miércoles, 30 de noviembre de 2016

* Los desastres no son naturales *

***Feliz última noche de Noviembre para todos.

Y casi fué el último día de mi existencia hoy al mediodía, a punto de una desconexión involuntaria o una fugaz interrupción de energía en el *transformador* del *equipo*, que estimo es el fruto de un año que arrancó duro, siguió duro y quiere terminar también duro.
Ya repuesto ando por aquí como siempre, intentando no morir en el intento y dejar cuanta página o libro sea útil para ésto que llamamos, *pensar*.

Y bueno...pensar es algo fácil, aunque difícil a la vez de acuerdo a cómo pensamos sobre cualquier cosa, la reflexión y el razonamiento son imprescindibles creo, para una mayor sanidad a la hora de pensar, lo que siempre va a redundar en nuestra calidad de vida, y no es poca cosa...¿no?.

Gracias a la Providencia existieron siempre personas que aún padeciendo sus propios problemas existenciales del diario vivir, han podido hacerse un lugar en sus pensamientos para pensar en los demás y dejarnos cosas buenas.

Doy franco hoy también a Don Liaño y el apasionante libro que estamos compartiendo para hablar de algo que puede parecerles una obviedad pero que, abordada por gente que piensa...termina siendo Conocimiento aplicable a resolver muchas cosas que aquejan al mundo.
Éste tema viene a cuento luego del bombardeo mediático por el accidente aéreo que acongoja a todos, y siempre queda la disyuntiva;
¿Tragedia o negligencia?.

Pues bueno, no voy a tratar precisamente la cuestión del accidente pero sí algo que es similar cuando hablamos de tragedias..
Afortunadamente decía, un grupo de expertos en distintas ramas de la ciencia se juntaron un día del año 1993 para hacer un estudio y posterior libro.
Ya saben, al final dejo el link, en éste caso un extenso archivo pdf que recomiendo leer completo, si bien aborda el tema desde cuestiones un tanto técnicas el libro es muy ameno y bien comprensible.

Omar Darío Cardona-Virginia García-Allan Lavell-Jesús Manuel Macías-Andrew Maskrey-Gilberto Romero-Gustavo Wilches Chaux fueron los responsables de éste nutrido reporte, y cuentan al inicio del mismo el poco eco que tuvieron especialmente la indiferencia de organismos gubernamentales e incluso científicos cuando necesitaron apoyo, no económico, si no en materia de datos, archivos, registros, etc.

Y es obvio...porque las conclusiones apuntan a algo que varias veces he compartido con ustedes mientras reflexionamos sobre eventos trágicos y vulnerabilidad, caemos en lo mismo...la desigualdad y la falta de oportunidades, que se traduce en dinero..., cómo se administra el dinero desde quienes gobiernan, cómo se dan o no oportunidades a quienes no la tienen, en fin...les dejo el extracto del trabajo y se darán cuenta que al final...la política sí tiene que interesarnos...




Red de Estudios Sociales en Prevención
de Desastres en América Latina
1993


-Para entender los desastres llamados naturales, para poder prevenirlos y recuperarse una vez que se han producido, es necesario desprenderse de una serie de mal interpretaciones que turban nuestras mentes e impiden actuar acertadamente. Una de las deformaciones más corrientes es suponer que el desastre producido se debe a fuerzas naturales poderosas o sobrenaturales que actúan irremediablemente contra los humanos. Algunas personas tienen una *conciencia mágica* de estos acontecimientos =como la llama Paulo Freire=, porque transfieren la causa de los acontecimientos reales y cotidianos hacia un nivel suprahumano, el cual es imposible de penetrar racionalmente; puede ser un dios, o algo semejante.

En este caso, los hechos se le presentan al hombre como provocados por fuerzas extrañas, incontrolables, que le golpean. Esta visión fatalista inhibe la acción y conduce a la resignación y al conformismo. Concebir como un castigo divino la lluvia, la sequía, el maremoto, el terremoto, etc. es todavía común hoy en día entre la población rural. Pero otro tipo de concepción también errónea y perniciosa está cobrando vigor y consiste en atribuir los desastres que nos ocurren al comportamiento y actuación maléfica de la naturaleza.

Con lo cual se ha remplazado a los poderes sobrenaturales =o dioses= por las fuerzas naturales y lo que antes era considerado castigo divino ahora se le llama castigo de la naturaleza. Esta mal interpretación es propalada, muchas veces inconscientemente, por los medios de comunicación y va calando la conciencia, generando también fatalismo e inmovilismo, cuando no reacciones voluntaristas e ineficaces.

El fatalismo o pesimismo, en este caso surge de la impotencia que siente el hombre con respecto a la naturaleza, a la cual ve como su progenitora, como la fuente de sustento y, por tanto, dueña de la vida.
También forma parte de esta deformación el superponer dos términos que son muy diferentes:

*fenómeno natural* y *desastre natural*, utilizándolos muchas veces como sinónimos.

Debe quedar claro que no son iguales, ni siquiera el primero supone el segundo.
Es toda manifestación de la naturaleza. Se refiere a cualquier expresión que adopta la naturaleza como resultado de su funcionamiento interno. Los hay de cierta regularidad o de aparición extraordinaria y sorprendente. Entre los primeros tenemos las lluvias en los meses de verano en la sierra, la llovizna en los meses de invierno en la costa, etc. Ejemplos del segundo caso serían un terremoto, un *tsunami* o maremoto, una lluvia torrencial en la costa peruana, etc.

Los fenómenos naturales de extraordinaria ocurrencia pueden ser previsibles o imprevisibles dependiendo del grado de conocimiento que los hombres tengan acerca del funcionamiento de la naturaleza. Por ejemplo, un fenómeno natural como un terremoto de gran magnitud en las costas del Pacífico es previsible, según los estudios realizados, aunque no se sepa detalles como el día, magnitud o el epicentro. Sin embargo, las lluvias torrenciales que durante varios meses han caído en la costa norte del Perú, provocando crecida de ríos, desbordes, inundaciones, no fueron previsibles por lo menos en términos de su temporalidad.

El largo ciclo de recurrencia del Fenómeno del Niño significó que no quedaban recuerdos vivos en la sociedad o en la comunidad científica de eventos anteriores. La ocurrencia de un *fenómeno natural* sea ordinario o incluso extraordinario =mucho más en el primer caso= no necesariamente provoca un *desastre natural*. Entendiendo que la tierra está en actividad, puesto que no ha terminado su proceso de formación y que su funcionamiento da lugar a cambios en su faz exterior, los fenómenos deben ser considerados siempre como elementos activos de la geomorfología terrestre.

Así, una lluvia torrencial, los huaycos y avenidas pueden ocasionar erosiones o sedimentaciones cambiando el paisaje natural, pero estos resultados no pueden considerarse desastrosos o catastróficos. El hombre debe aceptar que está conviviendo con una naturaleza viva, que ésta tiene sus propias leyes de funcionamiento contra las cuales no puede atentar, a riesgo de resultar él mismo dañado. Todo lo anterior nos indica que los efectos de ciertos fenómenos naturales no son necesariamente
desastrosos.

Lo son únicamente cuando los cambios producidos afectan una fuente de vida con la cual el hombre contaba o un modo de vida realizado en función de una determinada geografía. Inclusive, a pesar de ello, no se podría asociar *fenómeno natural* con *desastre natural*. Los fenómenos naturales no se caracterizan por ser insólitos, más bien forman conjuntos que presentan regularidades y están asociados unos con otros.

Vulnerabilidad.

Ser vulnerable a un fenómeno natural es ser susceptible de sufrir daño y tener dificultad de recuperarse de ello. 
No toda situación en que se halla el ser humano es vulnerable. Hay situaciones en las que la población sí está realmente expuesta a sufrir daño de ocurrir un evento natural peligroso =sismo, aluvión, huracán, tempestad eléctrica, etc=. Hay otras, en cambio, en que la gente está rodeada de ciertas condiciones de seguridad, por lo cual puede considerarse protegida.
La vulnerabilidad de los pueblos se da:

1) Cuando la gente ha ido poblando terrenos que no son buenos para vivienda, por el tipo de suelo, por su ubicación inconveniente con respecto a huaycos, avalanchas,
deslizamientos, inundaciones, etc.

2) Cuando ha construido casas muy precarias, sin buenas bases o cimientos, de material inapropiado para la zona, que no tienen la resistencia adecuada, etc.

3) Cuando no existen condiciones económicas que permitan satisfacer las necesidades humanas =dentro de las cuales debe contemplarse la creación de un hábitat adecuado=.

Esta falta de condiciones socioeconómicas puede desagregarse en desempleo o subempleo y, por tanto, de falta de ingreso o ingreso insuficiente, escasez de bienes, analfabetismo y bajo nivel de educación, formas de producción atrasadas, escasos recursos naturales, segregación social, concentración de la propiedad, etc.
Todos estos son elementos causantes de la vulnerabilidad física que presentan algunos pueblos. Si los hombres no crean un *hábitat* seguro para vivir es por dos razones: la necesidad extrema y la ignorancia.

Ambas razones a su vez tienen causas detectables y modificables, algunas de las cuales forman parte de la misma estructura social y económica de un país. De otro lado, las precarias condiciones económicas son por sí mismas también condiciones de vulnerabilidad, ya que la magnitud de daño real es mayor si la población carece de los recursos a partir de los cuales pueda recuperarse =recursos económicos: ahorros, seguro, propiedad de tierras, etc.; recursos naturales: formación, criterios técnicos, elementos básicos de seguridad, conocimientos sobre las funciones de cada organismo de ayuda, etc.; recursos sociales: organización, experiencia de trabajo conjunto, participación comunal, etc.

Las condiciones de vulnerabilidad que una población presenta no son condiciones que se hayan dado independientemente del hombre.

Muy por el contrario, es el mismo hombre quien las ha creado, y al hacerlo se pone de espaldas a la naturaleza, corriendo el riesgo de resultar dañado si ocurriese un fenómeno natural determinado.
Las condiciones de vulnerabilidad se van gestando y pueden ir acumulándose progresivamente configurando una situación de riesgo =que muchas veces se inadvierte, se trata de minimizar o se menosprecia temerariamente=.

Así, por ejemplo, una vivienda cuando es nueva puede ser segura y resisitente para el medio en que uno vive, pero con el tiempo, debido al uso y la falta de mantenimiento, podría deteriorarse y debilitarse hasta un límite en que resulta un potencial sepulcro para sus ocupantes.
En conclusión: hay condiciones de vulnerabilidad física detrás de las cuales hay causas socioeconómicas. 

Hay pueblos que han sido construidos desde su origen sin ningún o con muy poco criterio de seguridad y puede llamárseles vulnerables por origen, y adicionalmente hay pueblos enteros, casas, canales de riego, reservorios, puentes, etc. que con el tiempo van envejeciendo y debilitándose, debido a los factores señalados, a lo cual denominamos vulnerabilidad progresiva.

La existencia de muchos programas llamados de *autoayuda* en América Latina se explica por la incapacidad de los sectores públicos y privados en muchos países de satisfacer aún las necesidades más básicas de grandes sectores de la población. Para llevar a cabo medidas de mitigación, como defensas ribereñas, se utiliza la mano de obra de la comunidad en forma gratuita, reduciendo costos y logrando una tregua temporal entre los objetivos contradictorios de mitigar riesgos sin afectar los procesos causales de la vulnerabilidad.

A pesar de la utilización de mano de obra local, las decisiones en torno al diseño e implementación de los programas no son de la población y sus organizaciones y muchos de dichos programas son poco más que intentos de disfrazar con una aura de credibilidad social y viabilidad económica lo que son en realidad
intereses y objetivos contrapuestos e incompatibles.

No se puede fabricar una muralla de acero de 1 metro de espesor para rodear al Caribe e impedir que un huracán lo devaste, ni tampoco fabricar un tapón de tungsteno a manera de corcho para tapar la boca de un volcán, ni inventar un pegamento que una las fallas que provocan los movimientos sísmicos...

Pero ahí tenemos a gente viviendo en la ladera un volcán, en el medio de una pequeña y desprotegida isla donde los huracanes reinan, o barrios enteros sobre una falla geológica.

Eso es lo macro, pero ocurre también en cualquier ciudad donde te construyen un edificio al lado de tu casa de una planta te guste o no, el mismo estado permite, fomenta y facilita la instalación de fábricas altamente peligrosas aún en zonas urbanas, los cultivos y su avidez por la tierra...desmontando bosques y montes haciendo que la geografía ya no coincida con la naturaleza a la cual pertenece..

Y clarito como el agua...el Estado se desentiende de todo ésto porque nadie se involucra.., sólo vamos a protestar cuando el hecho ya está consumado.

Prevención...riesgo...tragedia..negligencia..., al pan pan y al vino vino..
La desigualdad es la hija de la indiferencia..

Gilgamesh***

-ver pdf

11 comentarios :

Mart Bravo dijo...

Te mando toda mi energía desde aquí (y ya la estoy viendo llegar )para que la maquinita funcione muy bien y acabar bien este año y tener una Navidad bonita y sin sobresaltos.p' alante amigo.
Respecto al informe totalmente deacuerdo, los gobiernos miran para otro lado , en el caso de Haiti,por poner un ejemplo, clama al cielo , pero bueno.En este un mundo ensimismado en sus naciones ricas,que importan los que sufren.Una especie de selección natural parece pero no sobrevive la especie más fuerte,sino la que más dinero tiene.El capitalismo mata.
Fuerte abrazo

Alquimista dijo...

A donde vamos , de donde venimos...y bueno... muy atareado estos días... compartido hay que fomentar el pensar!! Saludos espero el accidente sea nada!!!si los hay a diario...vamos y venimos así es ....

Alquimista dijo...

A donde vamos , de donde venimos...y bueno... muy atareado estos días... compartido hay que fomentar el pensar!! Saludos espero el accidente sea nada!!!si los hay a diario...vamos y venimos así es ....

Carolina B.P. dijo...

Hola. Perdón que te pregunte pero... Qué fue lo que te pasó? Y te pregunto porque me interesa saber si ahora estás mejor, y no pregunto por mera curiosidad. Imagino que muchos otros/otras se preguntarán lo mismo.
Deseo que estés bien :-)

JJ dijo...

Mis deseos porque te encuentres bien Gilga. Que Dios te proteja. Un fuerte abrazo

Plataforma contra Fracking en Soria dijo...

Gracias mil Gilga, siempre nos mantienes activos dándole al pensamiento y de tan variados temas. Contigo no nos podemos dormir, lo cual te agradezco infinitamente. Un abrazo enorme.

Alejandro Arrabal Diaz dijo...

Lehaim HermanO.

¿Como que una desconeccion de energia de forma involuntaria.....?.

Hazte un chequeo, cuidate HermanO.
Te mando un fuerte abrazo y mis mejores energias.....

+1.

LEHAIM.

Manuel dijo...


Si la desigualdad es hija de la indiferencia. La indiferencia es la madre de la desigualdad.

Indiferencia (en palabras llanas)= paso de todo, todo me importa un rábano, soy neutro, que mas me da, que carajo me importa, para lo que me sirve, que os zurzan, que se las arreglen, no siento nada, para que voy a hacerlo, nadie se preocupa por nada, pero sí, pero no, no tiene solución, todo me da igual y si todo te da igual es porque sabes que es desigual y pasas, y como no eres frio, ni caliente te arrojare de mi boca, porque tu fruto es vacio y estéril que a nadie aprovecha. Solo el Amor me salvara de la indiferencia y de su hija. El Amor no es fruto de la casualidad porque todo esta inter-relacionado.

Un saludo armonioso.

Gilgamesh el inmortal dijo...


Alejandro y 3+; muchas gracias.

Mart Bravo; muchísimas gracias amigo, no te quepa duda que llega esa energía. Tal cual amigo con lo que mencionás de Haití, y habría que sumar innumerables ejemplos similares que no suelen aparecer en las noticias, miles o millones de gentes padeciendo de inundaciones, incendios forestales, en fin...suscribo a tu conclusión, fuerte abrazo.

Alquimista; gracias amigo, abrazo.

JJ; muchísimas gracias ami, muy amable, un abrazo.

Plataforma contra Fracking en Soria; gracias a vos, sos muy amable en tus conceptos y ojalá podamos estar un poco más despiertos todos. Fuerte abrazo.

Manuel; excelente descripción a la cual se le podrían agregar innumerables frases, especialmente dentro de nuestros variopintos lenguajes locales. Armonía para Usted también, gracias.

Alejandro Arrabal Díaz y Carolina B.P;


Bueno mil gracias por vuestra preocupación ante todo. Siempre alguna vez, muy esporádicamente podemos tener esas especies de mareítos que duran cuanto mucho 4 o 5 segundos, y no obedecen a nada preocupante.

Comencé a sentir uno =que casi nunca siento= y se prolongó por unos 30 segundos iba increscendo hasta que en ese pico ya estaba a punto de perder el conocimiento.

Afortunadamente eso no ocurrió ni volvió a repetirse pero..estuve cerca, lo peor es que estaba solo en casa y me imagino si me hubiera desmayado tirado no sé de qué forma esperando horas a que alguien regresara a casa..
Fué un momento muy feo.

Avisé por teléfono a mi flia. por si las moscas y de inmediato regresaron a casa.
No es algo común en mí, decidí no ir al médico y esperar a ver qué onda y por suerte todo normal.¿debería ir a hacerme un chequeo? claro que sí pero no lo voy a hacer, estimo que es un problema de cervical que me genera un problema en la vista, y por mi trabajo a ésta altura del año que es muy exigente puede deberse a eso.

Sumado también a cosas familiares que me tienen muy preocupado dado que la vida de un ser querido está en juego durante la próxima semana. Ser fusible trae éstas consecuencias, y bueno...a veces los demás sólo hablan de sí mismos y sus problemas, lo que resulta tener que doblegar la fuerza interior para no sucumbir como la gran mayoría, cada vez que uno se da cuenta que aprender a no esperar absolutamente nada se puede aplicar aunque parezca duro, y que aún así uno a veces afloja y bueno, eso..

Esperemos éste mareo no se vuelva a repetir, de lo contrario sí tendré que ir al Doc.
Muchas gracias a ambos y a todos quienes se preocupan.Abrazo grande.

Alejandro Arrabal Diaz dijo...

Gracias HermanO, sabes que en la distancia estoy con vos....., Animo y que vengan tiempos mejores. Todo saldra bien.....

LEHAIM.

Gilgamesh el inmortal dijo...


Alejandro;

lo sé amigo, gracias, si tengo que irme mientras esquive las esferas iré clavando carteles que digan; *cuando venga Lehaim déjenlo pasar*.