluso rojas, nada fuera de lo normal.

Cuando les hablo de la magnetósfera protectora como un músculo que debe estar activo, eso también lo podemos comprobar con ciertos instrumentos, por ejemplo éstos dos;



Ahí la vemos en acción, con sus diferentes componentes porque la magnetósfera es un intrincado y complejo artilugio que consta de muchas partes, el gráfico lo simplifica, y podemos apreciar como ha estado activa, pasando de valores negativos =hacia abajo= como a positivos =hacia arriba=, éste es un sano ejercicio que nos tranquiliza ya que no hay nada peor que esté laxa, o que uno de sus componentes, quizás el que más nos interesa; el Bz, se quede mucho tiempo en valor negativo, allí es como si se abriera una ventana por la cual entra mucha energía solar y en ese caso nuestro escudo protector acusa una especie de shock, del cual generalmente suele reponerse sin problemas.
Veamos al Bz en acción;



Todo más que bien, en las últimas horas vemos la reacción del Bz ante la llegada de las primeras oleadas del viento solar, baja y sube en rangos similares tanto para positivo como para negativo, generalmente entre los -10 nT y los +10 nT, son valores que nos pueden tranquilizar absolutamente.

Y como para quedar completamente tranquilos corroboramos los electrones, que son un motor también para activar a nuestra magnetósfera, cuando hay peligro y la magnetósfera no reacciona, los electrones se elevan y la *incitan* a moverse, son una especie de combustible o chispazo que la despierta.
Veamos los electrones;



Perfecto...están altos y eso es bueno.
Pues bien, he intentado explicarles de una forma que les resulte amena y sencilla, superficial si se quiere, como para que se puedan convencer quienes aún confían en esas noticias que realmente no son veraces, si no que se ajustan a la necesidad de los sitios para hablar del Sol cuando en verdad el Sol...no es noticia.

Claro..., sí lo es para nosotros que vamos mucho más allá, y que el Sol esté inactivo es una enorme noticia, que, sin el resto de las variables no sería noticia.

Hablo de la fundamental influencia del Sol en el clima terrestre, en la vulcanología, en la sismología, y en tantas otras cosas que lamentablemente aún desconocemos, esas que nos llevan a pensar que éstos ciclos espaciales siempre tienen alguna finalidad y no son fruto del azar.

Por ejemplo, un Sol inactivo o en fase de letargo va a permitir que a la radiación cósmica le cueste poco *bañar* a nuestro planeta, y he allí la otra noticia, la radiación cósmica está entrando duro desde hace tiempo, lo cual también nos enseña a salir del engaño cuando nos han estado diciendo que íbamos a un calentamiento, algo imposible cuando vemos a un Sol en estado de hibernación, y a una radiación cósmica que va camino a alcanzar el récord del cual dispone el historial de medición de los últimos tiempos;



Ésto es algo irrefutable desde todo punto de vista, la radiación cósmica jamás treparía de ésta forma si no fuera por un sol que ha estado entrando en letargo desde hace muchos años.

¿Qué nos dice el gráfico anterior?, que el Sol ya había comenzado a debilitarse cerca del año 2001, cuando no logró bajar la radiación cósmica lo suficiente, y peor aún, el debilitamiento progresivo de Febo permitió que cerca del 2004 la radiación cósmica comenzara una escalada que hoy, es imparable.

Hacia el año 2010 nos sorprendíamos cuando el nivel de radiación cósmica estaba superando a las mediciones anteriores, y tampoco es casual que por aquellos años, tuviéramos el tsunami de Tailandia en el 2004, el de Japón en el 2011, o el de Chile en el 2010, tampoco es casualidad que en éstos últimos años seamos testigos de una evolución notable en la actividad volcánica, todos claros síntomas de un ciclo con un Sol en letargo profundo, y de severos cambios en las entrañas del planeta Tierra, que también implican severos cambios en nuestro clima.

Digo que el aumento de la radiación cósmica es imparable porque si Febo no despierta, y parece que no lo va a hacer por unos 10 o tal vez 15 años, la radiación cósmica estará alcanzando y superando los niveles de referencia.

Ojo, el Sol es impredescible a cierto plazo, por lo cual probablemente en unos 2 o 3 años Febo tenga una leve re-activación y produzca manchas con capacidad de volver a regalarnos hermosas bengalas, pero de todos modos será pirotecnia insuficiente para lo que realmente se espera de un Sol que en su ciclo alto debería entregar mucho más que eso.

Cuando reviso mi gráfico de estudio que comencé a relevar desde el año 2014 es indudable esa trepada que, aún con altibajos, indica una firme suba de la radiación cósmica.
En los últimos meses, le ha estado costando superar la barrera del 6%, cuando los técnicos de Oulu estaban a punto de agregar una escala más, Febo lograba mantenerlos allí, la gran pregunta es durante cuánto tiempo..., ya que el Sol cada vez tiene menos potencia y recursos.



Tenemos también otra cuestión para analizar y son los GRB o en inglés Gamma Rays Burst, que son ráfagas de rayos cósmicos, esos son como torrentes violentos, similares a los arrebatos en la velocidad del viento solar.



Cuando se detectan éstos picos violentos que proceden de llamaradas de estrellas e incluso estrellas en colapso, si a una de éstas ráfagas se le ocurre apuntar su dirección al planeta Tierra...y el Sol no está barriendo energías intrusas...podríamos llegar a desaparecer y no es cuento.

Un ingrediente de peligro es desde qué distancia provienen, puesto que si alguna estrella cercana al sistema solar entrara en colapso o enviara una llamarada súperviolenta, la misma llegaría en breve tiempo y sin chance de ser repelida, seguramente...ni nos daríamos cuenta...

Pero tranquilos, por alguna causa, éstas agujas de neutrones perforantes y destructivas, no suelen venir directo a la Tierra, aunque hay teorías serias de que en algún momento de nuestra vieja historia planetaria, un rayo cósmico fué el causante de una extinción masiva orgánica y mutaciones que posibilitaron nueva vida en la Tierra.

Resulta increíble ver un mapa de absorción en negro...sin colores ya que el Sol no está generando ninguna energía que merezca encender éste monitor;



Como increíble resulta ver el monitor RATAN con la línea plana que indica a la cara solar que enfrenta a la Tierra..sin energía suficiente como para generar esas típicas crestas como la que sí vemos en la espalda de Febo, pero que incluso es una cresta bajísima...;



Así que bueno queridos lectores y amigos...a no preocuparse por falsas alarmas solares, lo que nos ocupa es lo contrario, o sea, que Febo siga durmiendo.

Gilgamesh***

3 comentarios :

Alejandro Arrabal Diaz dijo...

+1.

Néstor González dijo...

Gracias por tu información sobre el sol. Porqué me me gusta messi y lo comparó contigo porque el ase cosas extraordinarias dentro de la cancha que parecen tan simples pero difícil de hacer y tu escribiendo. Que parecen fáciles pero difícil de hacer para que nosotros comprendamos. Ahora ya sabes porqué un abrazo. Grande Argentina grande messi

Gilgamesh el inmortal dijo...


Alejandro y 2+;
muchas gracias


Néstor González;
Gracias Néstor, no te imaginás cuántas horas y horas leyendo sobre el Sol sin entender un carajo...jeje, no fué algún mágico don, ¡¡fueron mis ganas de aprender!!! y costaba mucho...

Para lograr aprender apenas un poco tuve que elegir cómo administrar mi tiempo, especialmente el de internet, vos sabrás...hay tanto para ver y leer...¿no?, pues bueno amigo Néstor, elegí dediacr horas y más horas en aprender sobre el Sol, y mi esfuerzo sirvió gracias a que mucha gente valiosa deja su Conocimiento en internet, para que uno vaya fácilmente a utilizar eso que es del otro pero que por amor..comparte con todos.

Y bueno...como yo le puse mucho amor a aprender éstas cosas, seguro que el amor me ayudó a ser agradecido y mi compromiso con el amor implicó que decidiera hacer éste sitio para que otros pudieran recibir algo similar a lo que yo recibí sin que nadie me pidiera nada a cambio.

Así entiendo la vida Néstor, recibo tanto que sería un ingrato con el Padre y con los hermanos que han hecho tanto por compartir sus conocimientos, para que muchos no nos quedemos en la ignorancia. Ser ignorante no es un pecado, ser ingratos..sí, y por eso comparto con mucho amor lo que pueda yo conocer.

Por lo que veo sos fana de Messi, ¿sabías que es de aquí...no?, no vaya a ser cosa que pueda gestionar que algún día...quién sabe...te firme una dedicatoria y te la pueda yo mandar en archivo JPG, no prometo nada pero...si puedo...lo hago.
Fuerte abrazo querido amigo y hermano.